LA SAGA DE LOS ROCHA Y SU PATRIMONIO EN TELDE

UN ARTÍCULO HISTÓRICO DE RAFAEL SÁNCHEZ SOBRE VALERÓN, CRONISTA OFICIAL DE INGENIO (CANARIAS), SOBRE LA IMPORTANCIA DE ESTA FAMILIA EN LA CIUDAD A PRINCIPIO DEL SIGLO XX

Sector conocido actualmente en Telde como La Roche. / Foto: Luis López

Sector conocido actualmente en Telde como La Roche. / Foto: Luis López

A modo de introducción

El apellido “Rocha” se encuentra plenamente identificado con la ciudad de Telde en su variada y rica toponimia en un paraje y barranco con esa denominación, el nombre de una calle y la existencia de varios inmuebles asociados a esta saga familiar, presente en la historia de Gran Canaria y con especial vinculación con Telde.

La saga familiar

Su presencia en Gran Canaria nos remonta al siglo XVI desde que su antepasado el corsario portugués Simón Lorenzo se asentó en la Isla al ser contratado para que capitaneara una flotilla de barcos para repeler ataques de piratas y corsarios.

Su descendencia va a adquirir especial relevancia a partir de su hijo Antonio Lorenzo que se integra en la sociedad canaria desempeñando los cargos de Escribano Público, Capitán de Milicias y Regidor de Gran Canaria. Posteriormente Antonio Lorenzo Bethencourt, que al explotar las salinas del Romeral, obtiene autorización de Carlos II en 1677 para construir un castillo o casa fuerte en aquel lugar (Santa Cruz del Romeral), siendo nombrado junto a sus herederos su alcaide perpetuo. Cristóbal de la Rocha toma el apellido después que su padre el tinerfeño José de la Rocha y Ferrer entroncara con Josefa Simona Bethecourt Castillo, llegando a ostentar el grado de Coronel del Regimiento de las Milicias Provinciales de Telde y alcalde de esta ciudad durante unos años a principios del siglo XVIII; siendo quizás el personaje más relevante su hijo Antonio Lorenzo de la Rocha Bethencourt, también oficial de Milicias Provinciales de Telde (Coronel Rocha) al que se debe el proyecto del Hospital de San Martín, Iglesia de Teror, la conclusión de la Catedral y reedificación de la casa fuerte.

Su hijo, José Lorenzo de la Rocha Bethencourt, también coronel del Regimiento de Telde, mandó la columna de granaderos que en 1794 parte para la Península para enfrentarse a los franceses en la llamada Guerra del Rosellón, alcanzando especial protagonismo los milicianos de Telde con jurisdicción en el sur de la Isla. Su hijo Agustín de la Rocha, fue Teniente Coronel de Milicias y Regidor de Gran Canaria, hasta llegar a su descendiente Antonio de la Rocha y Lugo que al contraer matrimonio con Cayetana de Lugo y Herrera-Leyva nos lleva hasta su hijo Antonio María de la Rocha y Lugo.

El patrimonio

Antonio María de la Rocha y Lugo hereda la inmensa fortuna de su padre, de su hermano Agustín de la Rocha, y adquiridos a través de distintas compras, así como otros bienes en usufructo vitalicio de su madre, consistentes en la mitad del tercio y quinto, con el que fue mejorado en su testamento. Falleció soltero en Las Palmas el 2 de Agosto de 1901, sin haber celebrado testamento y sin herederos forzosos. Todos sus bienes pasaron a sus sobrinas María de Jesús de la Rocha y Casabuena, (casada con Rafael Massieu y Falcón) y María de los Dolores de la Rocha y Casabuena (casada con Diego Manrique de Lara y Casabuena), hijas de su hermano José de la Rocha y Lugo. La partición de su riqueza se realizó ante el notario Agustín Millares Cubas el 23 de Julio de 1902. Sus bienes se extendían por distintos municipios: Las Palmas, con extensos terrenos en la Vega de San José, casas y agua del heredamiento de Vegueta; Valsequillo, Guía, Valleseco, Firgas, Teror Ingenio y Agüimes (agua del heredamiento del Carrizal y tierras de la zona costera de Las Rosas), Santa Lucía (Casa Santa), San Bartolomé de Tirajana (zona costera, salinas y parte de la fortaleza de Santa Cruz del Romeral) y Telde de los que nos ocupamos exclusivamente en este trabajo.

El total de su patrimonio se valoró en 939.385 pesetas, de las que 50.114 las poseía en efectivo en monedas de oro y plata y billetes, el resto en el valor de 190 propiedades. Si consideramos que un cercado de tierra labradía de una fanegada con una casilla en el Callejón del Castillo estaba valorado en esa época en 3.092 pesetas y una cuarta de agua (12 horas) del heredamiento de la Vega Mayor de Telde en 5.250 pesetas, nos puede dar una idea de su enorme fortuna.

Bienes de Antonio María de la Rocha y Lugo en Telde

Un cercado de tierra labradía de riego con casa y alpendre en Los Picachos de dos fanegadas. Un cercado de tierra labradía de riego con una casilla en el Callejón del Castillo de una fanegada. Terrenos de secano en las Tapias de ocho fanegadas y media. Una hacienda de tierra labradía de secano en el barranco de Madrid de 23 fanegadas. Una suerte de tierra labradía de secano en el Troncón (barranco de Madrid) de siete fanegadas y ocho celemines. Una casa de dos pisos en la calle Diego Díaz con una huerta con derecho al agua del chorro. Suerte en el Tabaibal de una fanegada.

Una quinta parte de una casa situada en la calle Real. Un cercado de tierra denominado El Escobar en el Campillo con un alpendre, una fanegada y tres celemines. Tres trozos de tierra labradía y arrifes en el Valle de los Nueve con una casa terrera, una fanegada cuatro celemines. Un cercado de tierra labradía en los Picachos de una fanegada. Cuatro cercados de tierra labradía denominados Manuel Cabrera en el Valle de la Fuente donde dicen el Cubillo, una fanegada y dos celemines con una casa de labranza y un establo, cuatro fanegadas y ocho celemines. Cuatro cercados de tierra labradía unidos formando una sola finca donde llaman la Villazona en la Vega Mayor, cuatro fanegadas ocho celemines con una casa de labranza, establos y accesorios.

Una trozada de tierra labradía en la Vega Mayor donde llaman la Sardina en el camino de San Antonio, diez celemines; otro en el mismo lugar compuesta de dos cercados en un solo cuerpo, una fanegada once celemines; otro con establos, dependencias y accesorios, una fanegada y seis celemines. Una trozada de tierra labradía compuesta de dos cercados unidos formando una sola finca en el camino o paseo del Molinillo en los Llanos, con gañanía y accesorios dos fanegadas 5 celemines. Un cercado de tierra labradío en el Campillo, una fanegada cinco celemines con una casa de labranza, establo y pajar.

Un cercado de tierra labradía donde llaman la Mareta en los Llanos que contiene como accesorios una casa de planta alta con frontis a la calle de Ruiz, una fanegada y ocho celemines; otro unido al anterior de tierra labradía, una fanegada cuatro celemines. Un cercado de tierra labradío con su establo denominado el Catalán en el Campillo, una fanegada dos celemines. Un trozo de tierra labradía donde dicen los López en el Campillo con gañanías, una fanegada diez celemines. Un cercado de tierra labradía con arrifes y alguno solares en el Campillo y el Moral, una fanegada tres celemines. Una hacienda de tierra labradía y arrifes en el Hornillo con casa de labranza y gañanía, seis fanegadas. Un cercado de tierra labradía en la Vega Mayor con cuarto y un establo, dos fanegadas y dos celemines.

Un cercado de tierra labradía denominado la Fonda en el Campillo con casa de labranza y alpendre, dos fanegadas. Un cercado de tierra labradía en la Vega Mayor donde dicen Albercón de San Luis con casa de labranza y establos, una fanegada siete celemines. Un cercado de tierra labradía con casa de labranza y alpendre denominado la Trompeta, una fanegada. Un trozo de tierra labradía denominada los López con gañanía en el Campillo, una fanegada.

Una trozada de tierra labradía y arrifes denominada Hoya de la Fuente en la Vega Mayor con casa de labor y establos, cuatro fanegadas. Una trozada de tierra labradía en el barranquillo de las Bachilleras con tres casas, un estanque, alpendre y gañanía, una fanegada dos celemines; un trozo de tierra compuesto de dos cadenas denominado las Cadenas unido al anterior seis celemines; un trozo de ladera, terreno erial de arrifes dentro de las fincas anteriores, un celemín. Un cercado de tierra labradía denominado del Molinillo en el callejón de los Llanos, dos fanegadas.

Una casa de planta con alpendre y gañanía en la calle de Fomento de los Llanos, 270 metros. Un trozo de tierra de una hacienda denominada Tarudanta en la Vega Mayor de diez celemines; otra parte de dicha hacienda que contiene casas de labranza, establos y jardín, dos fanegadas y ocho celemines. Dos cercados de tierra labradía unidos que componen la finca llamada Suerte Grande en el Cubillo, con una casa de labranza y alpendre, dos fanegadas ocho celemines. Una finca de tierra labradía donde dicen las Hoyas del Romano con una casa de labranza, alpendre y pajar, cinco fanegadas ocho celemines; un trozo de tierra labradía en la misma situación, cuatro celemines. Dos cercados de tierra labradía unidos con los otros dos de la finca llamada Suerte Grande en el Cubillo. Cincuenta cuartas (una cuarta igual a 12 horas) y siete horas de agua del heredamiento de la Vega Mayor de Telde. Dos noches y seis horas de agua del heredamiento del Valle de los Nueve.

A modo de conclusión

Algunos de los “Rocha” nacieron, se casaron y fallecieron en Telde, ruta obligada entre las Palmas, donde estaban asentados, hasta sus posesiones en Carrizal, Las Rosas, Casa Santa y explotaciones en las salinas del Romeral y la casa fuerte.

Fuente: http://www.teldeactualidad.com/

1 Comentario para “LA SAGA DE LOS ROCHA Y SU PATRIMONIO EN TELDE”

  1. Contraste por favor los siguiente respecto a la herencia que Antonio de La Rocha dejóa a sus dos sobrinas “forzozamente”

    V. Bienes del mayo
    razgo De la Rocha en Telde
    El 16 de agosto de 1860 se terminó y se presentó al
    juzgado “la partición de bienes
    raíces y semovientes quedados al fallecimiento del
    señor don Antonio de la Rocha y
    Lugo” (nieto del coronel Antonio de la Rocha). Fue
    aprobado y protocolizado el 8 de
    septiembre de 1860 ante el escribano don Vicente Ma
    rtínez
    20
    . La relación de bienes
    aportados por los vínculos de las diversas familias
    que formaron el mayorazgo es
    impresionante. La madre de todos ellos es, sin duda
    , Las Salinas y Casa Fuerte del
    Romeral, con los bienes que poseía en la Vega de Sa
    rdina y sus acequias, que heredaron
    los hijos de don Antonio Lorenzo Bethencourt y de d
    oña Lorenza María de Ayala
    Rojas, José Jacinto y Ángela Teresa. En Las Palmas,
    tenían bienes en Vegueta, Mata,
    Cercados de la Cruz y calle de Los Moriscos. Propie
    dades tenían también en los más
    importantes pueblos: Teror, Firgas, La Vega, Telde,
    Arucas y Valleseco. En La Atalaya
    poseían La Caldera de Destila, en Valsequillo La Ba
    rrera, en el Barranco de Tirajana la
    Mina de Pozo Izquierdo o Casa Santa, en Buenavista
    de Tenerife La Flamenca, el
    Caidero del Madroñal y Agua del Carrizal

Responder

Mensaje