EL BRUJO, EL DARÍO FO ESPAÑOL

POR JUAN FRANCISCO RIVERO DOMÍNGUEZ, CRONISTA DE BROZAS (CÁCERES).

El director del festival , Francisco Palomino, dirige unas palabras al público

Estuve en la actuación de El Brujo en el Conventual de San Benito de Alcántara, donde acudieron más de 1.400 personas a su espectáculo en vivo, según me dijeron. Todo el teatro, incluidas las dos gradas, estaba a rebosar. La verdad es que El Brujo ha encandilado a las gentes de Alcántara y de otras partes de Extremadura y de España. Una pareja detrás de mí había llegado desde Madrid, y había comprado dulces típicos de la villa, que ella se los llevaba con orgullo y deleitación, y los dos de la izquierda vinieron él desde Sevilla y ella desde Alburquerque (Badajoz).

 Rafael Álvarez El Brujo ha actuado muchas veces en esta villa alcantarina. Sé que le gusta mucho (él mismo lo dijo), tanto que al final de la representación, unos fotógrafos profesionales hicieron fotos el actor acompañado de su músico, Javier Alejano, para demostrar que todo estaba repleto. ¡Tal fue su actuación! En cierta ocasión actuando dentro de la iglesia del conventual, se metió en público con mi madre. Le preguntó cómo venía tan tarde al teatro y ella, toda tímida le contestó: ¡Vengo de Brozas!. Ah. le respondió él.

 Y entremos de lleno ahora en la pieza de su representación. Fue una mezcla de recitado de los clásicos del Siglo de Oro español, con humor actual entrando en las actuaciones de toda nuestra clase política, incluido Perro Xánchez.

Esta actuación de El Brujo me recordó, cuando vivía en Mallorca y hacia crítica teatral en el diario “Baleares” a una del Premio Nóbel de Literatura, el italiano Darío Fo, con su obra “Misterio Bufo”, que actuó en 1983 en la Sala Magna, a la que estuve invitado por el dueño del Auditorium, Rafael Ferragut. Una obra de la historia de un juglar medieval, Darío Fo, hablando con un solo micrófono con un alambre muy largo atado al cuello y un enorme escenario solo con telones negros, se “comió” a todo el público. 40 años más tarde la recuerdo como si fuera ayer, aunque fuera estrenada en 1969 en la Universidad de Milán.

Pues eso mismo, y aun mejor, hizo en Alcántara El Brujo con su obra “El viaje del monstruo fiero”, cuando él solito fue capaz de entretener al respetable durante cerca de dos horas.  Este viaje del monstruo es mi propio viaje a través de los escenarios donde todavía se celebran los vestigios de la gloria irrepetible del Siglo de Oro español. El público me hizo monstruo fiero por necesidad y así cumplí con mi parte de la herencia. Soy un bululú.. Esto dice de sí mismo Rafael Ávarez, quien comenzó hablando de otro monstruo de la escena, Fernando Fernán Gómez, en el día de su muerte y ante su catafalco en el Teatro Español, de Madrid, hablando incluso con humor de una cosa tan seria como la muerte.

 Y siguió recitando, a su aire textos de Lope de Vega, de Santa Teresa de Jesús, Quevedo, Cervantes o Shakespeare…elevando la categoría humana de Julieta por encima de la de Romeo. Me hizo recordar en uno de mis viajes a Verona la casa de Julieta, con su balcón, reconvertido ahora en mito turístico. Francisco Gutiérrez Carbajo escribe de nuestro protagonista.  El Brujo, el monstruo y enigma de la loa de Lope de Vega Este actor es el más claro representante del bululú, que cambiaba de registro, según los personajes que interpretaba y compara los monólogos de El Brujo con los de los actores italianos Vittorio Gasman y Darío Fo.  Para terminar, éste decía. “La improvisación es una ciencia que ni se improvisa”.

Un trailer de la obra:

https://www.weeky.es/agenda-pirata/rafael-alvarez-el-brujo-el-viaje-del-monstruo-fiero-fte-2023/#prettyPhoto

 FUENTE: https://pacorivero.blogspot.com/

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje