CRONISTA OFICIAL DE SENCELLES (BALEARES), JORDI LLABRÉS, ES TODO UN PERSONAJE EN EL PUEBLO: `QUIERO RECUPERAR LA NOMENCLATURA ANTIGUA DE LAS CALLES´

A PESAR DE SU JUVENTUD, TIENE UNA LARGA EXPERIENCIA EN EL MUNDO ASOCIATIVO Y CULTURAL DE LA LOCALIDAD. HA SIDO INTEGRANTE DE MULTITUD DE ENTIDADES

s23pf001

Jordi Llabrés es actualmente el presidente de la Asociación Tia Xiroia, miembro fundador de los Amigos del Patrimonio Arqueológico de Sencelles, redactor de la revista local Sa Sella, forma parte del patronato de la Fundació Bartomeu Oliver, consiliario del nuevo Club d´Esplai Sa Roqueta y en la Parròquia de Sant Pere desempeña los cargos de cronista, archivero y sacristán. A partir de mediados del mes de noviembre, si los trámites siguen su curso como está previsto, añadirá a su extenso currículum el cargo de cronista oficial de la Vila de Sencelles.

– ¿Se trata de un cargo de nueva creación?

– Sí, no existe constancia que existiera antes. Fue la ordenanza municipal de protocolo, honores y distinciones del Ayuntamiento de Sencelles, en cuya redacción participé en 2009, la que preveía que se pudiera crear esta figura. Ahora se ha decidido que ya ha llegado el momento de crearla y me han ofrecido la posibilidad de serlo, cosa que me produce una gran ilusión.

– ¿Existen más municipios con la misma figura?

– Sí, hay ayuntamientos que anteriormente lo han tenido como sa Pobla o Llucmajor. En algunos ha existido como un título protocolario o con la calificación de emérito. Los únicos de los que tengo constancia y que ahora están en activo son Inca, con Gabriel Pieras, y Palma, con Bartomeu Bestard. Aunque a un nivel muy diferente, el primero es honorario y el segundo tiene plaza de funcionario. Si hablamos a nivel de todo el Estado, hay muchas localidades con esta figura, de hecho existe una Real Asociación Española de Cronistas Oficiales.

– No parece un cargo muy acorde con una persona joven, ya que el título suena un poco a rancio…

– Bueno, pues a mí me llena de satisfacción. Por un lado, sí que las palabras cronista oficial puede que a la mayoría les suene un poco a antiguo, que tenga connotaciones pasadas, pero por otro lado, hay que decir que su función está plenamente vigente y es actual ya que siempre todo evoluciona y constantemente hay que escribir un nuevo apartado de nuestra historia.

– ¿Qué obligaciones conllevará el desempeño del cargo?

– Tendré dos obligaciones. Por una parte emitir mi opinión y elaborar informes sobre aquellos temas relacionados con la historia del municipio que la corporación considere; y por otra, redactar una memoria anual que se llamará Crónica Oficial del Municipio de Sencelles, que será publicada por el ayuntamiento, y en la que se recogerán los principales eventos sociales, culturales, políticos y de todo tipo relacionados con el municipio. Básicamente de lo que se trata es de ir elaborando la historia del municipio desde la investigación del pasado e ir dejando constancia de lo que va pasando en el presente.

– ¿Y qué derechos ofrece?

– Es un cargo honorífico, gratuito y vitalicio. Te aporta el prestigio de desempeñarlo.

– ¿Qué proyectos piensa impulsar desde su nuevo cargo?

-Me gustaría seguir aportando mi grano de arena para conseguir una mayor sensibilización de la población hacia el patrimonio, las tradiciones y la cultura. Uno de los primeros proyectos concretos en los que me centraré será en la recuperación de la nomenclatura antigua de las calles de la localidad: no se tratará de sustituir los nombres actuales sino de colocar una pequeña placa con el nombre tradicional para que no se pierda. Creo que debería iniciarse una restauración seria de elementos patrimoniales: cruces de término, molinos de viento harineros, yacimientos arqueológicos, etc. Precisamente creo que hay que continuar con la idea de la ruta arqueológica que ha creado este verano el Ayuntamiento, es una idea fantástica para proteger, conservar y ayudar a divulgar nuestro patrimonio.

– ¿Supongo que el cronista oficial también tendrá algo que decir sobre las fiestas?

– Evidentemente. Todos sabemos que he sido especialmente beligerante estos últimos años con determinados actos de tradición foránea que se han colado en las fiestas, en concreto en las de Santa Águeda. Está muy bien el propósito de revitalizar las celebraciones, ahora bien, entre potenciar y desfigurar, hay una clara diferencia.

Fuente: http://www.diariodemallorca.es/ – Joan Florit. Sencelles

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje