EL TESORERO DE LA ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DE CRONISTAS OFICIALES, JUAN GREGORIO NEVADO, ESTUVO PRESENTE EN LAS JORNADAS “LOS MÍNIMOS Y EL ORIGEN DE LA VILLA DE LA VICTORIA”, QUE PRESIDIÓ LA VICEPRESIDENTA DEL CONGRESO DE LOS DIPUTADOS, CARMEN CALVO

LAS JORNADAS ANALIZAN EL ORIGEN HISTÓRICO DE LA VICTORIA, ESTUDIAN EL PAPEL DE LA ORDEN DE LOS MÍNIMOS EN LA FUNDACIÓN DE LA VILLA Y CONMEMORAN EL V CENTENARIO DE LA MUERTE DE SAN FRANCISCO DE PAULA

cordoba

La vicepresidenta del Congreso de los Diputados, Carmen Calvo, presidió ayer las jornadas de historia local sobre la orden de los Mínimos y el origen de la villa de La Victoria que, con motivo del V centenario de la muerte de San Francisco de Paula, se celebran en esta localidad de la Vega hasta mañana domingo.

Junto a Carmen Calvo estuvieron presentes el alcalde de la localidad, José Abad, la diputada de Bienestar Social, Reyes Lopera, el TESORERO DE LA ASOCIACIÓN DE CRONISTAS OFICIALES, JUAN GREGORIO NEVADO, y el director de las jornadas y CRONISTA OFICIAL DE LA VILLA, JOSÉ MARÍA MAESTRE.

En su breve alocución, Carmen Calvo puso de manifiesto el esfuerzo que se había realizado en el municipio por celebrar estas jornadas, que permitirán a sus vecinos adentrarse en sus orígenes y su historia para llegar a conocerse mejor a si mismos.

Igualmente, puso de manifiesto su cariño hacia la localidad y se sintió afortunada de ser quien impulsó la restauración de la Torre de Don Lucas cuando era consejera de Cultura de la Junta.

Tras la inauguración, José María Maestre pronunció la primera conferencia, que basó en un amplio trabajo de investigación para ver la similitud existente entre el municipio y los cerca de 80 pueblos, en su mayoría de Andalucía, que fueron fundados en el siglo XVI por la orden de los Mínimos, a los que se llamó «victorios».

Posteriormente, Rosario Camacho habló sobre el convento de Nuestra Señora de La Victoria de Málaga y cerró la jornada José María Prunes hablando sobre la Fundación de los Mínimos en España: del Renacimiento a la desamortización de Mendizábal.

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje