EN ROMERÍA A SAN PANTALEÓN DAS VIÑAS PARA RECUPERAR LA SALUD EN 1642

POR JOSÉ RAIMUNDO NÚÑEZ-VARELA Y LENDOIRO, CRONISTA OFICIAL DE LA CIUDAD DE BETANZOS (LA CORUÑA).

Desde la antigüedad se mantiene en nuestra parroquia de San Pantaleón das Viñas, en las Mariñas de Betanzos, antigua Jurisdicción Real de la Ciudad de Betanzos, y cuyos vecinos gozaban del derecho de ciudadanía, el culto y devoción al Santo terapeuta de su advocación, que durante todo el año recibía a piadosos dolientes que acudían en Romería desde cercanías y alejadas geografías para obtener su curación, e iglesia en la que solían encargar una misa votiva como medio de intercesión para alcanzar el beneficio del Todopoderoso, como todavía se estila.

Fue así como en el año 1642 se registra en las cuentas formadas por el curador ad litem de don Pedro Patiño de la Torre, hidalgo vecino de la ciudad de Betanzos de los Caballeros, el siguiente asiento:

«... Mas en quatro de Febrero de quarenta y dos fue en Romería a San pantayon a una misa nueva y a rrecivir la bendicion del cura y permitiese nuestro Señor darle salud en los lamparones diole tres Reales para ofrecer de Limosna y uno al moco (mozo) que le llevo…» ( Archivo del Reino de Galicia. Protocolo 82, folio 29, del escribano Diego de Lago y Solloso, signª 4460, caja 14, año 1657).

También se registra en 1652, la peregrinación realizada a San Andrés de Teixido, «… En siete de agosto del dho año se partio el dho don Pedro a san andres de Teijido con su madre diole mas dos Reales que le pidio…» (Ibídem).

Según define Sebastián de Covarrubias, en su Tesoro de la Lengua Castellana o Española (Madrid 1611), «Lamparón. Enfermedad conocida que nace en la garganta; danle diversos nombres: struma, cheras, scrofula, est humor in quo quasi glandulae durae oriuntor in cervice et alis, membrana sua inclusa… y en castellano se pudo decir lamparón… porque la cutis del lamparón tiene un cierto resplandor albicante…». Una enfermedad que tuvo que padecer don Pedro durante muchos años de su vida y que le motivó a realizar ambas romerías a tan importantes Santuarios de la Cristiandad.

Dicho don Pedro Patiño de la Torre, era hijo de Gómez García de la Torre y de doña Marta Patiño, vecinos de Betanzos, por fallecimiento de su padre en 1634 fue nombrado su curador ad litem el regidor don Alonso Posse Villardefrancos, y pasó a ser Patrono de la Capilla de Nuestra Señora de la Visitación de la iglesia de Santiago, fundada por su progenitor, y donde fue inhumado en el mismo sepulcro en que lo fue su padre, asimismo en el año 1668 ejercía como Teniente de Corregidor de la Justicia y Regimiento de Betanzos.

El mencionado Gómez García de la Torre, padre de don Pedro, fue uno de los cuatro herederos que fincaron de Antonia Rodríguez de la Torre, primera mujer que había sido del escribano Juan de Sangorzo, y casada en segundas nupcias con Rafael de Villar, abuelo del señalado don Pedro Patiño de la Torre, que contaba con veinticuatro años de edad en 1657, y es cuando se toman las cuentas de su curador (Ibídem). Casó con doña Francisca Pardo de Lago, hija de Domingo Sánchez de la Torre y de doña Juana Pardo, con la que tuvo un hijo de igual nombre y a la hora de otorgar sus últimas voluntades, en Betanzos el 1º de septiembre de 1663, siendo asimismo mayordomo de la Ilustre Cofradía de Nuestra Señora de la Concepción, tiene a su mujer preñada, por cuya razón deja herederos a su hijo don Pedro y al que esperan, y como cumplidores deja a don Alonso Posse Villardefrancos, al regidor don Benito Sánchez de la Torre y a don Antonio Freire, a quienes conoce por sus hermanos (Archivo Notarial de La Coruña. Protocolo 439, folio 166, del escribano Francisco Fernández de Neira del número de Betanzos).

Toda una estirpe de ilustres hidalgos siempre al servicio de Dios, de La Corona y de la Ciudad de Betanzos y su Tierra, con la mirada puesta en Montecelo, donde se fabricó la iglesia románica de la feligresía de San Pantaleón das Viñas, un lugar religiosamente significativo y cargado de esperanza.

FUENTE: http://www.cronistadebetanzos.com/en-romeria-a-san-pantaleon-das-vinas-para-recuperar-la-salud-en-1642/

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje