EL HOMENAJE AL QUE FUE CRONISTA OFICIAL DE LOGROÑO, JERÓNIMO JIMÉNEZ, CITÓ A NUMEROSOS FAMILIARES, AMIGOS Y COMPAÑEROS

Los organizadores y participantes en el homenaje a Jerónimo Jiménez posan en torno a Matilde, su viuda. / J. MARÍN.

Los organizadores y participantes en el homenaje a Jerónimo Jiménez posan en torno a Matilde, su viuda. / J. MARÍN.

“Fue un logroñés cien; un riojano ilustre; un CRONISTA cabal entregado al oficio y, sobre todo, fue un hombre bueno”. Con estas certeras pinceladas se refirió a Jerónimo Jiménez su compañero de la ASOCIACÍON DE CRONISTAS OFICIALES DE ESPAÑA, MIGUEL MORENO MORENO. La suya y otras voces se unieron ayer tarde al homenaje que se rindió al que fue CRONISTA OFICIAL DE LOGROÑO durante Casi tres décadas. Ocurrió en el Ateneo Riojano, en un entrañable acto que dio cita a compañeros a compañeros, amigos y familiares –entre ellos Matilde, su esposa, e hijos-, y donde ni siquiera faltó el pequeño Mauro, el benjamín de la familia, con apenas veinte días de vida.

El homenaje, auspiciado por el propio Ateneo y los Amigos de La Rioja, permitió evocar la figura de Jerónimo Jiménez, indagar en su inteligente labor como profesor, cronista, estudioso y escritor, y descubrir algunos aspectos personales y familiares que difícilmente hubieran salido de él, tan discreto y tímido como era.

Así, María José Marrodán, directora del Ateneo, recordó su paso por esta institución y subrayó su carácter amable y su comprensión. Con Jerónimo coincidió también en el colegio de San José, donde ejercía como un director “más pendiente de las personas que de las leyes”.

Des la Asociación de Amigos de La Rioja, Federico Soldevilla apuntó que “lo que más amaba Jerónimo era su Logroño, pero también abrió fronteras”. Fundó y luego presidió la ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DE CRONISTAS OFICIALES y suyo fue el mérito, entre otros muchos, de que DON JUAN CARLOS DE BORBÓN aceptara ser “CRONISTA DEL REINO”.

Su hijo Fernando cerró el acto revelando algún secreto familiar de Jerónimo. Contó que “el sonido de su máquina de escribir, que incluso se llevaba de vacaciones, fue nuestro despertador durante muchos años”.

Durante más de treinta años, Jerónimo Jiménez trasladó sus conocimientos y la propia historia de Logroño a las páginas de Diario LA RIOJA. Ayer su director, José Luis Prusen, recordaba el “trato exquisito” que en el periódico brindaba este colaborador de lujo, “su extraordinaria capacidad de trabajo y su elevadísima calidad como ser humano”.

De la generosidad de Jerónimo –comentó- hablaba “esa desbordante capacidad para dispensar atenciones; para atender cualquier consulta; para orientar un reportaje desde su profundo y extenso conocimiento de nustra tierra”.

Tras sus palabras, las de Luis Sáenz Gamarra, al frente del servicio de documentación de LA RIOJA y quien en un primer momento se hizo cargo de la sección durante años firmada por Jerónimo. Su relación se estrechó durante los últimos momentos del CRONISTA, ya enfermo. Entonces, “su perseverancia fue verdaderamente heróica para seguir con su trabajo”, dijo.

Empeño casi personal de Sáenz Gamarra fue que el CRONISTA OFICIAL DE LOGROÑO tuviera una calle en la ciudad. Y ahora que ya la tiene (una plaza, en el barrio de La Cava, aún pendiente de inaugurar), va más allá. Ayer, durante su alocución, propuso la reedición de alguna, si no de todas las obras de Jerónimo Jiménez.

Aún tendrían que intervenir el director del IER, José Miguel Delgado, y la archivera municipal, Isabel Murillo, para saber explicó el concejal de Cultura, Javier García Turza, está previsto reeditar “Las calles de Logroño” con el material inédito que Jerónimo dejó. Sus hijos supervisarán el nuevo libro.

EL PROTAGONISTA

JERÓNIMO JIMÉNEZ: (Logroño, 1934-2003) estudió Magisterio en la especialidad de Lengua Inglesa, y se licenció en Ciencias Políticas.

DOCENTE: Además de profesor, fue director de tres colegios públicos.

CRONISTA OFICIAL DE LOGROÑO desde 1975 y fundador de la ASOCIACIÓN

ESPAÑOLA DE CRONISTAS OFICIALES en 1979, entidad que llegó a presidir.

ACADÉMICO DEL IER desde 1977 y socio del Ateneo del que fue su presidente entre 1982 y 1984.

COLABORADOR de Diario LA RIOJA desde 1970.

Fuente: “La Rioja”- Sábado, 28 de abril de 2007 – Por E. Espinosa

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje