LLEGA LA VOZ DE LOS PUEBLOS SERRANOS ABANDONADOS

POR ANTONIO HERRERA CASADO, CRONISTA OFICIAL DE LA PROVINCIA DE GUADALAJARA.

El Vado, restos de la iglesia

El pasado jueves 24 de junio salió a la luz un gran libro, que ha sido coordinado desde la Asociación Serranía de Guadalajara, y que escrito por más de veinte conocedores de la realidad (y del pasado) de los pueblos abandonados, expropiados y abandonados de nuestro más alto horizonte, nos da las claves para saber los procesos de ese abandono y decadencia.

Tiene este tema del abandono de los pueblos, y la constitución/inauguración de un término como es el de “La España vaciada” un largo recorrido. Hace muchos años (exactamente 45 años) que un buen amigo y profesor universitario de Geografía, Julián Alonso Fernández publicó gracias a Ibercaja su gran Tesis Doctoral sobre “Guadalajara: Sierras, Páramos y Campiñas (Estudio geográfico)” y ya entonces vaticinaba que el Señorío de Molina, que en 1976 tenía 10.000 habitantes, quedaría vacío en un periodo de 40 años. Desértico. Se equivocó, pero no marró mucho, porque desde entonces el crecimiento demográfico de esa comarca, y en general de las comarcas analizadas, ha sido CERO, o sea, nos hemos estancado totalmente, y solo la inmigración, entonces no prevista, ha sido capaz de contener la sangría.

Aunque desde diversas perspectivas, la mayor parte lúdicas, se esté tratando de dar voz y presencia a estas tierras que recorren la ancha banda norte de nuestra provincia, pero se hacía necesario contar con una especie de gran catálogo, de una pequeña enciclopedia que reuniera el avatar de todos estos lugares que han ido declinando y muriendo.

Esto es lo que ha perseguido este libro, que ha requerido la coordinación –difícil y ponderada– de un equipo de directivos de la Asociación “Serranía”, al tratar de conjugar saberes, recuerdos, testimonios y evidencias de este declive. La Diputación Provincial, asumiendo el papel que le corresponde de luchar contra la despoblación, y, en este caso, documentar y divulgar el proceso hasta ahora vivido, es la entidad que ha corrido con el patrocinio de la edición, magníficamente presentada en un gran volumen cuajado de imágenes y noticias.

Noticia del libro

Uno de los ansiados proyectos que la Asociación [Cultural] “Serranía de Guadalajara” ha tenido desde su fundación, era el de recoger en amplio estudio la historia y avatares de todos esos pueblos serranos que en los últimos 50 años han ido sucumbiendo al abandono. Así lo titulan los organizadores: “Serranía de Guadalajara: despoblados, expropiados, abandonados”. Coordinado por el doctor José María Alonso Gordo, y contando con la participación de dos docenas más de personas, se ha conformado este gran estudio que ahora se ha presentado.

A lo largo de más de 400 páginas, densas de información, noticias, declaraciones, memorias y fotografías/planos/documentos, se manifiesta el proceso incontenible del derrumbamiento de una comarca guadalajareña. Concretamente la de su Sierra, especialmente la que ha sido calificada administrativamente como “Sierra Norte” porque en su territorio se ha establecido el Parque Natural que preserva la Naturaleza y sus recursos, pero que a cambio ha supuesto la despoblación de sus antiguos núcleos de población.

Lleva el libro un prólogo del profesor José Antonio Ranz Yubero, analista de los despoblados provinciales, y un epílogo del escritor y ensayista Francisco García Marquina, quien vivió desde sus comienzos este proceso del abandono rural. El cuerpo de la obra se constituye con el análisis de los siguientes pueblos, unos de ellos borrados ya del mapa (por inundación de embalses, o por destrucción sistemática en pruebas armamentísticas) y otros de ellos simplemente abandonados de sus habitantes, que marcharon a capitales y pueblos grandes mejor atendidos. Todo ello supuso el fenómeno doloroso de la despoblación serrana. Estos pueblos analizados son: Alcorlo, El Atance, Bujalcayado, Las Cabezadas, Fraguas, La Iruela, Jócar, Matallana, Matas, Querencia, Robredarcas, Romerosa, Sacedoncillo, Santotís, Tobes, Umbralejo, El Vado, La Vereda, la Vihuela y Villacadima.

El libro se compone de los estudios de cada uno de ellos (con una media de 20 páginas por pueblo), muchas fotos, un apéndice final con los paneles de la exposición que en su día organizó la Asociación en el Día de la Sierra de 2019, y añade un DVD en el que se muestra, en película de media hora, lo que queda de estos lugares remotos.

Los autores, que han espigado noticias de mil partes, son conocidos y expertos en estos temas. Desde el presidente de la Asociación, Octavio Mínguez, al vicepresidente y coordinador José María Alonso, pasando por periodistas expertos en la materia, como Julio Martínez y Ángel de Juan-García, Raquel Gamo y Raúl Conde, Francisco Martín Macías, Francisco Lozano Gamo y Pedro Vacas, contando con la presencia de los especialistas en pueblos abandonados españoles a través de sus blogs Faustino Calderón y Abraham Prieto, así como escritores del peso de Pedro Aguilar, José Antonio Alonso, Amparo Donderis, o historiadores como Tomás Gismera, Francisco Jurado y yo mismo. Agustín Esteban, que es presidente de la Asociación de Hijos y Amigos de Alcorlo, realiza un exhaustivo recorrido por el devenir fatal de este gran pueblo anegado por las aguas. Y es el presidente de la Excmª Diputación, José Luis Vega Pérez, quien realiza la presentación y ofrenda de esta tarea colectiva.

FUENTE: https://www.facebook.com/photo?fbid=10225195097454715&set=a.1695629040764

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje