BÁRBARA DEL CASTILLO, «EL BARRO DE LA VIDA»

POR MANUEL LÓPEZ FERNÁNDEZ, CRONISTA OFICIAL DE VILLANUEVA DEL ARZOBISPO ( JAÉN).

Bárbara del Castillo

Bárbara fue la primera mujer que apareció como artista en la revista la Moraleja, número cinco. Afortunadamente han ido dejando su arte en nuestras páginas un buen número de ellas en distintas facetas artísticas.

Ella nunca se ha considerado artista, solamente una gran aficionada que ha volcado su amor en infinitas horas de ilusiones, soñando con las más bellas obras, al tener el barro entre sus manos.

Su afición a la cerámica surgió en plena juventud. Primero comenzó como coleccionista al contemplar y conocer los distintos tipos en Níjar (Almería),- admira la colección que atesora Joaquín Sorolla, y que ha contemplado en la visita a algunas exposiciones- Talavera de la Reina, Granada, Pedro Mercedes en Cuenca y admirando la obra, mágica verde de los talleres de Paco Tito en Úbeda.

Inició sus estudios de esta materia   en el centro, Maestro Alonso, de Madrid; posteriormente durante trece años en la escuela  de cerámica de la Universidad Autónoma de Madrid. La animan para participar con sus obras en los distintos certámenes que se celebran, Galería de Arte de Caja Madrid, Expo Ocio de Madrid, obteniendo el Primer Premio en el Aula de Cerámica de la Universidad Autónoma, durante tres años consecutivos; posteriormente  finalista en el Certamen Nacional de Cerámica, convocado por la obra cultural de Caja Madrid.

Expone en la Galería de Arte Casarrubuelos y Centro Cultural Eloy Gonzalo, en Madrid.

Mi querida España

Veo algunos de sus últimas obras, dos bustos de jóvenes, que parecen mirarnos para conversar con nosotros.

Expone en nuestra localidad con motivo de las fiestas patronales. La dificultad para trasladar su obra desde Madrid, con las garantías necesarias, son el inconveniente para realizar una gran exposición de todas sus obras. Sueña con una exposición permanente de sus obras y de la amplia colección que atesora.

Se llena de felicidad al tomar un trozo de barro para modelarlo. Utiliza diversas técnicas: esmalte, óxidos y englobe que es su técnica preferida. Tras el modelado llega el momento de la cocción, de los nervios, ya que es determinante; puede cambiar de la frustración a la explosión de la vitalidad y alegría.

Uno de sus sueños, dentro de la creatividad, era una “Casa de Muñecas”, que ha finalizado tras un largo tiempo de minucioso y preciso trabajo

Si del barro vinimos a la vida, Bárbara ha hecho del barro su vida.

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje