LA RIQUEZA DE LOS PAISAJES DE MÁGINA PROTAGONIZA LAS JORNADAS DE CISMA • BEDMAR ACOGE LA 35ª EDICIÓN DE LAS JORNADAS DE ESTUDIOS ORGANIZADAS POR EL COLECTIVO DE INVESTIGACIÓN DE SIERRA MÁGINA

CISMA HA DEDICADO ESTA 35ª EDICIÓN DE LAS JORNADAS A LA MEMORIA DE VICENTE OYA, CRONISTA OFICIAL DE JAÉN Y CAMBIL • SU BIÓGRAFO JOSÉ MANUEL TROYANO, CRONISTA OFICIAL DE BEDMAR Y DE GARCIEZ (JAÉN), HIZO UN REPASO DE SU VIDA Y OBRA

Foto de familia de los ponentes de la 35ª edición de las Jornadas de Estudios sobre Sierra Mágina. / A.C.

«Pocos territorios habrá tan estudiados como Sierra Mágina, por eso debemos cuidar al Colectivo de Investigación CISMA desde las instituciones ya que junto con la Asociación para el Desarrollo Rural (ADR), el Consejo Regulador de la Denominación de Origen y el Parque Natural le dan conciencia de comarca a un territorio como el nuestro». Así comenzó su intervención Francisco Reyes, presidente de la Diputación, en el acto inaugural de la 35ª edición de las Jornadas de Estudios sobre Sierra Mágina, organizadas por CISMA, y que se han celebrado este fin de semana en la sede del Consejo Regulador de la Denominación de Origen. Francisco Reyes estuvo acompañado por el presidente de CISMA, Jorge González, el vicepresidente del Consejo Regulador, Lorenzo Herrera, y el gerente de la ADR, José García.

El desarrollo de estas jornadas se ha encuadrado en el proyecto Aula de Mágina, a través del cual el Consejo Regulador promueve el estudio y la investigación sobre el aceite de oliva. Los paisajes de Sierra Mágina han sido el tema de este año. Si bien desde el gobierno andaluz y con el apoyo de la Diputación de Jaén se está impulsando la candidatura de los paisajes del olivar en Andalucía como Patrimonio Mundial de la Humanidad, Sierra Mágina se caracteriza por un paisaje diferente. Al tener olivares al pie de monte y alta montaña, tanto el cultivo como la recolección de aceituna varían con respecto a la campiña. La cercanía con el bosque mediterráneo del parque natural aporta matices distintos al aceite.

Pero el paisaje de Sierra Mágina va mucho más allá del olivar. En la alta montaña, la ganadería es importante. El agua ha conformado un paisaje peculiar de vegas y huertas, donde destaca la de Pegalajar, así como un rico patrimonio de fuentes, desde la más sencilla hasta las declaradas Bien de Interés Cultural como la de La Guardia de Jaén. Tampoco pueden olvidarse los lavaderos, uno de los pocos espacios sociales reservados a las mujeres hace unas décadas. A todo esto hay que añadir el paisaje literario. Jorge González, presidente de CISMA, hizo hincapié en la necesidad de implicar a todos los actores sociales en el cuidado y la preservación de estos paisajes.

CISMA ha dedicado esta 35ª edición de las jornadas a la memoria de Vicente Oya, cronista oficial de la provincia de Jaén y Cambil, un maginense comprometido con su tierra y pieza clave en la formación de este colectivo. Su biógrafo José Manuel Troyano, cronista oficial de Bedmar y Garciez, hizo un repaso de la vida y obra de Oya, de quien destacó su «bonhomía». «Si estuviera aquí, os hubiera dicho que ‘Dios os lo pague’. Era un hombre sencillo, honesto y muy trabajador que se ruborizaba cuando le llamaban don Vicente. La pena es que se nos fue muy pronto», lamentó Troyano.

Tras la presentación del número 34 de la revista SUMUNTÁN, comenzaron las comunicaciones temáticas. Una docena de ponentes expusieron sus trabajos sobre aspectos relacionados con la cultura, la historia, el lenguaje, la naturaleza y los paisajes de Mágina. La visita al paraje de Cuadros y la cata de aceite de oliva a cargo de Jesús Sutil, gerente del Consejo Regulador, pusieron el broche de oro a las jornadas.

Fuente: http://www.ideal.es/ – Ascensión Cubillo

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje