75 ANIVERSARIO DE LA LLEGADA DE LA IMAGEN DE LA VIRGEN DE LA FUENSANTA AL SANTUARIO DE VILLANUEVA DEL ARZOBISPO (VIII)

POR MANUEL LÓPEZ FERNÁNDEZ, CRONISTA OFICIAL DE VILLANUEVA DEL ARZOBISPO (JAÉN).

La Virgen en las Misiones

Como preparación para la Coronación Canónica de la Virgen de la Fuensanta, en 1956, en la última decena de abril y durante todo el mes de mayo, hubo Misiones Generales en los pueblos de Iznatoraf, Sorihuela del Guadalimar, Villanueva del Arzobispo y Villacarrillo.

Por disposición del Sr. Obispo, la Virgen de la Fuensanta visitó esos pueblos durante los días de la Santa Misión. Previamente a esta visita, la Junta Directiva pro Coronación se reunió bajo la presidencia del Sr. Alcalde, en el despacho del mismo, en el Ayuntamiento. El Sr Párroco mostró a la Junta el permiso del Sr. Obispo para que la Virgen visitase los pueblos de la comarca los días de la Misión. Los asistentes manifestaron su disgusto opinando, como la mayoría del pueblo, que una imagen de la categoría de nuestra Patrona no debía salir con tanta facilidad de su Santuario.

El Sr. Presidente de la Cofradía de la Virgen y un miembro de la Junta pro Coronación, visitaron los pueblos de la comarca para tratar con los Sres. Párrocos y autoridades civiles el programa y modo de recibir a la Patrona, encontrando a todos muy bien dispuestos y muy entusiasmados.

Misioneros Redentoristas

El día 24 de abril, mediada ya la Misión, fue el señalado para visitar Iznatoraf. La expectación era extraordinaria en dicho pueblo, por la gran devoción que allí profesan a la Virgen de la Fuensanta, pues la consideran suya. Pero ¡qué desgracia!, el cielo amaneció encapotado, amenazando continuamente y cayendo grandes chaparrones. Por este motivo el público de Villanueva, que quería hacer a su querida Madre una despedida honrosa, está desorientado. Unos suben al Santuario y aguardan allí para ver si se despeja el cielo; otros, en vista de que el mal tiempo continua, se vuelven al pueblo; otros preguntan por teléfono, insistiendo que sea como sea, ha de subir hoy la Virgen. Quien más empeño pone en esto es el P. Misionero, quien llega a decir que en ultimo termino, si llueve, se envuelva a la Virgen en una manta para que no se moje y su suba en un camión. 

“Tengo una fuerte discusión con el misionero y tengo que decirle, categóricamente, que la Virgen no sale así del Santuario. Bajan de aquella localidad el Sr. Alcalde, el Juez, el P. Misionero y algunos vecinos de los más distinguidos. De Villanueva han subido al Santuario el Sr. Presidente de la Cofradía, el Sr. Párroco y algunos señores de la Junta pro Coronación. Mientras tanto el cielo se va despejando y a última hora de la tarde sube también bastante público de Villanueva, y aunque un poco tarde, pero con un poco más de una hora de luz todavía, emprendemos la marcha con la Virgen, montada en su carroza, ricamente adornada y aclamada por numerosos hijos de Villanueva que la siguen, vitoreándola continuamente.  En los límites de estas poblaciones, las autoridades villanovenses hacen entrega oficial de la Virgen a las de Iznatoraf 

Este pueblo en masa, con su párroco a la cabeza, revestido de capa pluvial, espera a la entrada del pueblo a la Virgen. Al llegar la Señora el entusiasmo es indescriptible: Música, cohetes, vivas,…el disloque. Resueltamente la bajan de su carroza y todos pugnan por llevarla a hombros. El cuerpo de la Benemérita que, desde que salió la Sagrada Imagen de su Santuario, le hace escolta, apenas puede imponer el orden. Entramos ya bien de noche en su l magnífico templo. Colocamos la imagen en el altar mayor y donde .desde el primer momento hasta el último instante en que estuvo la Virgen en el templo, día y de noche, no cesaron de lucir ante la Sagrada Imagen, más de cien velas, haciéndole guardia de honor, por acuerdo espontaneo, de gran parte del pueblo; lo mismo hombres que mujeres y niños rezan y cantan a porfía las alabanzas de la Madre de Dios.

Desde el primer día, ha ido bien la Misión de Iznatoraf, que es un pueblo muy piadoso, pero desde la llegada de la Virgen ha aumentado el fervor y el entusiasmo “. 

Libro de Protocolos del Santuario

FUENTE: CRONISTA

 

 

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje