NAUFRAGIOS EN AGUAS DEL ESTE DE GRAN CANARIA (Nº 32) PLASENCIA (1962)

POR RAFAEL SÁNCHEZ VALERÓN, CRONISTA OFICIAL DE INGENIO (LAS PALMAS)

La costa de Tenefé: características generales

El lugar de la costa de Gran Canaria en cuyas aguas se produjo el siniestro del Plasencia corresponde a un terreno costero llano de depósitos aluviales en la desembocadura del barranco de Tirajana, donde se encuentra un endemismo botánico, el chaparro (convolvulus caput medusae) de los que quedan escasos ejemplares y otras plantas propias del litoral como balos y tarajales, situadas en un recinto acotado, junto a un moderno edificio del Instituto Tecnológico de Canarias. Son significativos los restos de túmulos aborígenes, salinas (actualmente en producción) y dos casamatas  construidas durante la Segunda Guerra Mundial. Azotada por vientos fuertes del N.E. casi todo el año.

Sobresale una pequeña punta (punta de Tenefé) junto a las salinas. Por su naturaleza llana, Sin rompientes, ha sido un lugar muy concurrido para el marisqueo, capturas de pulpos y morenas y pesca de orilla con caña (viejas), especialmente visitada por vecinos de Sardina-Vecindario.

El Plasencia: Características técnicas, construcción y administración

La motonave Plasencia era un “vaporcito” de 28 metros de eslora, 5,80 de manga y 2,50 metros de puntal. Casco de acero y cubierta de madera. 142 toneladas brutas y  250 toneladas de desplazamiento. Propulsado por un motor de 120 caballos. 

Fue construido el año 1951 en Cadagua (Bilbao) para la Compañía Colonial Marítima Pesquera. Tenía matrícula de Santa Isabel (Guinea Ecuatorial), por aquella época colonia española y era propiedad de la Naviera Medina. Estaba bajo los mandos del patrón Juan Roger Francés. 

Actividad

Formaba parte de la flota de buques de cabotaje que faenaban entre las Islas Canarias y el Sáhara Español. La prensa de Las Palmas, anunciaba con cierta periodicidad en el apartado de pesqueros y cabotaje sus salidas y llegadas desde el Puerto de la Luz a Villa Cisneros. La última anotación corresponde al 4 de abril de 1962, anunciando su salida para Villa Cisneros.

El siniestro

  El 8 de abril de 1962, al anochecer, cuando cargado con pescado seco  navegaba procedente de Villa Cisneros con dirección al Puerto de la Luz, se produjo   el accidente al quedar encallado en el litoral de Tenefé, sin que se sepan las causas. Los miembros de la tripulación ayudados por el vecindario llevaron a tierra su cargamento. Se daba la circunstancia  que en las cercanías, por el Castillo del Romeral, hacía unos años había encallado un buque inglés que procedía de la costa de África que fue salvado.

Reflotamiento y remolque

En un principio  se pensaba ponerlo a flote al día siguiente del accidente, para lo cual se introdujeron en las bodegas del buque más de 100 bidones vacíos para favorecer su flotabilidad. Se contó con el buque  Gran Tarajal de la misma naviera que realizaba tareas de salvamento, sin ningún resultado, por lo que se tuvo que recurrir  al histórico remolcador Fortunate de servicio en el Puerto de la Luz que continuó las tareas de desembarrancamiento, logrando ponerlo a flote  después de varias tentativas en la tarde del 12 de abril, remolcándolo con dirección a Las Palmas. En las maniobras  al ser sacado del tablero donde había quedado varado, sufrió una vía de agua en la sala de máquinas.

Hundimiento

Una vez desembarrancado, fue remolcado por el Fotunate mar adentro. Cuando  apenas habían avanzado unas dos millas, siendo sobre sobre las diez de la noche del día 12 de abril de 1962, se viró a una banda, hundiéndose rápidamente, sin que pudiera hacerse alguna maniobra para tratar de salvarlo, quedando adrizado en un fondo arenoso a 36 metros de profundidad.

FUENTES: Para la elaboración de este trabajo se ha recurrido a fuentes hemerográficas y a la web de Eduardo Grandio.

FUENTE: R.S.V.

 

 

 

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje