FÁBULAS DE SAMANIEGO

POR MANUEL GARCÍA CIENFUEGOS, CRONISTA OFICIAL  DE MONTIJO Y LOBÓN (BADAJOZ).

Portada del libro FÁBULAS DE SAMANIEGO publicado por la Editorial Saturnino Calleja, S.A, casa fundada en 1876

Este libro era de una niña que en 1926 tenía doce años y le encantaba la lectura. Fue adquirido en la librería de Antonio Muñoz Jiménez, en la plazuela del conde Romanones, hoy actual Pedro de Valencia. Territorios de la entonces calle de la Cárcel y ahora de Eugenio Hermoso. Su propietario bautizó su negocio con el nombre comercial: “Imprenta y Papelería, El Compás”. Años más tarde en el local estuvo la Pastelería Lumar de inolvidable recuerdo, ¿verdad, Pury García Caballero?

Las fábulas son muy saludables porque al leerlas percibes valores y contravalores, virtudes y defectos del ser humano que son tantos los que hay y tenemos o nos suceden y pasan a lo largo de la vida. El librito fue publicado por la Editorial Saturnino Calleja, S.A, casa fundada en 1876.

FÉLIX MARÍA DE SAMANIEGO (1745-1801)

Fue un escritor destacado en la literatura de la Ilustración. Sus estudios en Francia dieron consistencia al humanista, formación que completó con la lectura constante de autores hispanos y extranjeros. Gran parte de su obra está ligada a la Real Sociedad Bascongada de los Amigos del País, así como al innovador Real Seminario Patriótico de Vergara, del que fue director en dos ocasiones. Fue músico, ensayista y dramaturgo. Como poeta, fue autor de fábulas (en las que solía ridiculizar los defectos humanos a través de historias de animales) y de un manual educativo, obras que se convirtieron en un excelente vehículo para la transmisión de su ideario reformista de la sociedad, la política, la moral y la literatura de su tiempo. Contrasta este afán formativo con la escritura de los cuentos picantes en versos, expresión del espíritu sensualista y naturalista que igualmente bebe en la mentalidad ilustrada. Su figura ha interesado a los estudiosos del pasado y también a los actuales.

EDITORIAL CALLEJA (1876-1058)

Saturnino Calleja, aunque también escritor, fue básicamente un editor y un empresario. Supo romper los viejos esquemas establecidos en el negocio, implantando nuevas formas de distribución (correo certificado, envío por pequeña o gran velocidad, etc.), condiciones modernas de venta (plazos y descuentos) y una producción muy competitiva en precios.

Su editorial revolucionó todo el panorama editorial español mediante la renovación de contenidos, de métodos pedagógicos, concediendo gran importancia a las ilustraciones y abaratando todo lo posible las ediciones. Fue un empresario que a la vez que se enriqueció con trucos comerciales, puso su fortuna al servicio de un proyecto de renovación cultural del país.

Es, sin embargo, su aspecto más popular el de la edición de cuentos infantiles, con un claro sentido moralizador y ejemplarizante. Profusamente ilustrados por los mejores autores de la época, se dividían en diferentes series en función de su contenido y presentación, alcanzando el número de más de ochocientos títulos.

FUENTE: https://www.facebook.com/manuel.garciacienfuegos

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje