CRUCERO Y CAPILLA MAYOR. IGLESIA DE SAN PEDRO, MONTIJO, AÑO 1605

POR MANUEL GARCÍA CIENFUEGOS, CRONISTA OFICIAL DE MONTIJO Y LOBÓN (BADAJOZ).

“La dicha yglesia es de la advocaçión del Señor San Pedro. Tiene al mediodía una puerta grande con un arco de piedra con quatro pedestales, basas, pilares y chapiteles. A cada lado dos columnas jónicas. Tiene un friso de mascarones al romano y ençima del dicho arco un frontispicio. La capilla mayor anterior a que dize la visita pasada pareçe aveserse desecho y en ella con otro más cuerpo sea comenzado a fabricar otra, a la qual se entra por una puerta labrada de cantería que está a la parte norte.

La dicha capilla es un cuerpo que tendrá de ancho noventa pies, la qual está repartida en tres capillas con su cavezera y a la mano derecha de la capilla mayor está una sacristía y a la mano yzquierda otra, y las paredes de la dicha sacristía y capilla están echas muy fuertes de piedra de cantería por donde se sube a lo alto que an de tener donde está un suelo de bóveda, enzima de cada una de las dichas sacristías y en cada una de las dichas capillas está una ventana de asiento al mediodía, en la sacristía puesta a la mano derecha y en la sacristía que está a la mano yzquierda está una ventana del mismo y açia donde sale el sol con una chimenea labrada de piedra de cantería y toda la dicha obra que está echa y asta aora es la más suntuosa que ai en toda esta Provinçia y en esta forma se acabó la dicha descripçión en la villa de Montixo a veinte y seis días del mes de febrero de mil y seisçientos y cinco años”. (Archivo Histórico Provincial de Badajoz, Sección Órdenes Militares. Libro de Visita 1017, año 1605).

Las obras que describen los visitadores santiaguistas fueron dirigidas por Francisco Montiel, obrero mayor del duque de Feria, ayudado por su hijo Bartolomé González de Montiel. Padre e hijo contaron con la colaboración de los canteros Diego Hernández, Joan de Salazar, Hernando Alonso, Cristóbal Hernández y Pedro Delgado. Sus iniciales son visibles hoy en las acalanadas columnas del templo parroquial.

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje