DE CONVENTO DE FRANCISCANAS, ESCUELAS, CUARTEL, TEATRO, MERCADO, LUGAR DE VERBENAS, MÍTINES, CONCIERTOS, PREGONES DE SEMANA SANTA… CONSTRUCCIÓN E INAUGURACIÓN DEL MERCADO EN 1937 (II)

POR MANUEL LÓPEZ FERNÁNDEZ, CRONISTA OFICIAL DE VILLANUEVA DEL ARZOBISPO (JAÉN).

Plaza de Abastos. Fotos,Archivo cronista sin firma de autor.

El lugar para la venta de los distintos productos se realiza en la Plaza Mayor, se vende carne, pescados, embutidos, aves de corral, miel, buñuelos, leche, hortalizas y frutas, objetos de uso personal, ropas, hilos… estando gravada con un impuesto diferente, cada una de las mesas o lugares ocupados. 

En 1920 se quiere suprimir la venta de todos los artículos en el lugar de la Plaza Mayor: “Que siendo antiestético e higiénico y molesto para el vecindario la instalación permanente de casetas o sombrajes efectuadas en el mes actual-enero- por los revendedores de artículos diversos del comercio, en el único paseo de esta población se sirva trasladar a otro lugar más adecuado. Que se planten tres hiladas de árboles o acacias y se examine quitando las piedras salientes. Que la comisión de ornato indique la calle en que deben colocarse los hortelanos. Que se planten árboles en las calles”.  

En 1924 al producirse un incendio, deciden derribar los restos del exconvento de San Francisco. Comienzan a levantar muros para aislar los patios de los vecinos..

En reunión de la Asamblea Local de Cruz Roja de noviembre de 1925, acuerdan que: “se solicite al Ayuntamiento de esta localidad la cesión de una casa que existe en el Exconvento de San Francisco conocida por “la que habitó Campiña, para hacer en ella las reformas que sean adecuadas por cuenta y con cargo de los fondos de la Institución, y que la expresada  cesión si así conviniese se haga para que mientras exista la Asamblea Local, reservándose como es natural la propiedad del inmueble el Municipio en cuestión a cuyo beneficio quedarían todas las reformas y mejoras que se hiciesen en la casa, caso de disolución  de la Cruz Roja en esta ciudad. Puede servir como argumento del Sr. Presidente los innumerables servicios benéficos que presta la Institución, curas de urgencias, funcionamiento de la ambulancia para todos aquellos casos en que hay que transportar algún herido o enfermo. “

En una nueva reunión, el Sr, Presidente presentó los planos y documentos de cesión del terreno otorgado por el Ayuntamiento para la construcción de un edificio social. Debatiendo si sería mejor por administración o contrata y solicitando a la Corporación las dimensiones que se han de dar al paso de la propiedad de  D. Leandro Bago.

El Ayuntamiento encarga a D. Manuel López Ramírez, maestro constructor de la Casa de los Arcos, los proyectos para el Mercado de Abastos y Plaza Mayor, una vez realizados, no llegaron o no pudieron aceptarlos, por lo que los honorarios de D. Manuel, se abonaron tras varias peticiones.

Realizan la explanación del solar del Mercado de Abastos, con numerosos jornales, y dirigidos los obreros por el maestro de obras Francisco Quesada Carrillo. En septiembre de 1932 siendo alcalde de la localidad D. Modesto Elías Bedmar, preocupa a la Corporación la construcción del Mercado de Abastos, y solicitan a la Compañía de Fomento de Obras Públicas de Barcelona, presenten un contrato para su construcción, que serviría para mitigar, en parte, la grave crisis de trabajo y empleo. El presupuesto del Mercado es de 115.953 pesetas.

En agosto de 1934 el concejal Sr. Sánchez Rodero ruega se gestione el estado en que se encuentra el préstamo solicitado por esta ciudad para la construcción de una Plaza de Abastos. 

En el pleno de noviembre de 1935 se recibe un saluda del Subsecretario de Industria y Comercio y dos telegramas de los Diputados D. Genaro Navarro y D. José Pérez de las Rosas, que la Junta contra el paro ha concedido una subvención para la construcción de un Mercado de Abastos en esta ciudad de 34.618, 53. Pesetas.

El Proyecto fue realizado por el Arquitecto Provincial Don Luis Berges Martínez, el aparejador de Villacarrillo, D. Pascual Navarrete Martínez intervino en la obra; empiezan los trabajos de los obreros, en junio de 1936 realizan la petición de la tubería para la traída de aguas. Se le pagan al arquitecto 4385 pesetas por la confección del plano de la Plaza de Abastos.

El Auto Sport facilita el material eléctrico necesario en la construcción.

En julio 1937 en sesión plenaria se informa que en el estudio primero no se tuvo en cuenta la realización de otras obras como la construcción de un sótano y el acceso por la calle García Hernández (Palma) obras de sumo interés y necesidad, como por los beneficios del vecindario. Que estando próximo el terminar a falta solamente de esta ampliación, podrían quedar obreros en paro, con la falta de medios para llevar a sus hogares el sustento de su familia, deben llevarse las obras por administración directa. El presupuesto de esta ampliación fue de diecisiete mil cien pesetas.

Venta de carne en Plaza Mayor

Se le abonan a D. Sebastián Manjón Sánchez la cantidad de mil quinientas pesetas por los desperfectos ocasionados en la casa de su propiedad en la calle Palma 12, con motivo de la construcción del Mercado de Abastos. Se expropió la parte de un molino aceitero y cocheras propiedad de Doña María de las Flores Quesada Berrio, por ser declarado el terreno de utilidad pública de dichas obras. Con posterioridad valoraron este terreno en 3.378, 52 Para realizar la entrada por la calle Palma, hubo que expropiar otros terrenos el de Dª María Segovia y la demolición de la casa local destinado a Horno de Pan de Gloria Crespo en la misma calle, valorando la casa en 3.500 pesetas. 

Por fin en 1937 se inaugura el Mercado. Fecha de inauguración el 21 de agosto cursando invitación al Gobernador y otras autoridades y se comunicó el acto al vecindario. “ Se acordó por unanimidad fijar el día 21 del actual y hora a las siete de la tarde para la inauguración del Mercado de Abastos de esta ciudad y a tal efecto y con el fin de que al expresado acto se le dé el realce que merece, se hará por la Presidencia las invitaciones necesarias ,tanto al Sr. Gobernador Civil y demás autoridades provinciales, como a los grupos políticos y sindicales de la localidad  y empleados del municipio en general y por último que se redacte un bando  en tal sentido para conocimiento del pueblo en general” 

En 1938 nombran como Conserje del Mercado a Francisco Ureña López.

Mercado de Abastos, lugar de verbenas, mítines, festivales de teatro, música…mil historias cotidianas de los vecinos, que quedan en el corazón y el recuerdo; algunos de estos hechos debían recogerse para que nunca llegue el olvido.

Tras el periodo de la guerra civil y primeros años de la posguerra, el Mercado era el centro comercial de la localidad, si todos los días asistían numerosos vecinos para realizar sus compras, los viernes y sábado había que madrugar ante las numerosas colas en todos los puestos de venta: carniceros, pescaderos, hortelanos…

Consultados los libros de actas de plenos del Ayuntamiento en los distintos años

FUENTE: CRONISTA

 

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje