SAN MARCOS Y EL CRISTO DE LAS INJURIAS PATRONOS DE LA VILLA DE GARCIEZ (JAÉN).


POR JOSÉ MANUEL TROYANO VIEDMA, CRONISTA OFICIAL DE LA VILLA DE GARCIEZ (JAÉN)

San Marcos y las Habas.

Conozcamos las obligaciones de los seis Hermanos -sin Hermandad-, los cuales no pertenecen a una LISTA, ni tienen unas REGLAS a las que atenerse, sino que lo hacen todo desinteresadamente, de forma altruista y que son un ejemplo de caridad cristiana. Los hombres -según nos relató D. Juan Ramón Fernández Garrido “El Viejo”, en 1976- salían a pedir una limosna para los aliños de las habas, dando cada vecino lo que buenamente podía, «sin exigencias» -apostillaba «El Viejo«-. Además de esto, el Marqués de Viana, daba todos los años las HABAS, que eran y son las verdaderas protagonistas de la Fiesta, el aceite, la harina -para los buenos roscos de San Marcos- y la leña, la cual tenía que ser cortada por los Hermanos –(hasta 1977, así era, pero tras la venta de sus propiedades dejó de ofrecer los citados productos y fue el pueblo quien se encargó de prepararlo todo)-. Cuando todas las obligaciones estaban cumplidas, ya solo quedaba su realización y así llegábamos al día 23 de abril, primer día de Fiesta, en el cual los seis Hermanos se marchaban al trabajo y eran las Hermanas, sus esposas, las encargadas de hacer los Roscos con “matalahuva”, los cuales acompañarían a las HABAS en el día de San Marcos Evangelista, el día 25 de abril, tras la procesión. Su elaboración se hacía y se hace en el horno de la localidad amasando la harina, mezclada con aceite, dos elementos básicos de nuestra cocina maginense y muy abundantes en el término municipal de Garciez. Las Hermanas solían invitar a las mozas del Pueblo, para que las ayudasen en la faena y luego eran recompensadas con un baile popular, donde todos se divertían sanamente. El día 24, no trabajaban ya los Hermanos y así los seis matrimonios se reunían con el fin de cocer las Habas, una Caldera por matrimonio y además un calderillo de cobre, las cuales eran comidas y degustadas por los Hermanos. Después vestían al Santo y se disponían a adornar su trono, con flores y frutos del tiempo. El día 25, festividad de San Marcos, tras la Misa y Procesión del Santo, el Párroco bendecía y bendice aún hoy las habas en la Puerta de la Iglesia y se degustan entre todos los asistentes. También, San Marcos, como santo protector de los campos en estas tierras sedientas, recibía bien como imprecación o como refrán, la siguiente cancioncilla:

¡Santo San Marcos,

abre los arcos

que, si no llueve,

no saldrán charcos!”.

Cristo de las Injurias.

El 29/IV/1928, el Párroco de Garciez, D. Antonio Rodríguez Fernández (Bedmar, 1897-1968), recibió la visita de la “respetable y numerosa Comisión de la Hermandad del Señor de las Injurias entre los que se encontraban el Hermano Mayor, Narciso Garrido Viedma y el secretario, Juan Francisco Fernández” y todos ellos con un único deseo “que no decaiga la fe y los cultos que se le atributan”, debido a juicio de la misma “de la lamentable organización de dicha Hermandad y la crisis de fe y disciplina por la que atraviesa, que les hace considerarla como deshecha”. Por tal motivo acudieron al Párroco y le rogaron les redactase un Reglamentoque los ajustase a una recta disciplina y organización”. El Párroco se comprometió a realizar dicho Reglamento y cumplir con los deseos fervientes de estos Hermanos del Cristo de la Injurias. El día 5 de mayo de ese mismo año, les presentó D. Antonio el breve Reglamento, el cual “les llenó de satisfacción y agrado” al tiempo que hacían la siguiente súplica pública al Señor de las Injurias:

Quiera el Señor de las Injurias, que, como Dios es el que mueve las voluntades, que no nos movamos por intereses particulares, amor propio u otras pasiones, y que no sea en balde este intento de renovación, organización y piedad”.

Y terminar con un alegre y satisfecho:

¡Viva el Señor de las Injurias!

Canto al Cristo de las Injurias

“Cristo Santo, Cristo bueno

con tu inmaculado Amor

no te olvides de Garciez.

Da perdón y gracia plena

y ven a nosotros y derrama

de tu Amor la ardiente llama

en nuestro pecho contrito

pues saber que es infinito

el Amor con que te aclama

(D. José Gámez Gámez).

  1. Andrés Fuentes León, en el Programa de las Ferias y Fiestas de Garciez de 1983, nos dejó esta reflexión sobre la devoción a su Cristo:

En el fondo de nuestras almas,

todos los seres humanos

tenemos un gran pilar.

El que sus ojos no bañan,

es que no ha aprendido a amar.

¡Bañemos nuestros ojos en las aguas de tan maravilloso pilar!

Amémonos y hagamos por todos los tiempos

cómo nos amó a todos ese Cristo de las Injurias

a quien hoy como todos los años celebramos sus fiestas”.

Sobre la Asunción de Nuestra Señora quiero señalar que se celebran sus fiestas el 15 de agosto.

¡Felices ferias y fiestas a todos los Garcilenses!

FUENTE: JM.T.B

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje