EL CRONISTA OFICIAL DE SANTANDER, BENITO MADARIAGA, ASISTIÓ AL TRASLADO DE LOS RESTOS DEL PADRE CARBALLO AL PANTEÓN DE HIJOS ILUSTRES EN EL CEMENTERIO DE CIRIEGO

ÍÑIGO DE LA SERNA, CONSEJERO DE CULTURA, DESTACÓ LA GRAN OBRA DEL CIENTÍFICO, EL MUSEO DE PREHISTORIA. MARCANO RESALTÓ SU LEGADO « EN UNA ÉPOCA EN LA QUE TODO ERA COMPLICADO»

Augusto González de Linares.

Augusto González de Linares.

El último número de la revista que edita el Instituto Español de Oceanografía (IEO) dedica su sección de historia a la figura de Augusto González de Linares, cofundador y primer director de la Estación de Biología Marina de Santander.

El autor del informe, BENITO MADARIAGA DE LA CAMPA, CRONISTA OFICIAL DE SANTANDER, destaca del biólogo cántabro, que nació en 1845 en Cabuérniga, su «destacada personalidad» y el hecho de haber regido el primer laboratorio dedicado al estudio del mar.

González de Linares se formó en Santander, en Valladolid -donde conoció al periodista José Estrañi- y en Madrid, donde Francisco Giner de los Ríos le orientó y recomendó que se dedicara a las Ciencias Naturales.

Posteriormente, fue profesor universitario en Santiago de Compostela, donde sus intervenciones resultaron polémicas y provocaron discusiones entre defensores y detractores del evolucionismo. González de Linares fue apartado de su cátedra por una disposición en la que se prohibía que las enseñanzas oficiales impartieran contenidos contrarios al dogma católico.

Durante su retiro en Cabuérniga, recibió la visita de su amigo Giner de los Ríos, y se produjo un encuentro entre estos, Salmerón y Manuel Ruiz de Quevedo, en Pesquera, donde se discutieron por primera vez los fundamentos de la Institución Libre de Enseñanza, de la que sería profesor.

El naturalista visitó laboratorios especializados en biología marina en Francia, y maduró la idea de crear en España un laboratorio dedicado al estudio del mar, para lo que, a pesar de que había vuelto a dar clases universitarias, las abandonó y exploró distintas costas españolas para formarse y recoger especies.

Finalmente, el laboratorio de zoología marina de Santander se creó en 1886, y contó con la colaboración de Diputación y Ayuntamiento, además de ser defendido ante las críticas recibidas por Marcelino Menéndez Pelayo, que puso este laboratorio como ejemplo de centro de investigación descentralizado. El biólogo falleció en el año 1904.

El autor del informe -CRONISTA OFICIAL DE SANTANDER y ex preparador del laboratorio del IEO- destaca el trabajo de González de Linares por su exploración de sus costas, la creación de una colección de especies única en su momento y la formación de profesores de Ciencias Naturales. La Estación Marítima que fundó dio paso al Laboratorio Oceanográfico de Santander.

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje