CRÓNICA DE LAS FIESTAS DE XIXONA 2022.

POR BERNARDO GARRIGÓS SIRVENT, CRONISTA OFICIAL DE XIXONA (ALICANTE)

Este año la conversión de la pandemia mundial en una enfermedad febril generalizada hizo que al inicio del verano se vislumbrara la posibilidad de que los jijonencos pudieran gozar de las tradicionales fiestas de Moros y Cristianos dedicadas a sus patronos, San Bartolomé y San Sebastián. El calendario hizo que los tres días de fiestas mayores se conmemoran los días 20, 21 y 22 de agosto.

Sábado 16 de julio proclamación de cargos festeros.

El pistoletazo de salida de esta edición festera hay que situarlo en el sábado 16 de julio cuando a las 22.30h se celebró en el barranc de la Font el acto de proclamación de los capitanes y abanderados de fiestas, la elección de los festers de l’Any del bando moro y cristiano y la concesión de la batuta al director del Himno de Fiestas. El evento fue organizado por el Ayuntamiento de Xixona y la Federació de Sant Bartomeu i Sant Sebastià, entidad organizadora de las fiestas.

En el acto se alternaron la presentación de los diferentes cargos festeros con algunas actuaciones de teatro y ballet. El espectáculo estrella era la representación por parte de un sólo actor de la adaptación del Llibre de les Besties que está integrado en el Llibre de les Meravelles de Ramón Llull. Una fábula representada en tres partes de una forma ejemplar, pero evidentemente no era el espectáculo que los asistentes a esta presentación de cargos festeros esperaban. Los ballets de Gisela Comins estuvieron bastante bien, aunque seis bailarinas sobre el escenario pudieran ser insuficientes.

El primer acto fue la elección del director del Himno de Fiestas. Fue elegido José Mira Galiana, Canana, jijonenco, músico percusionista de la Unión Musical de Xixona, que ha cumplido ya 50 años de compromiso musical. Fue festero de la filà Cavallers del Cid y Capitán de Fiestas del Bando Cristiano en 1987. José será el encargado de dirigir a todas las bandas oficiales de las fiestas de Moros y Cristianos tras la presentación de bandas en la mañana del primer día de fiestas, el 20 de agosto.

A continuación se procedió al acto del nombramiento del Fester de l’Any moro y cristiano. Estas distinciones han recaído en dos personas que han realizado un trabajo interno en sus propias filaes. Por el bando moro fue elegido Adolfo Llinares de la Rosa de la filà Moros Grocs y por el cristiano, Vicente Sala Llinares de la filà Llauradors.

Un ballet dio paso a la proclamación de la capitana y el abanderado del bando cristiano, Esther y Fernando Ferrándiz Candela de la fila Llauradors. Estos festeros manifestaron que su capitanía desea rememorar la capitanía de sus padres Benjamín y Esperanza, de la que en 2020 se cumplían los 25 años. Especialmente dedicaron esta proclamación y todas las fiestas a su madre, Esperanza, fallecida hace algunos años.

Después fue el turno del bando moro representado por Fernando Bellido Bernabeu y David Bartolomé Serra Iváñez, capitán y abanderado de fiestas de la filà Marrocs que estuvieron acompañados por cuatro amigos más con quienes compartirán estos cargos, Álvaro Cristóbal Reuter Mullor, Fernando Sirvent Ballester, Marcelo Valls Moreda y Jordi Planelles Cortés. Los máximos cargos festeros recibieron la medalla de plata de la ciudad y el cartel de fiestas por parte de Isabel López Galera y Ricardo Mira García, alcaldesa y concejal de fiestas de Xixona. Sobre la medianoche terminó este primer acto festero.

Sábado 23 de julio Dia del Senyal.

El sábado 23 de julio de 2022 era el día marcado en el calendario para que la fiesta de Moros y Cristianos, tras dos años de espera, recuperara la calle, con el Dia del Senyal. Un día dedicado a conmemorar el milagro de San Sebastián ocurrido el 24 de julio de 1600, cuando derramó sus lágrimas y la villa de Xixona se libró de la peste y a recordar que las fiestas están a la vuelta de la esquina.

La fiesta arrancó muy temprano a las 9.00h de la mañana con el pasacalle que llevó a las autoridades festeras y locales desde el Ayuntamiento hasta la ermita de San Sebastián en el Raval donde se produjo el milagro en 1.600. A las 9,30h, con la calle Raval completamente abarrotada, la campana de la ermita comenzó a repicar y la imagen de San Sebastián llevada a hombros por un buen número de jóvenes de diferentes filaes salió a la calle y comenzó la procesión que transcurrió por toda la calle. La procesión culminó al entrar de nuevo el santo a la ermita, dando inicio la misa en conmemoración del milagro de San Sebastián oficiada por Eugenio Amoros, cura de la localidad. Contó con la presencia de cargos festeros, autoridades locales y asiduos devotos que abarrotaron la pequeña iglesia.

Tras la misa la filà Llauradors organizó un almuerzo popular para los vecinos y festeros congregados en la calle Raval.

Después, la fiesta se trasladó a la principal artería de la localidad, la avenida de la Constitución donde a las 13.00h aquellas filaes que lo desearon desfilaron por dicha calle. Sobre las 14.00h las filaes se fueron a sus locales para comer.

A las 17.30h a las puertas de la heladería Antiu Xixona comenzó la primera ronda del campeonato de cotos (guiñote) de gran tradición; puesto que ya se celebraba a comienzos de la década de 1970.

A las 19,35h comenzó el desfile del Dia del Senyal por la avenida de la Constitución. La primera escuadra estaba formada por los capitanes y abanderados del bando cristiano seguida por sus homónimos del bando moro. La tercera escuadra estaba integrada por Esther y Benjamín Ferrándiz, capitana y abanderado del bando cristiano de la flà Llauradors y Álvaro Reuter (con la bandera), David Serra, Marcelo Valls, Fernando Bellido, Fernando Sirvent y Jordi Planelles capitanes del bando moro de la filà Marrocs. La cuarta escuadra estaba formada por los delegados de filà, en la que se echó a faltar a los representantes de Kaimans, Moros Vermells y Marrocs y miembros de la Junta Directiva de la Federació de Sant Bartomeu i Sant Sebastià. La Unió Musical de Busot de la filà Llauradors puso las notas musicales.

Sobre las 20.00h terminó el desfile delante de las puertas del Ayuntamiento. A continuación los máximos cargos festeros y el presidente y la secretaria de la Federació de Sant Bartomeu i Sant Sebastián salieron al balcón de la Casa Consistorial para escuchar la interpretación del Himno Fiestas y contemplar el descubrimiento del cartel oficial de fiestas. El cartel de fiestas fue descubierto por Ricardo Mira García, concejal de Fiestas y César Álvarez Sánchez, autor del cartel y delegado de la filà Cavallers del Cid.

Dos grandes tracas marcaron el inicio del primer desfile del Dia del Senyal. El orden fue el siguiente: 1º Contrabandista, 2º La Canyeta, 3º Cavallers del Cid, 4º Piratas-Marinos, 5º Llauradors (Capitanía Cristiana), 6º Moros Vermells, 7º Moros Grocs, 8º Kaimans, 9º Moros Verds y 10º Marrocs (capitanía Mora).

A las 23.00 h comenzó el segundo desfile, con el mismo orden que el anterior, que terminó cerca de las 1.30h de la noche.

Un primer contacto con las fiestas que fue del agrado de los festeros y del público, quienes por unos momentos se olvidaron de la pandemia mundial.

El viernes 29 de julio a las 19,30h en el Teatret fue presentada la revista oficial de fiestas que lleva por título El Programa. De este acto ya dimos cuenta en esta misma publicación en el número de la primera quincena de agosto.

Sábado 30 de julio el Correfoc.

El sábado 30 de julio se celebró uno de los actos más esperados y concurridos de las fiestas de Xixona, el Correfoc. A media tarde fueron concentrándose en la principal arteria de la ciudad todas las collas participantes en el Correfoc. Este año han sido un total de 5 collas: L’Arraix de El Campello, El Tossal de San Vicent del Raspeig, El Cocó d’Alacant, El Pinyol de Callosa d’En Sarrià y la colla de dolçainers i tabaleters Els Arreplegats de Xixona. A las 18.15h arrancó el pasacalle festivo por gran parte del núcleo urbano para terminar a partir de las 19.30h por un desfile por la avinguda de la Constitució hasta la puerta del Ayuntamiento donde todas las collas conjuntamente interpretaron: La Mumerota de José Rafael Pascual Vilaplana. A las 23.00h comenzó el Correfoc un pasacalle en el que los dimonis lanzan a los participantes el fuego del Infierno y los asistentes bailan al son de la dulzaina y el tamboril para no chamuscarse. Tras dos años de ausencia se notó entre los participantes y el público que había muchas ganas de disfrutar del fuego en una noche tropical en la que el termómetro marcaba a la medianoche los 27º. El punto álgido se halló en la Plaça, principal avenida de la localidad, donde se llegó a una total comunión entre músicos, dimonis y público que bailaba sin cesar y sin desear que el espectáculo pusiera su fin.

Sábados 6 y 13 de agosto, Soparets de las Capitanías.

Los sábado 6 y 13 de agosto los festeros de las 10 filaes que participan en las fiestas de Xixona salieron a la calle a desfilar y disfrutar de los pasodobles compuestos especialmente para las fiestas de Moros y Cristianos. A las 20.00h se hizo un primer desfile por la avinguda de la Constitució para al finalizar dirigirse a sus locales sociales (llamados kábilas) para cenar. Tras reponer fuerzas se realizó un segundo desfile. Estos días los festeros no lucen sus lujosos trajes de fiesta, sino que cada uno luce la camiseta identificativa de su filà.

El día 6 brilló extraordinariamente la filà capitana del bando moro, els Marrocs al celebrar su cena especial en la que participaron alrededor de 500 invitados y contó con la animación musical de la Agrupación Artístico Musical El Trabajo. El día 13 fue el turno de la capitanía del bando cristiano, la filà Llauradors, que organizó una cena para sus 200 invitados en plena calle, La Sarga.

Del lunes 8 al jueves 11 de agosto los jóvenes de Xixona pudieron asistir a la Escola de Festes donde aprendieron el origen y los principales actos de las fiestas de Moros y Cristianos y aprovecharon para desfilar. (De esta actividad ya dimos cuenta en mi artículo “El cronista colabora con las fiestas de Moros y Cristianos”, publicado en el número de la 2ª quincena de agosto).

Lunes 15 de agosto. Festividad de la Virgen de la Asunción.

La trilogía festera tiene su prólogo dorado el día 15 de agosto, festividad en la que se conmemora la ascensión de la virgen María a los cielos. La Virgen de la Ascensión es la patrona de la iglesia parroquial y su altar mayor, obra de Octavio Vicent, está dedicado a ella.

A las 9 de la mañana la música de la Agrupación Artístico Musical El Trabajo fue la encargada de despertar a los jijonencos con el pasacalle que realizó por buena parte del casco antiguo y sus calles adyacentes. Sobre las 11 horas los músicos al ritmo del pasodoble José Francés, el xixonenc de Rafael Mullor Grau desfilaron por la avinguda de la Constitución para terminar a las puertas de la Societat El Trabajo.

A las 19.30h el cura párroco Eugenio Amorós ofició la misa en honor de la Virgen de la Ascensión en la que participaron un buen número de jijonencos.

A renglón seguido en el castillo de fiestas situado al inicio de la avinguda de la Constitución se celebró la Embajada Infantil. Este año y tras dos años de no fiestas los tradicionales actores han crecido y han pasado de adolescente a jóvenes por lo que se ha tenido que asumir un relevo generacional que ha afectado a todos los actores. Estos nuevos actores fueron: Manolo Gómez Piñero, embajador moro; Paula Samper Ramos, centinela mora; Mar Gisbert Carbonell, bajá; Rubén García Sánchez embajador cristiano; Alexia Verdú Arques, centinela cristiana; Joan Joel Abarca Yunga, capitán cristiano. La estafeta cristiana a caballo fue realizada por Paula Galiana Sirvent de la filà Piratas-Marinos. En las semanas previas fueron aleccionados por Alfonso Zaragoza Miquel, exembajador y director del proyecto de la Escola d’Ambaixadors. Un proyecto que pretende enseñar a los jóvenes de la localidad el origen de las embajadas y a declamar en público, para que cuando sea necesario puedan sustituir a los embajadores titulares, ya sea por indisposición, enfermedad o jubilación. Hay que destacar que Xixona es la población donde más embajadas se representan, cinco en las fiestas patronales de agosto y 3 en las fiestas de los Heladores. Los embajadores infantiles declaman los textos de la embajada del moro y del cristiano, textos que posiblemente datan de mediados del siglo XIX.

Tras la embajada infantil a los jijonencos les quedó poco tiempo para tomar tan sólo un pequeño refrigerio y trasladarse al barranc de la Font para deleitarse con el Concierto Especial de Fiestas y la lectura del Pregón.

El concierto corrió a cargo de la Agrupación Artístico Musical El Trabajo dirigida por su director titular David González Tormo. Este año se ha querido homenajear a las figuras de Ramón Garcia Soler y Rafael Mullor Grau, compositores y músicos que marcaron la evolución de la música de las fiestas de Moros y Cristinaos a comienzos del siglo XX con la composición de obras emblemáticas que con el paso del tiempo se han convertido en clásicos del género.

Las obras interpretadas en la primera parte fueron las siguientes: Pepe el rompe, rapsodia masera de 2004 compuesta por Ramón García Soler; Gaudium!, pasodoble de 1998 también de Ramón García Soler; Alcázar de Elda, marxa cristiana de 2000 de Rafael Mullor Grau; Pacos del Gurugú, marxa mora de 2003 de Ramón García Soler; David, marxa cristiana de 1997 compuesta por Ramón García Soler que este año cumple su 25 aniversario y Músic i Llanero, marcha mora de 1992 de Rafael Mullor Grau.

Tras la interpretación magistral de esta primera parte del concierto fue el turno de la lectura del pregón por parte de Javier Blanes Espí, jijonenco, médico y festero afincado en Valencia. Javier agradeció inicialmente el nombramiento y tuvo un recuerdo especial a su padre, Ángel, militar de profesión quien a pesar de residir siempre fuera de su ciudad natal llevó en el corazón a Xixona e inculcó ese amor a sus hijos. También expuso que su padre estaría especialmente ilusionado con la restauración del castillo por la que abogó junto con Fernando Galiana Carbonell y José E. López Mira. Después recordó su currículum festero debutando de niño de la mano de su primo Uge (Eugenio) en els moros Vermells, para pasar en la juventud a La Cañeta y ya en la madurez, gracias al recibimiento dado a su mujer por parte de sus amigas Piratas, decidió pasarse a esta filà para acompañarla. Javier destacó que las fiestas son un espacio para el encuentro, la alegría, la nostalgia y sobre todo para las ilusiones que cada año se renuevan. Por último, calificó a estas fiestas como las del reencuentro y para él van a ser las mejores debido al privilegio de ser su pregonero. Tras el pregón Isabel López Galera, alcaldesa de Xixona colocó en la solapa de la chaqueta del pregonero la insignia de oro de la ciudad y Ricardo Mira García, regidor de fiestas, le entregó el cartel de fiestas.

Seguidamente Isabel López Galera, alcaldesa de Xixona tomó la palabra y manifestó que sentía una gran emoción, compartida sin lugar a dudas por todos los jijonencos, por poder celebrar ya unas fiestas sin restricciones, sin mascarillas. La alcaldesa destacó que en esa noche mágica de reencuentro se había propuesto tres misiones, la primera tener memoria de lo sucedido, la segunda agradecer el papel de los protagonistas de nuestras fiestas y la tercera felicitar a todos las fiestas. La alcaldesa manifestó estar muy orgullosa por la labor de difusión de los valores jijonencos que realiza el pregonero allí por donde va. Deseó a todos sus conciudadanos que disfrutaran de las fiestas intensamente, de forma positiva, pero con conocimiento. También tuvo un recuerdo hacia los jijonencos que en estos momentos no pueden disfrutar de sus fiestas por estas trabajando ofreciendo los mejores helados artesanos.

En la segunda parte las obras interpretadas fueron dirigidas por sus propios compositores y fueron las siguientes: Laura-94 pasodoble de 1994 y Reina marcha mora de 1996 compuestas por Ramón Garcia Soler; José Francés el xixonenc, pasodoble de 1986 y Saxum, marcha cristiana de 2003 compuestas por Rafael Mullor Grau.

Tras casi dos horas finalizó este acto que marcó el inicio de la semana grande de las fiestas de moros y cristianos de Xixona.

Jueves 18 de agosto La Procesión

El principal cambio que se ha producido en las fiestas de Moros y Cristianos ha sido la Procesión. Tradicionalmente la Procesión era el acto con el que se concluían las fiestas. Se celebraba a las 22.30h del tercer día de fiestas. Su objetivo fundamental era agradecer a San Bartolomé y San Sebastián, patronos de la ciudad, que las fiestas habían transcurrido en orden y se habían desarrollado de forma magnífica. En este acto sólo podían participar los festeros, que debían ir vestidos con el traje de gala y a aquellas personas que al año siguiente iban a salir a fiestas. Estos últimos irían de paisano, pero llevarían una prenda del traje de su fila (capa, casco, chaleco). Con el paso del tiempo el número de festeros que participaban en la Procesión ha ido cada vez a menos, sobre todo la gente joven que ajena de la pasión religiosa prefería irse a descansar o a continuar la fiesta en los locales de ocio nocturno.

La Federació de Sant Bartomeu i Sant Sebastià, entidad organizadora de las fiestas por delegación del Ayuntamiento, aprobó el cambio de día de la Procesión pasando del tercer día de fiestas (lunes) al jueves anterior y abrió la participación a festeros y no festeros. Los festeros no desfilarán con el traje de gala de sus filaes; sino con la camiseta identificativa empleada en los Soparets. Este cambio pasó por tres filtros festeros: Junta Directiva, Junta Permanente y Asamblea General, sin embargo en todo este procesó la Federació no informó ni contó con la opinión de la Junta Parroquial. Cuando la idea salió a la luz pública por las redes sociales se desató una batalla a favor y en contra del acto. Es evidente que, aunque tras ello, se produjo un cierto diálogo, hay que seguir hablando para consensuar la mejor forma para que este acto no decaiga; sino que remonte el vuelo.

A las 20.30 las puertas del Ayuntamiento era un hervidero de jóvenes que deseaban participar en la Procesión. Al ritmo de la Unión Musical de Xixona las autoridades locales y festeras con los capitanes y abanderados de fila y de fiestas desfilaron hacia la Iglesia Parroquial. La primera imagen en salir fue San Bartolomé, que fue acompañado en fila india por festeros y no festeros del bando moro. Delante de la imagen del patrono de Xixona desfilaron en escuadra dos representantes de las filaes moras con su bandera y ataviados con el uniforme de los Soparets y tras ella la Unió Musical de Xixona.

Seguidamente procesionó el bando cristiano de la siguiente forma: primero, dos representantes de cada filà cristiana con su bandera y vestidos con el uniforme del Soparets formando escuadra; segundo, la imagen de San Sebastián; tercero, los capitanes y abanderados de fiestas del bando moro y cristiano con la vestimenta oficial de sus filaes; cuarto, delegados de filà y miembros de la Junta Directiva de la Federació de Sant Bartomeu i Sant Sebastià; quinto, autoridades locales y por último la Agrupación Artístico Musical El Trabajo de Xixona.

El músico jijonenco Adán Bernabeu García regaló de parte de la Agrupación Artístico Musical El Trabajo a la Federació de Sant Bartomeu i San Sebastián la marcha de procesión Sant Bartomeu i Sant Sebastià para que fuera interpretada en este acto. Una vez que los santos regresaron al templo parroquial los fieles pudieron rendir pleitesía a las reliquias. Finalmente la Agrupació Artístico Musical El Trabajo al ritmo del pasodoble Homenaje de José Pérez Vilaplana acompañó a las autoridades locales a la casa consistorial, dando por concluido el acto.

A la procesión asistieron un buen número de personas, destacando la participación de muchos jóvenes festeros. Eran más numerosos los festeros, que los no festeros. Muchos de los festeros procesionaron con la camiseta distintiva de su fila. El desfile resultó fluido y compacto. No sabemos si la participación fue mayor o menor que en 2019.

Viernes 19 de agosto. Nit del Soparet

El preludio de los tres días mayores lo constituye la Nit del Soparet. A las 18 horas del viernes 19 de agosto se disputó la final del torneo de cotos (guiñote) entre Moros Grocs y Llauradors, venciendo los primeros.

A las 20 horas se celebró el Desfile dels Xiquets y el concurso de cabos de escuadra infantil. En este desfile, en el que sólo pueden desfilar delante de la banda los más pequeños de cada filà, el resto de componentes pueden desfilar, pero detrás de la agrupación musical; se disputa también el concurso de cabos de escuadra infantil. El jurado estuvo integrado este año por los siguientes profesores de l’Escola de Festes: Pau Gisbert Candela, Enric Soler Miquel , Bernardo Garrigós Sirvent y Luis Cortés Masia, Carrasco, como presidente. Tras dos años de parón el jurado tenía un cierto recelo por si la participación de los más jóvenes se resentía, sin embargo no ha sido así; puesto que han hecho de cabos un total de 13 jóvenes. El mejor cabo de escuadra del bando cristiano fue Andreu Miralles Soler, de la filà Contrabandistes y el mejor del bando moro, Hernán Cortés García

Al finalizar todos los festeros se dirigieron a sus kábilas para celebrar la última cena. Tras ella, y a las once de la noche, desfilaron todas las filaes antes de la Trilogía Festera.

Sábado 20 de agosto. Primer día de la Trilogía Festera

El sábado 18 de agosto la ciudad amaneció con un sol radiante que anticipó una jornada de calor agobiante.

El primer acto del día fue la Presentación de Bandas de Música. A partir de las ocho desfilaron todas las agrupaciones musicales vestidas con sus mejores galas e interpretando sus pasodobles más sentidos. Entre todas ellas destacó la Societat Musical l’Aliança de la Torre de les Maçanes de la filà Moros Verds con el pasmoro A un bon fester compuesto en 2020 por Damià Llorens Jordà y Joan Llorens Ripoll. Está dedicado a la memoria de Juan Escoda Moncho, Calderilla fallecido en agosto de 2019. Juan Escoda fue miembro de la Junta Directiva de la Federació de Sant Bartomeu i Sant Sebastià e impulsor de actos tan importantes como el Himno de Fiestas, la interpretación del Himno de Fiestas, la distinción dels Festers de l’Any, el comienzo de la Entrada por els Festers de l’Any, etc.

Una vez finalizado el acto las autoridades festeras y locales subieron a los balcones del primer piso del Ayuntamiento para contemplar la interpretación del pasodoble Fiesta en Jijona de Vicente Pla Candela.

José Mira Galiana subió al podium, miró al palco solicitando la aquiescencia de las autoridades, se frotó las manos, levantó los brazos y los bajó comenzando la interpretación conjunta del Himno de Fiestas. Cuando llegó el fuerte de la obra un atronador aplauso llevó al cénit a los músicos y al público dando por iniciadas las fiestas.

Tras estas grandes emociones el público y los festeros se fueron a almorzar y a prepararse para la Banyà. La Banyà es un pasacalle por las principales calles del núcleo antiguo en el que los vecinos lanzan a los festeros cubos de agua para que se refresquen. Este acto termina sobre las dos del mediodía con un desfile por la avenida de la Constitución.

A continuación músicos y festeros se dirigieron a sus locales sociales para reponer fuerzas.

A las seis en punto de la tarde, festeros y público en general abarrotaban la placeta del Vall de Baix. Sus miradas se dirigían al balcón del primer piso de la Casa Pósito donde Vicente Sala Llinares, Fester de l’Any del bando cristiano y Adolfo Llinares de la Rosa, Fester de l’Any moro pronunciaron al unísono las palabras. “Per Xixona, per Sant Bartomeu i Sant Sebastià que arranque l’Entrà”, que dieron paso a las trompetas y tambores de los heraldos anunciando que la Entrada había comenzado. La Entrada es el acto más importante para los festeros. Supone la presentación ante el público y el teórico enemigo de las fuerzas contendientes. Al ser la villa de Xixona cristiana en primer lugar desfila este bando formado por Contrabandistas, Cristianos-La Canyeta, Cavallers del Cid, Piratas y Llauradors. Después desfilarán las tropas invasoras de la media luna cuyas filaes son Moros Vermells, Moros Grocs, Kaimans, Moros Verds y Marrocs. Cada año una de las filaes de cada bando es la capitana, encargada de dirigir el ataque o la defensa, por lo que desfila en último lugar de su bando y además posee dos cargos fundamentales, el capitán (jefe máximo de la tropa) y el abanderado (guardián de la enseña de cada bando). Estas filaes suelen presentar un pequeño acompañamiento o boato de los cargos festeros.

La filà La Canyeta, que en 2021 cumplió su 75 aniversario, formó una escuadra especial integrada por los más veteranos de la filà y algunos de los hijos y familiares de los fundadores. Para la ocasión se diseñó un traje especial que recordaba al traje de los Asturianos,(filà antecesora de la actual La Canyeta, que desfiló a principios del siglo XX) y al traje azul de la década de 1950 que lucía en el pecho la cruz de Santiago.

La filà Cavallers del Cid, que este año conmemoraron el 50 aniversario de su fundación, abrió su desfile con una pancarta con el anagrama del aniversario, el escudo y el lema de la filà y con nueve portaestandartes que llevaban banderolas en las que se había estampado las fotografías de los capitanes y abanderados de fiesta del bando cristiano y el año de su elección y un décimo con la fotografía de los primeros capitanes y abanderados de filà de 1973.

La filà Llauradors desfiló en quinto lugar. Era la capitana del bando de la cruz. El boato o acompañamiento de los máximos cargos festeros pretendía escenificar la importancia que la agricultura tuvo como motor económico local hasta la década de 1920, cuando poco a poco fue perdiendo peso en favor de la producción de turrones y dulces. Entre los productos estrella de la agricultura se encontraban: la uva de mesa, que forma parte del anagrama de la capitanía, las frutas y hortalizas cultivadas en las huertas abastecidas con el agua de los innumerables manantiales y la almendra, predominante por casi todo el término municipal y producto esencial para elaborar los sabrosos y ricos turrones y dulces jijonencos. Así el espectador pudo ver la riqueza de los campos mediante carrozas con masías, primorosos bancales y pozos.

La capitana y el abanderado de fiestas del bando cristiano fueron Esther y Fernando Ferrándiz Candela que pretendían conmemorar el 25 aniversario en el que sus padres Benjamín y Esperanza asumieron estos mismos cargos festeros. La capitanía estaba dedicada especialmente a su madre, Esperanza, quien hace unos años falleció. Por ello en el boato apareció una carroza similar a la que desfilaron en 1995 Benjamín y Esperanza; pero integrada en esta ocasión por: Benjamín (capitán de 1995 y padre de los actuales cargos festeros), Claudia prima de los cargos festeros actuales que portaba el vestido de Esperanza, esposa de Benjamín; Aleix y Rosser hijos de Esther acompañados por su bisabuela Milagro Aznar. Todos vestían los trajes de 1995.

Por último llegó la carroza de los cargos festeros, Esther y Fernando Ferrándiz Candela, estaban acompañados por sus familiares que desfilaron vestidos de campesinos delante de la carroza. Esther y Fernando lucían unos vestidos de labradores ricos en los que predominaba el morado, color de la uva, mezclados con algunas prendas amarillas. El diseño fue realizado por los propios cargos festeros y confeccionado por una modista local, Natasha Ferrer.

Los sones de trompetas y tambores y la caída del sol anunciaron la llegada de las huestes de la media luna.

El orden del desfile fue el siguiente: Moros Vermells, Moros Grocs, Kaimans, Moros Verds y Marrocs.

La última filà en desfilar fue la capitana del bando moro, la filà Marrocs, que presentaba una capitanía más bien tradicional sin un hilo conductor en la que se sucedían escuadras y bandas de música, mezcladas con algunos elementos de boato. Resaltó por la belleza de las escuadras especiales y por las grandiosas bandas que las acompañaban.

Una carroza con la puerta de entrada a una ciudad oriental daba paso a la capitanía de la fila Marrocs. Seguía una guardia integrada por cinco parejas de componentes de comparsas de Marrocs de las poblaciones de Banyeres de Mariola, Bocairent, Busot, Sant Vicent del Raspeig y Onil.

Un zoco árabe dio paso a una carroza en forma de jaima donde estaban los hijos pequeños de los capitanes de fiestas. Una de las escuadras que más destacó fue la escuadra Marcos Welby formada por amigos de Marcos Nicolau, marroc desde la cuna y fallecido hace unos meses.

El ballet Gawazi con un baile oriental protegía a una carroza con seis cabezas de elefante, como seis capitanes tiene esta capitanía. El elefante es el animal totémico y representativo de esta capitanía.

Un grupo de seis dromedarios sin jinete anunciaban la llegada de los cargos festeros: Fernando Bellido Bernabeu, David Bartolomé Serra Iváñez, Álvaro Cristóbal Reuter Mullor, Fernando Sirvent Ballester, Marcelo Valls Moreda y Jordi Planelles Cortés. Desfilaron sobre una gran carroza en forma de cabeza de elefante con dos grandes colmillos. Vestían pantalones bombachos, blusa y faja blanca, con una gran coraza dorada que les cubría el pecho, un gran turbante y una capa marrón con tonos ocres. La Associació Musical l’Avanç de El Campello, con más de 100 músicos, interpretó las marchas moras Kapytan y Abenserraig de Saül Gómez.

Sobre la medianoche finalizó la entrada de las tropas cristianas y moras en la villa de Xixona.

Domingo 21 de agosto. Segundo día de Fiestas

El segundo día de fiestas, el domingo 21 de agosto, amaneció de nuevo con un brillante sol. A las siete y media de la mañana todas las filaes desfilaron por el casco antiguo despertando con sus pasodobles a los vecinos.

A las nueve y media de la mañana los Contrabandistas, con un tono marcial, ofrecieron sus huestes a los cristianos. Esteban Sempere Riera, interpretó al embajador contrabandista, quien estuvo acompañado por sus compañeros de la escuadra Veneno del Contrabando.

Las tropas cristianas estan representadas por la filà La Canyeta. Su embajador fue Antonio Llorens Filliol, quien inicialmente rechazó la oferta de las huestes de Sierra Morena, pero ante el inminente asalto de las huestes mahometanas aceptó la ayuda, cerrándose este acuerdo con un fuerte abrazo.

Seguidamente el embajador Pirata, Joan Pardo Arques, quien se estrenaba en el cargo, y su séquito de aguerridos marineros a lomos de una carroza, que simulaba un bajel, se dirigieron al castillo a ofrecer su ayuda a las tropas cristianas. Allí les esperaba Doña Carolina de Herreros y Herrera, hija del capitán del Tercio de Arcabuceros. Ambos entablaron un diálogo distendido y humorístico, repasando los principales acontecimientos sociales, políticos y culturales sucedidos en Xixona durante los dos últimos años. Finalmente, las tropas Piratas decidieron unirse a las cristianas para afrontar el inmediato ataque de las huestes de la media luna.

A las once se celebró la misa en valencià en honor a San Bartolomé.

A las cinco y media los primeros truenos alertaron de que los moros estaban dispuestos a rendir los muros de la fortaleza jijonenca. Los capìtanes dels Marrocs: Fernando Bellido Bernabeu, David Bartolomé Serra Iváñez, Álvaro Cristóbal Reuter Mullor, Fernando Sirvent Ballester, Marcelo Valls Moreda y Jordi Planelles Cortés dirigían a las filaes: Marrocs, Kaimans, Moros Verds, Moros Grocs y Moros Vermells, contra los cristianos; quienes, a pesar de su valentía y arrojo, retrocedían al castillo dirigidos por Esther y Fernando Ferrándiz Candela, capitana y abanderado de fiestas de la filà La Canyeta. Así Llauradors, Cavallers del Cid, Piratas, La Canyeta y Contrabandistas, se ponían bajo la protección de los muros de la fortaleza.

Tras llegar los moros al castillo se celebró la embajada del moro. El embajador cristiano fue interpretado por Pablo Mira Alcaraz y el moro por Begoña Mira Galiana, quienes realizaron un parlamento perfecto transmitiendo sus emociones al público.

Finalmente la villa de Xixona está en manos de las huestes de la media luna.

A las once de la noche los festeros abandonaron por unos momentos sus trajes y sevistieron de forma carnavalesca para escenificar la Retreta.

Lunes 22 de agosto. Tercer dia de la Trilogía Festera

El lunes, tercer día de fiestas, marcaba el final de las fiestas mayores de Xixona. Por la mañana el bando moro representó el Moro Traidor. En él se juzga a Ben-Beni Ximeti quien traicionó a sus compañeros de los Moros Grocs y se pasó a las tropas enemigas por el amor a la cristiana Mariana. Sin embargo, esta historia de amor termina trágicamente al ser apresado, juzgado y fusilado por sus antiguos compañeros de religión. En su entierro participa todo el bando moro vistiendo sus mejores galas. Durante el juicio el abogado defensor y el fiscal criticaron abiertamente alguna de las cuestiones de la política local del último año.

Este es el acto emblemático y diferenciador de la ciudad de Xixona. Está basado en una anécdota juvenil, puesto que hacía 1916 Joaquín Cremades, abandonó a sus amigos de la filà Moros Grocs y salió a fiestas junto a su enamorada en la fila Contrabandistas. Ante tan suma traición sus amigos decidieron juzgarlos y ajusticiarlo. Al año siguiente volvió al seno de la filà Moros Grocs.

A renglón seguido se celebró en la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción una misa en honor a San Sebastián.

Tras la traición de Ben-Beni Ximeti los cristianos conocen todos los misterios de la fortaleza cristiana y se disponen a la caída del sol a tomar de nuevo la villa. Arcabuz en mano y dirigidos por la filà Llauradors inician la conquista de la ciudad. Los moros, después de haber retrocedido y estar sitiados en su fortaleza, se disponen a parlamentar.

A las 21.00h todo el mundo estaba expectante por el desarrollo del último acto de las fiestas, el alzamiento de capitanes y abanderados. Un acto en el que se pretendía que fuera como una segunda Entrada donde los festeros pudieran lucir sus trajes al completo y desfilar al ritmo de marcha mora, cristiana o pasodoble según sus deseos. Se deseaba que el acto dejara un gran sabor de boca y todos se fueran contentos a sus casas, soñando con la nueva edición de 2023. El orden del desfile fue el siguiente: filaes sin cargos en 2023 Marrocs, Moros Vermells, Moros Grocs, Kaimans, Llauradors, Contrabandistes,La Canyeta, Cavallers del Cid y capitanías del 2023 Moros Verds y Piratas-Marinos.

La filà Moros Verds eligió como capitana y abanderada de las fiestas del 2023 aBárbara González y Noelía Miquel. El bando cristiano estará dirigido el año próximo por Mario Cremades y su esposa Alicia Santamaría, como capitán y abanderados de fiestas.

Cuando los cargos festeros del 2023 llegaron a las puertas del Ayuntamiento subieron al balcón de la casa consistorial junto con los autoridades locales y festeras para escuchar la interpretación del Himno de Fiestas el pasodoble Fiesta en Jijona de Vicente Pla Candela. El pasodoble fue interpretado por Unió Musical de Bocairent de la filà Piratas-Marinos y l’Aliança de la Torre de les Maçanes dirigidas por José Antonio Iborra Miquel, Pilili. Fue un fin de fiesta espectacular como declaró la alcaldesa a las cámaras de Intercomarcal TV.

Estas fiestas han puesto su inicio y fin con la interpretación del Himno de Fiestas, ahora falta saber la opinión de los jijonencos y si este final se va a consolidar en el tiempo.

El epílogo de estas fiestas postpandémicas del 2022 se puso el día 24 de agosto, cuando se celebró una misa solemne en la iglesia parroquial en conmemoración de la onomástica de San Bartolomé, patrono de Xixona.

FUENTE: Bernardo Garrigós Sirvent

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje