LES HISTORIES DE FIDALGO – UN REVUELTIN DE MEJILLONES.

POR JOSÉ ANTONIO FIDALGO SÁNCHEZ, CRONISTA OFICIAL DE COLUNGA (ASTURIAS)

Pues señor… Hoy, víspera de la Asuncion (fiesta que en La Isla, de Colunga, celebran con gran animación), amaneció con día soleado y no caluroso en demasía. Eso quiere decir «tentación de escapada» y, claro, uno que es sensible a tales sugerencias… pues. «! p’al mercau de Cangues d’Onis!», primera capital del reino de España.

! Madre del Amor Divino!. Aquello no era multitud. Era, como decía un buen amigo mío de Pivierda.! UNA VEGADA XENTE!. Y,! oh maravilla!, gracias a Dios y a un conductor que abandonaba su aparcamiento… pude aparcar mi coche.

Buen, muy buen mercado el de Cangas. Yo siempre voy «a tiro fijo». Compro un quesin de Quesería LA COLLADA, elaborado en Amieva ; visito y saludo a FELISINA, una vendedora de productos caseros que ella cultiva o elabora con máxima garantía de calidad. Sus quesinos de afuega’l pitu y sus chorizos son de «empujame columpio».

Y termino la mañana con una cervecina fresca en el Hotel Restaurante LOS LAGOS donde es tradicional el obsequio dominguero de una tapina de paella al estilo del gran cocinero RAMÓN CELORIO.

A las tres de la tarde, regreso en Colunga «y en sin nada pa comer».

Solución : inventiva CASA PRUDO.

La cosa fue sencilla, fácil, rápida y exitosa. Teníamos en la nevera unos mejillones ya cocidos ayer sábado y en la despensa patatas, huevos, ajos, tomates, aceite, sal…

Vean, vean lo que hicimos :

1.- Pelamos una patata grande y la troceamos muy en menudo. Freímos esa patata junto con una guindilla de Cayena y dos dientes de ajo muy picadinos. La fritura a fuego moderado.

2.- Agregamos los mejillones a la fritura anterior y dejamos rehogar unos 3 minutos

3.- Batimos 3 huevos camperos de Granja Taramundi (comprados en Alimerka) y cuajamos el revuelto al modo acostumbrado que, para mi gusto, ha de ser más bien, flojo (no muy cuajado)

4.- Complementamos con unas rodajas de tomate ligeramente rociadas con aceite AOVE malagueño.

! Qué maravilla! Un manjar de meigas gallegas, las que cuidan y protegen las bateas de las Rías Baixas. Hoy, en Colunga, me sentí en Sanxenxo.

No les miento. Vean la foto.

FUENTE: https://www.facebook.com/LesHistoriesdeFidalgo/

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje