ABANICOS

POR ANTONIO MARÍA GONZÁLEZ PADRÓN, CRONISTA OFICIAL DE TELDE (LAS PALMAS)

Los castizos, años ha, sentenciaban con rotundidad que en la Villa y Corte se tenía que pasar irremediablemente por las cuatro estaciones del año. Es más, había quien decía que en la Capital de España existían dos estaciones para sufrir y dos para gozar. Las de penurias eran el invierno y el verano.  Las de disfrute extremo la primavera y el otoño.

Siempre fueron aventajados…

LEER NOTICIA COMPLETA EN: https://www.teldeactualidad.com/articulo/geografia/2022/09/07/372.html#.Yxjw3Qgwwx8.whatsapp

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje