ESCUDO DEL IV CONDE DE MONTIJO. CRISTÓBAL PORTOCARRERO GUZMÁN LUNA Y ENRIQUEZ.

POR MANUEL GARCÍA CIENFUEGOS, CRONISTA OFICIAL DE MONTIJO Y LOBÓN (BADAJOZ).

Cristóbal Portocarrero Guzmán Luna y Enriquez. Fue el III conde Fuentedidueña, VIII marqués de La Algaba, IV marqués de Valderrábano. (Montijo, 25/XI/1638-Madrid, 31/X/1704). Maestre de campo y consejero de Estado y de Guerra. Caballero de la Orden de Santiago, Consejero de Estado, Gentilhombre de cámara, Grande de España (año 1697), Maestre de campo, Mayordomo mayor, Militar. Realizó reformas importantes en la casa-palacio de los Condes (plaza del conde, desaparecido), reformó la iglesia de San Isidro convirtiéndola en casa-granero (1691) y financió las obras del beaterio de Nuestra Señora de los Remedios o de la Piedad, convirtiéndolo en convento del Santo Cristo del Pasmo de religiosas clarisas franciscanas (año 1673 y sucesivos).

En ambas edificaciones y en la Puerta del Perdón de la parroquia de San Pedro está su escudo, al ser patrono de la Iglesia, también en Puerta Pilar y en la Puerta de Mérida de la ciudad de Badajoz, debido a que fue General del Ejército de Extremadura y Capitán General de su frontera, habiendo realizado obras de importancia en las murallas de la capital pacense. Puerta Pilar fue una de las entradas a la fortificación abaluartada de la ciudad y fue levantada a finales del siglo XVII frente al fuerte de Pardaleras, cerca de otra anterior llamada de Jerez o Santa Marina; finalizándose su construcción en 1692. Recibe su denominación de una pequeña imagen de tal advocación que su benefactor, el Capitán General de Extremadura, Conde de Montijo, hizo colocar en una pequeña hornacina. Su escudo también se conserva en el edificio propiedad de los Portocarrero en Villanueva del Fresno, en la plaza de España.

Miembro de la poderosa familia de los Portocarrero.

Cuya influencia política dejó profunda impronta durante buena parte del reinado del último Austria español, Cristóbal, quinto de este nombre, era hijo de Cristóbal Portocarrero de Luna y Enríquez, III marqués de Valderrábano, y de Inés de Guzmán y Fernández de Cordoba, VII marquesa de la Algaba, VIII marquesa de Ardales y IX condesa de Teba. Fue esta señora, al final de sus días, por derecho propio, marquesa y condesa propietaria tras haberse extinguido todas las líneas sucesorias que acontecieron después de la muerte de su padre, Pedro Andrés Ramírez de Guzmán, III marqués de la Algaba, IV de Ardales y V conde de Teba. No llegó Inés a ser condesa de Montijo, puesto que su marido falleció el 22 de julio de 1641 sin haber sucedido en los estados de su padre. Desaparecido el III conde de Montijo, Cristóbal Portocarrero Osorio y Luna, también conde de Fuentidueña y marqués de Valderrábano, heredó las casas su nieto homónimo.

Contrajo matrimonio en tres ocasiones.

La primera con Úrsula de la Cerda y Leiva, hija del virrey de la Nueva España Juan de la Cerda Leiva de la Cueva, V marqués de Ladrada, y de Mariana Isabel de Leiva y Mendoza, por derecho propio II condesa de Baños y marquesa de Leiva. Falleció Úrsula el 25 de enero de 1683 dejando tres hijas: Catalina Portocarrero de la Cerda, casada con Antonio Fernández de Córdoba, hijo del VI marqués de Priego, Luis Ignacio Fernández de Córdoba; Francisca Portocarrero de la Cerda, que fue cuarta mujer de Lorenzo de Cárdenas Ulloa y Zúñiga, XIII marqués de la Puebla del Maestre; y María Portocarrero, religiosa.

La segunda esposa del conde fue Victoria de Toledo y Benavides, cuarta hija de Luis Francisco de Benavides Carrillo de Toledo, III marqués de Caracena, V marqués de Frómista y III conde de Pinto, gobernador general de Milán y posteriormente de los Países Bajos, y de Catalina Ponce de León. De esta unión nació María Teresa Portocarrero, que fue monja.

La tercera y última esposa fue María Regalado Funes de Villalpando y Monroy, IV marquesa propietaria de Osera, Ugena y Castañeda. La boda tuvo lugar en Madrid el 15 de marzo de 1690 y contó con la asistencia de Carlos II y de su madre la reina Mariana de Austria. Sobrevivió a su marido treinta y cuatro años, falleciendo en Madrid el 14 de mayo de 1738. De este último matrimonio nació el heredero de la casa, Cristóbal Portocarrero y Funes de Villalpando y Abarca de Bolea, que fue V conde de Montijo y V marqués de Osera y de Castañeda, y gentilhombre de la Cámara de Felipe V, nacido el 2 de junio de 1693 y fallecido el 15 de junio de 1763. Fue el V conde abuelo paterno de doña María Francisca de Sales Portocarrero y López de Zúñiga, VI condesa de Montijo y una destaca figura de la Ilustración.

El resto de su abundante prole es el que sigue: Domingo María Portocarrero y Funes de Villalpando Luzón y Guzmán, consejero de Guerra, casado con María de la Encarnación de Toledo Sarmiento de Eraso, por derecho propio IV marquesa de Mancera y Montalto y V condesa de Humanes; Vicente Nicolás, Joaquín Isidro e Incolaza Portocarrero y Funes de Villalpando; Prudenciada Portocarrero y Funes de Villalpando que casó con Isidro Fadrique Fernández de Híjar y Portugal, VII duque de Híjar, y María Josefa Portocarrero y Funes de Villalpando, fallecida a corta edad.

Una dilatada carrera militar

El conde de Montijo, alcaide perpetuo y hereditario de la alcazaba de Guadix, desarrolló una dilatada carrera militar iniciada como capitán principal de la Guardia de los Cien Continuos Hijosdalgo de Castilla. Fue además maestre de campo general del Ejército y provincia de Extremadura, capitán general de la gente de guerra y comisario general de la Infantería de España en 1693. Su brillante cursus honorum culminó al final de su vida con los oficios de mayordomo y gentilhombre de la Cámara sin ejercicio de Carlos II.

Mantuvo una política activa durante la regencia de la reina viuda Mariana de Austria, junto a su tío el cardenal Luis Portocarrero y a sus primos los condes de Palma, Medellín y la Monclova. El clan familiar apoyó mayoritariamente a don Juan José de Austria en su propósito de hacerse con el gobierno, al igual que otros aristócratas más conspicuos como los duques de Alba e Híjar, el marqués de Villagarcía y el conde de Villaumbrosa. Una vez alcanzado el primer ministerio, el de Austria situó a los Portocarrero en lugares de influencia, aunque Montijo fue cesado como gobernador de Badajoz en 1677 por haber tratado de impedir, como capitán de la guardia chamberga, la llegada de don Juan a Madrid. Pese a la aparente desgracia fue nombrado maestre de campo general del Ejército de Extremadura y capitán general de Frontera, obteniendo como recompensa el hábito de caballero de la Orden de Santiago en 1678.

Tras la repentina muerte del hermano de Carlos II en 1679, los Portocarrero hubieron de padecer el odio de la Regente, quien no dudó en alejarlos de la Corte. Monclova fue enviado a servir a Orán, al poco de producirse la muerte violenta del gobernador general, el marqués de la Algaba en 1681. Ese mismo año falleció la madre de Montijo, Inés de Guzmán, heredando sus estados. Sin embargo, su tío carnal y su prima, el patriarca Pedro Portocarrero de Guzmán y su hija Catalina Portocarrero respectivamente, iniciaron un pleito contra el conde sobre la posesión de las casas de la Algaba, Ardales y Teba. Finalmente ganaron para sí los dos últimos señoríos, quedando en posesión del conde el marquesado de la Algaba. Algunos de estos datos han sido tomados de la Real Academia de la Historia, Historia Hispánica.

FUENTE; https://www.facebook.com/photo/?fbid=6508754605828261&set=a.145364105500708

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje