EL CALVARIO DE SANTA BÁRBARA DE XIXONA

POR BERNARDO GARRIGÓS SIRVENT, CRONISTA OFICIAL DE XIXONA (ALICANTE).

Fachada de la ermita de Santa Bárbara, punto final del Vía Crucis

Una de las tradiciones religiosas más arraigadas entre los jijonencos es la celebración del Vía Crucis en la mañana de Viernes Santo en el calvario de la montaña de Santa Bárbara.

Los calvarios, por su localización, podían ser: urbanos, periurbanos o se localizan en el camino de una ermita.

Antiguamente el calvario estaba instalado tradicionalmente enfrente del convento de la Mare De Déu de l’Orito , en un recorrido periurbano; pues ocupaba el espacio existente entre la calle Mare de Déu de l’Orito y la calle del Raval.

Cuando se construyó el mercado municipal a comienzos de la década de 1960 se trasladó al monte de Santa Bárbara. Es decir pasó a ocupar un espacio fuera del casco urbano a unos 1500 m. Primero las estaciones se instalaron por todo el camino de subida, pero como el monte era de propiedad privada, el dueño instó a la asociación del Vía Crucis a quitarlas y les sugirió que compraran la montaña. Sin embargo, esto era inasumible para esta asociación de escaso presupuesto y dedicada a hacer obras caritativas.

Generalmente las capillas de los Vía Crucis poseen una base de planta cuadrada (entre 70 a 90 cm de lado), sobre la que descansa el cuerpo central, ligeramente más estrecho, el cual acoge una hornacina en cuyo interior se disponen los paneles cerámicos devocionales y una reja para protegerlos.

La capilla está coronada por una cubierta de forma piramidal, triangular, hemisférica, a modo de cúpula, rematada por una cruz metálica o de madera. Estas construcciones suelen tener una altura que oscila entre los 220 y 270 cm, aunque algunas llegan a alcanzar los 310 cm.

Los paneles cerámicos describen los catorce episodios de la Pasión y Muerte de Jesucristo.

Del primer calvario de Santa Bárbara sólo han quedado las bases de las capillas que tiene forma cuadrada y están hechas en mampostería revocadas con cal. Se encuentra en la cima de la montaña y a los lados del camino que lleva a la ermita.

Cruz del calvario de Xixona destruida a finales de la década de 1970.

Por ello el calvario fue trasladado a la cumbre de la montaña de Santa Bárbara. Su recorrido comenzaba al final del camino de acceso por la pared Oeste y terminaba delante de la ermita de Santa Bárbara. Con este escaso recorrido se consiguió concentrar las 14 estaciones en la cumbre de la montaña.

En la década de 1960 posiblemente estas capillas fueron sustituidas por unas cruces de arenisca en cuyo crucero se insertaba el panel cerámico formado por una única pieza. Estas cruces fueron destruidas a finales de la década de 1970 o inicios de 1980.

En la actualidad se utilizan unas cruces de madera que se colocan expresamente para el servicio religioso y que son retiradas tras él.

La entidad encargada de organizar junto a la parroquia esta celebración es la Asociación Vía Crucis. Es la organización jijonenca más antigua al haber sido fundada el viernes santo de 1900.

BIBLIOGRAFÍA

SEGURA MARTÍ, Josep Maria, Catálogo de paneles cerámicos devocionales de l’Alcoià-El Comtat (Alicante), Alicante, Instituto de Cultura Juan Gil-Albert, 1990.

SOLER COLOMA, Alfonso, “Preguntas y respuestas. Don Alberto López Mira, secretario de la Asociación del Vía Crucis”, Guai abril 1975, Xixona , Consejo Local del Movimiento 1975, páginas 4.

FUENTE: https://bgarrigos07.wordpress.com/2020/04/14/el-calvario-de-santa-barbara/

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje