LA ESCUELA LIBRE DE ARTES PLÁSTICAS DE PRIEGO DE CÓRDOBA: 33 AÑOS DE ACTIVIDAD

POR MIGUEL FORCADA SERRANO, CRONISTA OFICIAL DE PRIEGO DE CÓRDOBA Y VICEPRESIDENTE DEL PATRONATO ADOLFO LOZANO SIDRO.

XXXII ELAP TRIIP EXTERIOR

En el mes de Julio de 1988 (hace ya 33 años), Antonio Povedano impartió en Priego un curso de pintura de paisajes promovido por los amigos que el artista tenía en su pueblo adoptivo. Povedano había nacido en Alcaudete pero vivió los veinte primeros años de su vida en El Cañuelo y fue en Priego donde recibió los apoyos necesarios para desarrollar su vocación. En 1988 fue también el reconocimiento del Ayuntamiento de Priego que le concedió el título de Hijo Adoptivo, lo que le dio la motivación para volcarse con su tierra: Antonio Povedano se iba a ver, de nuevo, perdidamente atrapado por los maravillosos paisajes de su tierra y también por su paisanaje…

Aquel Curso de Paisaje iba a ser el germen de una obra imperecedera, pues a partir de él, Povedano ideó e impulsó un verdadero proyecto de largo alcance, no solo en torno a la pintura al aire libre o del natural, sino en todo el ámbito de las artes plásticas.

En el segundo curso, organizado por la Asociación de Pintores de Priego que se había creado al efecto, y dado el aumento de la matrícula, se hizo ya necesario crear un segundo grupo que estuvo a cargo del profesor Antonio Campaña; además, se empezó a desarrollar un amplio programa de actividades culturales que estarían protagonizadas por artistas y críticos de arte de primer nivel.

En 1990 se abre una residencia para los alumnos que acuden ya desde distintos lugares de España y de varias Facultades de Bellas Artes, reforzándose el equipo con el pintor Francisco Ariza. En 1991 el escultor Venancio Blanco imparte un Curso de Dibujo dejando claro desde el principio que el objetivo es la creación en los años siguientes de un curso de escultura en las técnicas del bronce.

A partir de ese año, el crecimiento de lo que se dio en llamar “Escuela de Paisajistas”, financiada desde el principio por el Ayuntamiento de Priego, fue vertiginoso. La Asociación de Pintores de Priego gestionaba las actividades siguiendo las propuestas y sugerencias de Povedano que en 1992 logró traer a Priego, para hacerse cargo de uno de los grupos de Paisaje, a Luis García-Ochoa, una celebridad entre los paisajistas españoles de la segunda mitad del siglo XX. En 1994 asistieron más de un centenar de alumnos, procedentes de todas las provincias de Andalucía y también de Badajoz, Cuenca, Murcia, La Coruña y Vizcaya. Se establecieron cuatro grupos de pintura de paisaje, uno de ellos reservado a alumnos universitarios, al frente del cual estuvo desde 1993, por invitación de Povedano, el pintor Antonio Zarco Fortes; Zarco, profesor de la Facultad de Bellas Artes de Madrid, dio a los cursos de Priego en los años siguientes un marchamo universitario que acabó por colocarlos en el candelero a nivel nacional consiguiendo la asistencia de un numeroso grupo de alumnos de aquella y de otras facultades de Bellas Artes.

El año 1994 fue crucial para la Escuela de Paisajistas y en general para las Artes Plásticas en Priego. El Ayuntamiento, aprovechando la donación de la casa en la que había vivido el pintor Adolfo Lozano Sidro, creó un Patronato Municipal que tenía como objetivo la creación de un Museo dedicado al mencionado pintor y que asumió la organización de las actividades de la Escuela de Paisaje. Fue también en ese año cuando se inició el proyecto de creación de un museo dedicado al paisaje; el Patronato Adolfo Lozano Sidro inició su andadura con tres exposiciones simultáneas; la primera dedicada

al propio Lozano Sidro y otros ilustradores de su época; la segunda titulada “Paisaje Español Contemporáneo”, que presentaba obras de Agustín Redondela, Martínez Novillo, Sánchez-Carralero, Brazam, Povedano, Manuel Prior, Agustín Úbeda y Antonio Zarco, entre otros; y una tercera con obra de los miembros de la Asociación de Pintores de Priego. En ese mismo año se convocó por primera vez el Certamen Nacional de Pintura dedicado en exclusiva al tema “Paisaje” y dotado con un millón de pesetas para el primer premio, quedando presupuesto para adquisición de obras no premiadas.

En los años siguientes el programa, ya muy consolidado, continuó diversificando su oferta dentro del campo de las Artes Plásticas. Povedano impartió durante varios años un curso de “Retrato” y en el de Paisaje estuvieron como profesores Antonio Zarco, Juan Manuel Pérez González, Francisco Ariza, Manuel Jiménez Pedrajas, José Sánchez y Rafael Mesa. Por su parte, el escultor Venancio Blanco desarrolló las técnicas hasta la fundición de esculturas en bronce para lo que contó con la colaboración de Luis M. García Cruz, Marta Campos Calero y José Antonio Aguilar Galea, profesor este último de la Facultad de BBAA de Sevilla.

Provocando e impulsando proyectos convergentes, la Escuela de Paisajistas o Escuela Libre de Artes Plásticas fue también motivo para la organización en 1997, de un Congreso titulado “Visiones del Paisaje” que se celebró en Priego, organizado por la Facultad de Filosofía y Letras de Córdoba y dirigido por la profesora María Ángeles Hermosilla Álvarez. Las actas de aquel congreso, en el que se presentaron 8 ponencias y 33 comunicaciones, fueron editadas en un tomo de más de 600 páginas. En el año siguiente y organizado por la Diputación de Córdoba, se celebró un encuentro sobre “El Paisaje en la poesía actual Española” cuyas actas sobrepasan las 400 páginas.

En 1997 se añadió al programa de cursos la modalidad de Acuarela, iniciada en este año por el granadino Ricardo Bellido. Pero en los años siguientes fue el vasco Justo San Felices el que provocó una auténtica revolución entre los aficionados a la acuarela en Andalucía; su técnica y su estilo consiguieron que muchísimos acuarelistas pasaran por Priego. Como profesores o como artistas invitados han estado en Priego ya en las dos últimas décadas, artistas de este género tan destacados como Aurora Charlo, Geoffrey Wynne, Lucas Prado, José Martínez Lozano, Julia Hidalgo, Laurentino Martí, Cesc Farré, Evencio Cortina, Nemesio Rubio, Luis Lomelino, Nicolás Angulo, F.J. Muñoz Carmona, Camilo Huéscar, Joaquín Ureña, Carmen Márquez, Frutos Casado y Javier Zorrilla.

La colaboración entre el Patronato Adolfo Lozano Sidro y la Agrupación de Acuarelistas de Andalucía hizo posible la organización de eventos memorables como el IX Simposio Nacional de Acuarela que tuvo su sede en Priego y al que asistieron, en Octubre de 2002, más de un centenar de acuarelistas procedentes de todas las Comunidades Autónomas de España.

Una nueva ampliación del programa docente de la Escuela se había producido en 1998 con la creación de un taller de Grabado en la sede del propio Patronato. Como profesores de los cursos de Grabado que se impartieron hasta 2003, actuaron artistas de renombre como Emilio Serrano, José Hernández y Manuel Manzorro que reforzaba la conexión entre nuestra Escuela y la Facultad de BBAA de Sevilla.

El cambio de siglo y de milenio transcurrió entre episodios muy brillantes en el seno del Patronato Adolfo Lozano Sidro. Si en Mayo de 1999 se había inaugurado el Museo Adolfo Lozano Sidro, principal objetivo de aquella institución municipal, en Junio del año 2000 se inauguró el llamado “Museo del Paisaje” (oficialmente “Centro de Arte

Antonio Povedano del Paisaje Español Contemporáneo”), instalado en dos magníficas salas construidas específicamente, bajo la dirección del arquitecto Javier Calvo del Pozo, para albergar la colección gestionada por el propio Antonio Povedano, en la que se encuentran obras de algunos de los mejores paisajistas del siglo XX español, tal como puede verse en el catálogo editado al efecto. Esta inauguración suponía, sin duda, colocar a nuestra ciudad en la cumbre del arte del Paisaje a nivel nacional.

El siglo XXI comenzó con nuevas adaptaciones, pero afianzándose el programa básico. Antonio Povedano abandonó temporalmente sus labores como profesor, quedando Juanma Pérez González al frente del curso de Paisaje. Entre 2001 y 2005 este curso fue dirigido por Carmen Andreu Lara, profesora de Paisaje en la Facultad de Sevilla, (excepto en 2003) año en el que asumió esa responsabilidad José María Rueda, de la Facultad de Madrid. En 2006 dirigió el curso José Esteve Adam, y Carlos Jiménez Martín en 2007 y 2008, siendo profesores respectivamente de las Facultades de BBAA de Valencia y Granada. En 2009 y 2010 lo dirigió Guillermo Oyagüez Montero.

También de la Facultad de Sevilla, la profesora Pilar García Fernández impartió varios cursos de Dibujo teniendo como tema central la figura humana y el profesor Juan Manuel Calle enseñó las técnicas de creación artística por ordenador. Venancio Blanco y su equipo convirtieron el de Dibujo y Escultura en Bronce en algo único en España por lo que era frecuente la asistencia de estudiantes de lugares muy alejados y también de profesores de arte y de artesanos con amplia experiencia. El profesor Antonio Zarco impartió en estos años varios cursos de “Investigación Plástica” y de “Teoría e Historia del Arte”, marcando siempre el nivel universitario que había adquirido la Escuela Libre de Artes Plásticas de Priego de Córdoba.

Llegaron a darse en estos años hasta 6 cursos, algunos de ellos con varios grupos de alumnos, a pesar de que las dificultades económicas aparecidas en el Ayuntamiento de Priego (que siempre financió la Escuela de Artes Plásticas solo con pequeñas ayudas de la Fundación Rafael Botí de la Diputación de Córdoba, de la entidad bancaria CajaSur y en alguna ocasión de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía), obligaron, por ejemplo, a suspender la convocatoria del Premio Nacional de Paisaje. No obstante, hay que destacar que todas las corporaciones municipales (cambios de gobierno entre PSOE, PA y PP en distintas legislaturas) han apoyado siempre las actividades de la Escuela de Artes Plásticas organizadas por el Patronato Adolfo Lozano Sidro.

Así, se han mantenido hasta hoy los cursos de Paisaje (en sus niveles superior, básico y de iniciación), el Curso de Dibujo y Escultura en Bronce, los Cursos o Jornadas de Acuarela y un Curso de Iniciación a las Artes Plásticas para niños de la localidad menores de 12 años que, dirigido desde hace muchos años por Araceli Aguilera Garcia, siempre tiene asistencia masiva.

Señalamos a continuación algunas de las variantes y actividades complementarias que se han producido en los últimos años. En 2007 se presentó una exposición de obra del Curso de Dibujo y Escultura en Bronce, en las salas de la Fundación Gala de Córdoba. Entre 2011 y 2013 el Curso Superior de Paisaje fue impartido por Macarena Ruiz Gómez, profesora de la Facultad de Madrid y en 2016 por Carmen Mañero, de la Facultad de Sevilla; en 2014 y 2015 y desde 2017 hasta la actualidad, este curso está dirigido por la profesora Carmen Andreu Lara.

En 2012, con motivo del XXV aniversario de la Escuela, se organizó una exposición titulada “Maestros de la Escuela Libre de Artes Plásticas”. En 2016 el Curso de Escultura se convirtió en un homenaje a Venancio Blanco: se inauguró en la calle Rio de Priego la

escultura “Homenaje a la música”, realizada en el curso anterior, se presentó un libro titulado “Valor e identidad del proceso en la escultura de Venancio Blanco”, que contiene un estudio del trabajo técnico y docente desarrollado en los 25 cursos dirigidos por Venancio Blanco, y se abrió el público una exposición de obra de los alumnos y profesores del curso. En 2017 este curso pasó a estar dirigido por la profesora de la Facultad de BBAA de La Laguna, Itahisa Pérez Conesa, formando equipo con Andrés Naranjo Macías y con Frah H. Alvarado.

Desde 1994 la organización aceptó donaciones y concedió becas a cambio de las cuales adquiría obras de los alumnos más destacados, creando un fondo artístico verdaderamente variado y valioso. Sobre esta colección se ha hecho la selección de obras que componen esta exposición: todas ellas fueron realizadas por profesores o alumnos de la Escuela de Artes Plásticas de Priego de Córdoba entre 1988 y 2020.

 

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje