UNA CRÓNICA Y UN VIAJE

POR RICARDO GUERRA SANCHO, CRONISTA OFICIAL DE ARÉVALO (ÁVILA)

Delegación española.

Ocho cronistas españoles, entre ellos el de Arévalo, Ricardo Guerra, participaron en el XL Congreso Nacional de las Ciudades Mexicanas y en el I Encuentro Internacional de la Crónica celebrado en el país centro americano

Redacción

Redacción

Se ha celebrado el 40 Congreso Nacional de Cronistas de Ciudades Mexicanas y el I Encuentro Internacional de la Crónica, en el que han participado alguno más de 140 cronistas de México, Reino de España, Cuba y Guatemala. Ha sido organizado coincidiendo con las celebraciones de los 500 años del Encuentro entre México y España, siglo XVI, cuando llegó a las costas de Quintana Roo Francisco Hernández de Córdoba, a la tropical península de Yucatán.

Encabezada por el Presidente de la Real Asociación Española de Cronistas Oficiales, Antonio Luis Galiano, cronista de Orihuela (Alicante), la delegación españolacronistas Juan Alonso Resalt, Vicepresidente y cronista de Leganés (Madrid), José Dionisio Colinas, cronista de La Bañeza (León), Francisco Rivero, cronista de Las Brozas (Badajoz), César Salvo, cronista de Villafranca del Arzobispo (Valencia), Luis Romero, cronista de Hinojosa del Duque (Córdoba), Francisco Sala, cronista de Torrevieja (Alicante), y Ricardo Guerra, cronista de Arévalo (Ávila), que en todo momento fueron recibidos y agasajados en un cálido recibimiento, con muestras de cariño, franca camaradería y hermandad, en lo que se ha dado en llamar “encuentro entre dos mundos”, México y España, en el quinto centenario de la llegada de los españoles a tierras mexicanas.

El retraso de casi nueve horas del avión español en el aeropuerto Adolfo Suarez-Madrid Barajas ocasionó que nuestra delegación no llegara a la inauguración del congreso, pero sí al recibimiento del pleno del Ayuntamiento de Cancún, sede oficial, presidido por el presidente municipal, alcalde de Benito Juárez, Estado de Quintana Roo, Remberto Estrada Barba, donde fueron nombrados “Huéspedes Distinguidos”, y que entregó como obsequio a todos los congresistas una figura reproducción personalizada del “Señor de Cancún” una cabeza de piedra de origen maya. Allí se realizó la foto de familia ante la estatua de Benito Juárez.

Con la lectura de comunicaciones en diversas mesas de trabajo y lugares, los españoles leyeron sus intervenciones en la Casa de la Cultura de Cancún, por orden alfabético y sobre diversos temas históricos, entre ellas la del cronista abulense de Arévalo, Ricardo Guerra, que versó sobre “El Humanismo, de Isabel I de Castilla al Tata Vasco” que fue muy bien recibida, especialmente por el cronista de Santa Fe, México, que fue la primera fundación de nuestro Vasco de Quiroga, su ciudad ideal, el “Pueblo-hospital”, que fue su gran logro.

Además de estos aspectos académicos, nuestros cronistas pudieron disfrutar de aquellas exóticas tierras, visitando el complejo Maya Xcaret, el parque eco-arqueológico tan atractivo, con el gran espectáculo de folclore nacional, el viaje a Isla Mujeres donde pudieron saludar al Cónsul Honorario de España Francisco Javier Marañón Cañadas, y además, rodeo charro, bailes y músicas autóctonos y las comidas más representativas mexicanas.

La segunda parte del viaje cultural al centro del país, a las ciudades Patrimonio de la Humanidad, de arquitectura colonial, de tan hondas raíces hispanas: Zacatecas, Guanajuato, San Miguel de Allende y Querétaro fueron los destinos, donde fueron recibidos por las autoridades de ellas y especialmente la audiencia con el Gobernador del Estado de Zacatecas, Alejandro Tello y siempre magníficamente guiados por el anfitrión, el Cronista del Estado de Zacatecas, Manuel González Ramírez.

En esta ciudad, la representación de cronistas españoles asistieron a la misa en la catedral, oficiada por el Arzobispo de Zacatecas D. Sigfredo Noriega Barceló, que en su homilía dio la bienvenida a la delegación y recordó que su padre también fue cronista.

Muchos actos y agasajos en Guanajato, con tuna incluida. San Miguel de Allende con su precioso casco histórico colonial. Y Querétaro, esa ciudad de 1 millón doscientos mil habitantes donde presenciamos un colorista desfile de todas las etnias mesoamericanas en las vísperas del día nacional.

El final del programa se desarrolló en Ciudad de México, donde visitaron el Palacio Nacional, la catedral y el centro histórico con sus ruinas mexicas aztecas, para iniciar el regreso a España después de unas intensas jornadas de trabajo, cultura y hermanamiento. Muy poco después México ha sido sacudido por un devastador seísmo.

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje