PICATOSTES Y TORRIJAS; IGUALES, PERO NO

POR JOSÉ ANTONIO FIDALGO SÁNCHEZ, CRONISTA OFICIAL DE COLUNGA (ASTURIAS)

10400136_957129034375653_1517362837368611033_n

No, por favor; no me censuren ya al empezar mi comentario viendo que distingo claramente esos dos conceptos referidos en Asturias a un mismo producto, las torrijas o torrexes.

Y como es mi norma de trabajo e investigación, iremos a las fuentes primeras que conozco para este caso: la cocina romana de Apicio. Otra vez más el socorrido latín:

“ALITER DULCIA: Siligineos rasos frangis et bucellas maiores facies. In lacte infundis, fringis et in oleo, mel superfundis et inferes.»

Traduzco:

OTRA DULCERÍA: Corta rebanadas gruesas de pan de trigo candeal, remójalas en leche, rebózalas y fríelas en aceite.

Sírvelas cubiertas con una baño de miel.

Como ven, aquí tienen la realidad dulcera de lo que hoy -y desde hace muchos años, llamamos torrijas.

¿Saben una cosa?

El verbo latino «Torreo (-ere, tostum)», además de su significado primero de asar o tostar, también acoge la acepción de «inflamar de amor»

¿Será esa la causa por la que, al menos desde el siglo XIV, las torrijas, también llamadas «rabadas» y «rabadas de parida», fueron regalo obligado a las parturientas?

Lo confirmaba las gran poetisa gallega Rosalía de Castro.

«Sopiñas de leite
tamén che darei,
sopiñas con vino,
torrexas con mel.”

¿Y qué son las PICATOSTES?

Pues, sencillamente, unas rebanadas de pan, más delgadas que las torrijas, ligeramente humedecidas en un poco de agua, y fritas en aceite hasta rustir crujientes.

Precisamente ese prefijo «pica» indica esa sensación de picor crujiente cuando se comen; circunstancia que obliga a degustarlas en remojo de chocolate o de café.

Hagamos torrijas para estos días cuaresmales.

Se cortan rebanadas, de buen grosor, utilizando pan asentado de dos o tres días. Se humedecen en un baño o de leche previamente hervida con azúcar y un poco de canela.

Se sacan, escurren, rebozan en huevo batido y fríen en abundante aceite muy caliente. Se llevan a una fuente y se bañan con un almíbar elaborado, a partes iguales, con agua y vino blanco y azúcar al gusto.

¡Feliz día y feliz gusto: chocolate con picatostes, y torrijas de postre!

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje