DESDE MI TORRE MUDÉJAR 763 – HISPANOS SIN COMPLEJOS, ESTRENO EN MADRIGAL DE LA REINA

POR RICARDO GUERRA SANCHO, CRONISTA OFICIAL DE ARÉVALO (ÁVILA).

Mesa con los participantes al «verano Cultural 2021»

Estas últimas semanas estoy asistiendo con relativa frecuencia a la villa de Madrigal, a los actos que están organizando en este “Verano Cultural 2021”, en los que he participado activamente. Un día no hace mucho, Joana, la responsable de turismo, en nombre del ayuntamiento madrigaleño, me invitó a participar una de esas jornadas que estaban organizando, cosa que me llenó de satisfacción, y desde luego dije que sí. Y teniendo en cuenta los acontecimientos de actualidad que en estos momentos estamos celebrando, propuse hablar sobre una figura histórica de gran significación y común, tanto a Madrigal como a Arévalo, y así mi charla trató sobre “Descubriendo al personaje Juan Velázquez de Cuéllar”, que fue Contador Mayor de Castilla desde 1495, y miembro del Consejo Real desde 1497, y que fue un hombre de confianza de la familia real Trastámara tanto en los palacios de Madrigal como el de Arévalo, por serlo de Isabel de Portugal, la reina viuda de Juan II y madre de los infantes Isabel y Alonso, como también lo fue de la reina Isabel I, la Católica, que con ella tuvo varios cargos de la máxima confianza, como ayo del príncipe Don Juan y después su testamentario. En definitiva, un personaje muy vinculado a ambas villas, del que dijo el cronista en sus últimos momentos, cuando después del levantamiento contra Carlos fue depuesto de todos sus cargos: “Todo lo perdió, menos el honor…”.

Tengo que reconocer que, en mi historia personal, tengo unos estrechos lazos que me unen a esta villa de Isabel, desde hace bastantes años, que la considero también como mía desde el afecto. Por eso siempre vuelvo a ella con satisfacción.  Y no se trata de poner aquí datos y datos como si fuera la propia conferencia, pero si recordar y poner de manifiesto mis últimas visitas.

Hoy yo quería escribir, si me permiten el símil taurino, sobre mi última experiencia con Madrigal, que ha sido como ser espontáneo en una corrida de Victorinos. Otro día hablaré de toros al estilo de Madrigal, que dentro de unos días volverán a la Plaza del Cristo en sus fiestas, aunque lo sean menos… 

Me estoy refiriendo a mi intervención en una nueva experiencia, la retransmisión en directo por diversas redes y plataformas de un programa de radio, libre, sin tapujos ni tabúes, que por algo lo llaman “Hispanos sin complejos”, una aventura que ya no es nueva, que se ha desarrollado en alguna otra ocasión. Pero que para mí sí era nueva y la verdad es que cuando Roberto Alonso me invitó a participar, ni supe decir que no, ni quería rechazar una experiencia tan prometedora, como arriesgada, por eso del directo y que seguro que sería muy gratificante, y que podemos enmarcar en esa responsabilidad contraída con mi condición de Cronista Oficial de Arévalo, en la obligación de contar cosas y divulgar acontecimientos y personajes de mi tierra.

En las páginas de este Diario hoy mismo se da información puntual con todos los detalles del acontecimiento, pero yo quiero contar mi experiencia más personal, como son estas columnas con nombre propio, y compartir sensaciones y vivencias. 

Y así ha sido como este primer programa de la serie se ha realizado desde Madrigal de las Altas Torres, porque es la villa de Isabel de Trastámara, I de Castilla, la Católica, el primer personaje por ser la más importante y excepcional reina que nunca tuvo Castilla. Esa es la idea del programa, de amplia difusión por las redes, en España e Hispanoamérica, dar a conocer a personajes de la historia, españoles e hispanos.

Tres invitados en la mesa, más el testimonio grabado de una cuarta invitada, diversos aspectos de una misma figura, una visión desde diferentes puntos de vista que perfilaron una visión distinta y matizada de la historia de esta inigualable mujer de la historia. Una visión algo apartada de la historia oficial, también. Una Isabel más humana, más mujer, y como adelantada a su tiempo. Una gran experiencia.

FUENTE: CRONISTA

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje