CRÓNICAS DE ZACATECAS – RECIENTE ADQUISICIÓN BIBLIOGRÁFICA PARA LA BIBLIOTECA DE LA CRÓNICA

POR MANUEL GONZÁLEZ RAMÍREZ, CRONISTA DE ZACATECAS (MÉXICO)

Ha llegado una nueva joya a nuestra biblioteca: «Los hallazgos de Ichcateopan»

Quizás a muchas personas no les diga nada el título. Es un informe publicado en México en 1962, hace 60 años, y consta de 550 páginas.

En ese documento impreso, la comisión científica correspondiente determinó que los restos encontrados en Ichcateopan no corresponden al último tlatoani de Tenochtitlan.

Recordemos que en ese poblado, la arqueóloga #zacatecana Eulalia Guzmán Barrón, encontró unos restos y se presumió que eran de Cuauhtémoc.

Hace algunos años vino a Zacatecas uno de los integrantes de esa comisión científica. Le pregunté sobre el tema y me respondió: “La maestra Eulalia era una gran persona. Yo la traté durante un buen tiempo. Desafortunadamente… la usaron (los políticos)”.

El muy eminente Eduardo Matos Moctezuma, al respecto afirmó que el de los restos de Cuauhtémoc es uno de los casos más polémicos en la no pocas veces difícil relación entre la investigación arqueológica y el uso que para su conveniencia hacen de ella los políticos. Con sólidos argumentos científicos, Eduardo Matos deja claro que los huesos encontrados en Ichcateopan no pertenecen al afamado tlatoani y nos enseña que tal idea se sostuvo porque así convenía a los gobernantes en turno.

CAMBIOS DE NOMBRES DE LUGARES

 ICHCATEOPAN:

El nombre (a veces escrito Ichcateopan) algunas fuentes afirman que el verdadero nombre de la zona es Zompancuahuithli, y el nombre fue cambiado a Ixcateopan después de la llegada del supuesto cuerpo de Cuauhtémoc y medios.

SAN PEDRO PIEDRA GORDA:

Ese era el nombre del municipio natal de la maestra Eulalia Guzmán Barrón, sin embargo, le dieron el nombre de Cuauhtémoc, el 29 de diciembre de 1959 en honor al último emperador azteca Cuauhtémoc, cuyos restos fueron descubiertos por la arqueóloga zacatecana. Esto último fue desmentido y publicado en << Los hallazgos de Ichcateopan >. Manuel González Ramírez Cronista de Zacatecas 13 de agosto de 2022.

501 aniversario de la caída de Tenochtitlan y de la captura de Cuauhtémoc.

LA CAPTURA DE CUAUHTÉMOC, ÚLTIMO TLATOANI DE TENOCHTITLAN

13 de #agosto de 1521.

«Y como en aquel instante iban otras muchas canoas, llena la laguna de ellas, y Sandoval luego tuvo noticia que Cuauhtémoc iba huyendo, mandó a todos los bergantines que dejasen de derrocar casas y siguiesen el alcance de las canoas e mirasen que tuviesen tino a qué parte iba el Cuauhtémoc, e que no le ofendiesen ni le hiciesen enojo ninguno, sino que buenamente le procurasen de prender. Y como un Garci Holguín, que era capitán de un bergantín, amigo del Sandoval, que era muy ligero e gran velero su bergantín y traía buenos remeros, le mandó Sandoval que siguiesen a la parte que le decían que iba con sus grandes piraguas el Cuauhtémoc huyendo, y le mandó que si le alcanzase, que no le hiciese enojo ninguno más de prenderle, y el Sandoval siguió por otra parte con otros bergantines que le acompañaban.

E quiso Nuestro Señor Dios que el García Holguín alcanzó a las canoas y piraguas en que iba el Cuauhtémoc, y en el arte y riqueza y sus toldos y asiento en que iba le conoció que era Cuauhtémoc, el gran señor de México, y hizo por señas que aguardasen, y no querían aguardar, e hizo como que le querían tirar con las escopetas y ballestas. Y el Cuauhtémoc desde que lo vio tuvo miedo y dijo: «No me tire, que yo soy el rey de esta ciudad e me llaman Cuauhtémoc»

Y como el Holguín lo oyó, se alegró en gran manera y con mucho acato le abrazó y le metió en el bergantín a él y a su mujer y a treinta principales, y les hizo sentarse en la popa en unos petates y mantas y les dio de lo que traían para comer, y a las canoas donde llevaba su hacienda no les tocó en cosa ninguna, sino que juntamente los llevó con su bergantín.

Se prendió a Cuauhtémoc y sus capitanes el trece de agosto, a hora de víspera, en día de señor San Hipólito, año de mil quinientos y veinte y un años».

Bernal Díaz del Castillo.

Historia verdadera de la conquista de la Nueva España.

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje