HIJOS ADOPTIVOS EN VILLANUEVA DEL ARZOBISPO (IV) D. RAFAEL BENJUMEA Y BURÍN –CONDE DE GUADALHORCE

POR MANUEL LÓPEZ FERNÁNDEZ, CRONISTA OFICIAL DE VILLANUEVA DEL ARZOBISPO (JAÉN).

D. Rafael Benjumea

Andaluz, nacido en Sevilla en 1876, murió en Málaga en 1952. Cursó estudios y obtuvo el título de Ingeniero de Caminos.

En su carrera profesional mostró interés en las obras hidráulicas, especialmente en la cuenca del río Guadalhorce, con dos grandes obras: una central hidroeléctrica y el Pantano del Chorro. A la inauguración asistió el rey Alfonso XIII, que le otorgó el título de Conde de Guadalhorce.

En 1926 Primo de Rivera lo nombró Ministro de Obras Públicas, destacando la creación de las Confederaciones Hidrográficas, gran labor en la restauración hidrológica ambiental, Parques Naturales y monumentos naturales, así como la modernización y nuevos trazados de la línea ferroviaria.

En nuestra localidad se le nombró por su labor HIJO ADOPTIVO en el año 1930.

En el Acta del Pleno del 8 de enero se lee: “El objeto de la presente sesión era dar cuenta de que el próximo día diez, será honrada nuestra Ciudad con la visita del Excmo. Señor Don Rafael Benjumea y Burín, Conde de Guadalhorce, Ministro de Fomento y, teniendo en cuenta los grandes beneficios que a nuestro pueblo se ha prestado con las grandes obras en construcción del Ferrocarril de Baeza a Uriel y el Pantano del Tranco, se entiende que es obligado deber de gratitud, a su vez de conmemorar esta visita, el nombrarlo Hijo Adoptivo de esta Ciudad.

En vista de la anterior proposición, los señores concurrentes, por aclamación, acordaron, nombrar Hijo Adoptivo de la Ciudad de Villanueva del Arzobispo, al Excmo. Señor Conde de Guadalhorce, en la actualidad Ministro de Fomento, ilustre Ingeniero del Cuerpo de Caminos, Canales y Puertos, que con su técnica supo dar el más amplio relieve a las magnánimas obras del Ferrocarril de Baeza a Utiel y del  Pantano del Tranco, que merecieron la aprobación del Gobierno de S. M. el Rey  (q.D.g.) para gloria del mismo y bien de este pueblo, que agradecido hace votos de prosperidad por la  madre España, por su amado Rey y por su Ilustre Hijo Adoptivo”.

El alcalde de la localidad, D. Julio César Bueno y Bueno, convocó a la Corporación y fuerzas vivas de la localidad para la asistencia al Banquete Oficial que se celebraría el 10 de enero en el Teatro Martín. El precio de la tarjeta para la comida era de 20 pesetas.

Así mismo invitó a todos los miembros de la Corporación, Autoridades y vecinos para iniciar, a partir a las diez y media de la mañana, una comitiva de automóviles, desde el Ayuntamiento hasta el cruce de la Carretera del Tranco y esperar la llegada del Sr. Ministro. El alcalde agradece que los asistentes con automóvil lo pongan a disposición de la comitiva.

Al finalizar el banquete le entregaron una placa de plata con el título de Hijo Adoptivo.

Sería este uno de los últimos actos oficiales del Conde de Guadalhorce, que dimitió el día 30 de enero.

Consultada Real Academia de la Historia . Eduardo González Calleja

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje