LAS GRANDES NEVADAS EN GETAFE Y MADRID DESDE 1654.

POR MARTÍN SANCHEZ GONZÁLEZ, CRONISTA OFICIAL DE GETAFE (MADRID)

La mítica figura de la Cibelina de Getafe, cubierta de nieve por la borrasca Filomena

Son muchas las ocasiones que ha nevado en Getafe y Madrid, incluso en meses en los que es poco habitual que se produzcan nevadas, pero en esta crónica voy a referirme exclusivamente a las nevadas más importantes, cuyos efectos hayan sido similares a esta que estamos sufriendo ahora, denominada por los meteorólogos como la “Borrasca Filomena”.

Esta gran nevada, recientemente caída los días 7 y 8 de enero pasado, me anima a escribir esta crónica para que acontecimientos meteorológicos similares que suelen sorprendernos cuando se producen, ocasionando grandes problemas de movilidad y bloqueo de los medios de transportes urbanos e interurbanos de cualquier ciudad, queden reflejados en los anales de la historia. Es necesario aclarar que además de las nevadas que vamos a relacionar, hubo otras muchas nevadas y días de nieve que no he querido considerar debido a su irrelevancia desde el punto de vista de consecuencias para el normal desenvolvimiento de la vida de los ciudadanos; aquí sólo daré cuenta de las más importantes y cuyos efectos tuvieron gran repercusión en las ciudades, impidiendo generalmente la movilidad de los medios de transporte.

La nieve caída en esta ocasión y acumulada en las calles ha alcanzado espesores que varían entre 30 y 50 centímetros de espesor y ha originado la caída de numerosos arboles debido al peso de la nieve acumulada. En Getafe el Centro de la ciudad y muchas calles de sus principales barrios como Getafe Norte, Sector Tres o Getafe Centro entre otros son un ejemplo de ello. Los polígonos Industriales han sido también muy afectados y ha sido necesario desbloquear sus principales arterias para que el tráfico rodado y el acceso de personas y mercancías se vaya normalizando poco a poco. El esfuerzo realizado por la Policía Municipal, Protección Civil, Guardia Civil, Policía Nacional, personal y medios de la Base Aérea y ACAR de Getafe, la Empresa Municipal LYMA y la UME, están siendo fundamentales para que vayamos recuperando la normalidad poco a poco.

Hoy día 12 quedan aún cerradas al tráfico rodado y peatonal muchas calles de la ciudad y solamente funciona el transporte de viajeros por metro, que, además, en Madrid, sobre todo, ha permanecido abierto todas las noches de los días 7,8,9, 10 y 11. Como consecuencia de las bajas temperaturas que se vienen produciendo durante estos días (entre -6ºC y -11ºC) la nieve acumulada en numerosas calles se ha transformado en hielo, impidiendo la circulación de los autobuses urbanos y del transporte de otro tipo de vehículos, cuya circulación en todo caso necesita el uso de cadenas o neumáticos especiales. Son numerosos los coches abandonados en las calzadas de la M-30 madrileña, la M-40 y la M-50, además de varios centenares de vehículos pesados que han sido embolsados en áreas de descanso y grandes espacios de aparcamiento en diferentes carreteras nacionales y autovías y autopistas, lo que está afectando seriamente al abastecimiento de nuestros establecimientos.

En Madrid, también la Unidad Militar de Emergencia (UME) la Cruz Roja, Protección Civil, Policía Nacional y Guardia Civil están contribuyendo eficazmente a rescatar personas atrapadas en los atascos y a limpiar los accesos a los Hospitales, Centros de Salud, y centros de abastecimiento, para que se pueda acceder a ellos, sobre todo, para minimizar los efectos que soportan muchas personas debido a las condiciones imprevistas que provoca la expansión de la pandemia del COVID-19. Hay que destacar el gran esfuerzo realizado por el personal sanitario de Getafe y de la Comunidad de Madrid, por tener que realizar turnos doblados al no poder regresar a sus casas tras su jornada laboral, ni tampoco aquellos compañeros/as ante la imposibilidad de acceder a sus centros de trabajo para sustituirles en los cambios de turno.

Algunos en su gran celo profesional y su afán colaborador decidieron incorporase a su puesto de trabajo a pesar de tener que recorrer varios kilómetros, andando por la nieve, para poder incorporarse. La colaboración ciudadana, trasladando enfermos a los hospitales y trasladando a médicos y enfermeros en los cambios de turno, ha sido también loable. El civismo en algunos casos también ha brillado por su ausencia, baste ver las imágenes de muchas personas en las calles de las ciudades tirando bolas de nieve, sin guardar las debidas medidas de control y de protección de la pandemia, como ocurrió en gran medida en la madrileña Puerta del Sol.

Las clases presenciales en colegios de todas las etapas educativas y Universidades han sido suspendidas hasta el lunes día 18, debido al problema que existe para su movilidad. Los Centros comerciales están cerrados y existe un cierto desabastecimiento que se espera quede resuelto en unos días más.

En las ciudades de Molina de Aragón, la pasada noche, se alcanzaron temperaturas de -25ºC y en Baqueira Beret, se alcanzó el récord de temperatura más baja, alcanzando los -35ºC, cifra que supera todos los registros históricos. Desde el mediodía del viernes día 7, cuando comenzó a nevar, hasta las 18 horas del sábado día 8, cuando dejo de nevar tras 30 horas de caída incesante de la nieve, la céntrica estación madrileña de Retiro registró 50,5 litros por metro cuadrado, mucho más que las precipitaciones totales que caen de media en un mes de enero normal (33 litros por metro cuadrado).

Son muchas las fuentes que se pueden consultar sobre las nevadas acaecidas en la capital de España y por tanto en Getafe, pues nuestro término municipal se encuentra en una altitud media de unos 631metros de media, sobre el nivel del mar (Cerro de Buenavista 704 m. y Cerro de los Ángeles 670), y a una distancia de 13 kilómetros de la Puerta del Sol de Madrid, lo que facilita en la mayoría de las ocasiones que nieva en Madrid, la nieve llegue también a Getafe. Las hemerotecas, los principales archivos de nuestras ciudades, El Servicio Nacional de meteorología, La Base Aérea de Getafe o y el Observatorio astronómico de Madrid, nos dan debida cuenta de ello.

Las grandes Nevadas de la Comunidad de Madrid y por ende las de Madrid y Getafe:

21 de noviembre de 1654: La Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), destaca en sus efemérides, que en esta fecha se produjo en Madrid una “fuerte nevada”.

3 de febrero de 1655: Se produce otra “gran nevada” en Madrid, de “media vara de nieve” y “frío intenso”. (media vara, son unos 41,8 centímetros)

23 de diciembre de 1864: De nuevo se produjo otra “gran nevada”.

13 de febrero 1853: Cae una “gran nevada” en toda España y en la capital, con temperaturas muy bajas y un invierno muy gélido.

24 noviembre 1862: La Gaceta reseña que “desde el año 1847 no se había conocido en Madrid una nevada tan grande como la que cayó ayer desde las primeras horas de la mañana”. La nevada dejó unos 50 centímetros de nieve y cayó en el corto tiempo de 10 horas. Se considera que esta nevada es de las mayores acaecidas en el siglo XIX.

25 de diciembre de 1864: “La Navidad Blanca”: El día 25 amaneció nevando de un modo desusado en Madrid, llegando a caer una capa de unos 30 a 35 centímetros de espesor. Nevó en toda la Comunidad.

28 de diciembre de 1870: En medio de un invierno gélido caen 10 centímetros de nieve en la capital con mucho frío y nieve en todo el país.

2 de enero de 1871: Caen otros 5 centímetros, sobre la nevada del día 28 de diciembre.

8 de febrero de 1875: Nieva y acumula unos 10 centímetros. En Castilla y León caen también grandes nevadas.

9 y 10 enero de 1876: desde las 5 de la tarde del día 9 de enero hasta las 7 de la mañana del 10, ha caído una nevada sin precedentes en Madrid desde el 25 de diciembre de 1864; siendo el espesor medio de la capa de nieve a las 7 de la mañana del día 10 de 20 centímetros la noche siguiente caen otros 5 centímetros. Con temperaturas gélidas de hasta -8.9ºC.

17 de diciembre de 1884: nieva en Madrid a partir de las nueve horas. Caen unos 15 centímetros. La tarde del día 28 caen otros 10 centímetros.

27 de noviembre de 1904: Se dice que la nevada caída en esos días fue la más intensa en Madrid en los últimos 150 años (no hay noticias que corroboren una nevada semejante en los últimos cuatro siglos). En Madrid llovió primero moderadamente y después cayeron grandes nevadas, destacando los 45.3 mm. de precipitación en forma de nieve del día 30. El espesor superó los 50 centímetros, alcanzando el metro algunos sitios.

6 de febrero de 1907: Nevó durante unas 32 horas en Madrid y toda la zona centro, en especial durante los primeros cinco días de este frío mes, la nieve cubre las calles de la capital completamente. De la nevada caída en Madrid da buena cuenta la prensa madrileña de aquellos días. En Madrid se llegó a alcanzar los -9.0ºC durante este temporal de frío y, según datos del Observatorio Astronómico, la nieve superó ampliamente los 30 a 35 centímetros llegando en algunos sitios al medio metro. Sin duda una de las mayores nevadas registradas en la capital durante el recién estrenado siglo XX.

27 de diciembre de 1917: La nieve cubrió la ciudad con unos 15 centímetros, los intensos fríos siberianos hicieron que se helase lo que produjo el colapso total de los transportes urbanos. La nieve estuvo sobre las calles una semana entera, desde el día 27 hasta el 3 de enero.

El frío fue extremo, -8.8 el día 31 y el día 1 y -14.0 el día 31 de diciembre.

8 de enero de 1925: En Getafe descargó una gran nevada que duró varios días. De esta nevada nos dio cuenta nuestro querido amigo Andrés Diez, “Vecino ejemplar de Getafe” que llegó a esta ciudad el 9 de enero acompañado de sus padres, que siendo militar de profesión había sido trasladado a Getafe. Andrés Diez vio la nieve por primera vez ese día.

9 de febrero de 1935: nevada intensa sobre la capital en medio de una ola de frío que invadió toda la Península, incluso en Cádiz y en Huelva. Se acumularon espesores de hasta 20 centímetros.

13 de enero 1945: Fue el mes más frío del siglo pasado, dejó 4 días de nieve sobre Madrid. La nieve permaneció cubriendo sus calles y jardines durante 8 jornadas. La nevada más importante cae el día 13, desde antes de las 10 hasta última hora de la tarde nieva abundantemente quedando el suelo cubierto totalmente”. El 14 vuelve a nevar. El día 16 el termómetro llega a -10.1ºC, mientras Madrid seguía cubierto por una capa de nieve que llegaba a alcanzar 15 centímetros en algunas zonas.

6 de diciembre de 1950: Se registra una de las nevadas más intensas que se recuerdan, sin embargo, hay referencias contradictorias en los que trata del espesor alcanzado por la nevada (desde no más de 10 centímetros hasta 50) Seguramente la nevada fue muy desigual de unas zonas a otras. En todo caso se registraron 4 días de nieve.

23 de enero de 1952: Estamos ante una de las grandes nevadas de la historia de Madrid que cayó sobre todo en la noche del 26 al 27. En muchas zonas se alcanzaron y superaron los 30 centímetros y la nieve duro en el suelo cubierto de nieve (un total de 10 días, cifra pocas veces registrada en la capital) y aún vuelve a nevar el día 30.

1 de febrero de 1963: Comenzó a nevar el día 1, volvió a nevar de forma más intensa en la madrugada del 3 al 4, acumulándose una capa de 16cm. Siguió después un periodo de fuertes heladas, llegándose a bajar de -10°C en todos los observatorios de Madrid, lo cual supuso en muchos casos un récord de temperatura mínima. La nieve y el hielo acumulados en las calles eran difíciles de retirar debido a la falta de medios y a las temperaturas tan bajas, hasta el punto de que se pidió la colaboración del Ejército para paliar la situación.

8 de marzo de 1971: Se le conoce como el año de las cinco nevadas, aunque esta del 8 de marzo es la mayor de todas y una de las nevadas más importantes que se conocen en Madrid. Cayó nieve sin parar las 24 horas del día, habiendo empezado la nevada en la tarde del día 7 y prolongándose hasta la madrugada del 9. Se acumularon más 30 centímetros. Fue la mayor nevada en marzo registrada en la ciudad en todo el siglo XX.

28 de diciembre de 1977: Según algunos medios, esta es la nevada que ha acumulado mayor espesor, con una capa que alcanzó los 22cm y se mantuvo varios días. La situación comenzó en la mañana del 28, en la que nevó de forma intermitente y sin cuajar. Al llegar la madrugada del 29 comenzó a nevar de forma intensa y se cubrió el suelo, aumentando el espesor con rapidez al ser la nevada fuerte y persistente.

28 febrero de 1984: En la madrugada del 27 al 28 de febrero, tras una tarde de lluvia, se produjo esta importante nevada. Se acumularon 20cm, con gran homogeneidad entre unos barrios y otros de la ciudad. Los días siguientes fueron secos y fríos, de manera que en zonas de sombra el manto de nieve permaneció más de una semana. Se consideró la mayor nevada de los últimos 25 años.

4 de diciembre de 1997: Después de las nevadas del 3 de enero de 1997 y del 5 de enero de este mismo año, que hemos omitido por ser poco relevantes, el 4 de diciembre se produjo una moderada nevada vespertina en Getafe. Este mismo día quedó finalizado para su edición el libro de la Catedral Santa María Magdalena, del que son autores Martín y José María Sánchez.

23 febrero de 2005: Moderada nevada de 15 centímetros. En algunas zonas superó los 20 centímetros. Los investigadores citan que Madrid no veía un episodio similar desde el de 1984. 2009, 9 de enero: La nieve volvió a caer copiosamente sobre Madrid, colapsando el tráfico y obligando al cierre del aeropuerto de Barajas durante cinco horas.

23 de febrero de 2009: Esta nevada al compararla con 2005, fue de nuevo una jornada con mucha nieve en la capital. Hasta 15 cm cubrieron el suelo y se vivieron momentos de caos en el aeropuerto de Barajas y en buena parte de la red de carreteras, con decenas de vehículos atrapados toda la noche en la A6. También tuvo que movilizarse a la UME.

7 de enero de 2018: Otra importante nevada que afectó a la Comunidad de Madrid, mantuvo a miles de personas atrapadas durante 18 horas en sus coches en la AP-6. Getafe 12 de enero de 2021

Fuente: https://www.facebook.com/martin.sanchezgonzalez.5

 

 

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje