EL CONDADO DE TORRE FRESNO

POR MANUEL GARCÍA CIENFUEGOS, CRONISTA OFICIAL DE MONTIJO Y LOBÓN (BADAJOZ)

El Mayorazgo de la Torre del Fresno fue fundado por don Alonso de Cárdenas, Comendador de Mérida, I Conde de la Puebla del Maestre, nieto de don Alonso de Cárdenas, último Maestre de la Orden de Santiago, con su mujer doña Elvira de Figueroa, señora de Lobón, hija del II Conde de Feria don Gomes Suárez de Figueroa.

El caserío de la finca era resto de las construcciones de la Aldea del Fresno, cuyos últimos moradores fueron reducidos a Puebla de la Calzada en tiempos del Maestre de la Orden de Santiago don Lorenzo Suárez de Figueroa.

El Mayorazgo pasó a través de sus descendientes hasta llegar a don Lorenzo de Cárdenas, quien para saldar sus deudas consigue Licencia Real para enajenar el Señorío de la Torre del Fresno a favor del matrimonio don Baltasar de Paredes y doña Beatriz Catalán, quienes fundan otro Mayorazgo incorporándolo al suyo de Setisfolleja, los después llamados Carneriles. El vínculo pasa a sus descendientes, siendo el señor Quijada Paredes y su hija Mariana, Condesa de San Martín, quienes transmiten a los hermanos Sancho y Alonso Gragera la dehesa de la Torre del Fresno, quienes pagaron 464.000 reales de vellón.

LOS HERMANOS SANCHO Y ALONSO GRAGERA

Desde el siglo XV en el que aparece documentado el primer Gragera en nuestra comarca, Nuño Hernández Gragera, este apellido y familia se convierte en un ejemplo de lo que fue la hidalguía en una comunidad rural, la cual alcanzó, en una de sus ramas, la concesión nobiliar a mediados de la centuria del dieciocho.

Su prestigio social, su solvencia patrimonial y económica, la posición que ocuparon en cargos de la Administración, en el Ejército, la Iglesia, en el Santo Oficio, la creación de Mayorazgos, las Ejecutorias de Hidalguía, la endogamia familiar que se dio en ellos, los esclavos y criados que tuvieron a su servicio, símbolo del poder y condición que ostentaron, así como las familias con las que se unieron, nos inserta sobre un estamento privilegiado durante los tiempos modernos para las villas de Montijo, Puebla de la Calzada y Talavera la Real, que tuvieron como vecinos a miembros de esta familia.

Los hermanos Sancho y Alonso Gragera eran hijos del capitán de caballos coraza don Toribio Mateo Gragera y de doña Leonor Martín Gragera, que vivieron en su caserón situado en la calle de Porras. Sancho y Alonso Gragera contrajeron matrimonio con sus primas Catalina Moreno Gragera y Elvira Gragera Cabero Bérriz y Ahedo. En Puebla de la Calzada vivieron en la casona de sus abuelos Alonso Gragera el hidalgo y Elvira Dorado, situada en la hoy plaza de España, actual colegio Ntra. Señora del Carmen, de las religiosas formacionistas.

Con motivo de mi ponencia “La esclavitud en las villas de Montijo, Puebla de la Calzada y Talavera la Real durante los Tiempos Modernos (1645-1744). Análisis de un comportamiento social”, que expuse en el marco de los V Encuentros de Historia de Montijo, vacié de los archivos parroquiales 20.019 partidas bautismales de las que 289 tenían la condición de ser esclavo.

Pues bien, el matrimonio Toribio Mateo Gragera, su mujer Leonor Martín Gragera y sus hijos Sancho y Alonso Gragera, compradores de la dehesa de la Torre del Fresno, bautizaron a 47 esclavos. De los 289 registros bautismales de esclavos, 133 de éstos, pertenecían a miembros de la familia Gragera.

Para aquella sociedad el poseer un esclavo, significaba para su amo, alcanzar un mayor prestigio, posición y aureola social. Sí se poseía un número elevado de ellos acrecentaba la elevada categoría social de sus dueños.

La solvencia patrimonial del capitán de caballos coraza, Toribio Mateo Gragera, se debe a su participación en la Guerra con Portugal (1640-1668), formándose en la compañía del capitán de caballos corazas, Fernando de Godoy Ponce de León, que participó en conflictos con los portugueses en Don Benito y Badajoz. Toribio Mateo, con graduación ya de Capitán y en compañía de su hermano Juan Matías participaron en acciones militares y correrías en la frontera con Portugal, siendo los primeros en salir con sus armas y caballos.

La causa de que esta familia se desplazara de las villas de Montijo y Puebla de la Calzada hacia Talavera la Real hay que buscarlas en la dependencia jurisdiccional de las primeras al Condado de Montijo, teniendo problemas con sus Concejos de probanza de hidalguía, recurriendo a ruidosos pleitos que terminaron en Ejecutorias favorables, ya que en ellas y desde el año 1640, el Conde de Montijo nombraba los oficios del Concejo indistintamente y sin diferencia del estado noble del llano o pechero.

Toribio Mateo Gragera acumuló una abundante masa patrimonial, que sus hijos, Sancho y Alonso, unificaron en porciones de las dehesas de la Torre del Fresno, Satisfolla de Hoces o de la Vara, los Carneriles, Fresno Pinel, Fresno Carazo y Fresnillos, entre otras. Si bien, Sancho se quedó con la parte de Los Carneriles y Satisfolla, y Alonso con la Torre del Fresno.

Esta acumulación de tierras, ganados y posesiones, unido a la contribución en lo militar y en lo económico que la familia hizo a la Corona, fue la causa por la que Fernando VI concediera el 15 de junio de 1747, a su nieto Toribio Diego Gragera y Gragera Bérriz, el título de Conde de la Torre del Fresno.

I CONDE DE LA TORRE DEL FRESNO

El I Conde de la Torre del Fresno, don Toribio Diego Gragera y Gragera Bérriz dejó Puebla de la Calzada, donde había nacido, cuando tenía trece años para marchar con sus padres a Talavera la Real. En esta villa fue Alcalde Noble, Regidor Perpetuo, Regidor de la Cofradía del Santísimo Sacramento y Familiar del Santo Oficio.

Contrajo matrimonio con la noble dama cacereña doña Josefa María Roco de Godoy y Obando de Orive, hija de don Francisco Roco de Godoy Pantoja y Obando, natural de Cáceres y de doña Petronila Antonia Orive Villalón Ulloa y Cárcamo, natural de Córdoba. Sus predecesores fueron alcaldes, regidores, hijodalgo y alféreces en las villas de Alcántara, Brozas, Cazorla y Cáceres. Algunos fueron caballeros de la Orden de Alcántara.

Será el 15 de junio de 1747, una fecha muy importante para don Toribio Diego Gragera Bérriz, ya que le es concedido por el rey Fernando VI el título de Conde de la Torre del Fresno: “en atención a los méritos y servicios de vos Don Toribio Diego Gragera”. Y porque su abundante fortuna personal le servía a la Casa Real para, a expensas de la concesión nobiliar, aumentar sus arcas.

El 15 de octubre de 1746 don Toribio Diego Gragera, al que comienza a quedársele pequeña la villa de Talavera la Real, adquiere por setenta mil reales la casa-palacio sita en la Plaza de las Descalzas de Badajoz, edificio que ha sido Gobierno Militar, situado frente al convento de las Descalzas, de cuyo convento fue patrón y todos los Condes de la Torre del Fresno, quienes gozaron de panteón junto al altar mayor.

El 3 de febrero de 1756, el Conde de la Torre del Fresno, constituyó un Mayorazgo con la casa-palacio de Badajoz, las fincas de Serranillos, Lanza Lavada, Prado del Rey, Boza y Fresno Pinel, al que agregó las mejoras de la dehesa de Torre del Fresno.

No son sólo éstas las fincas de su propiedad ya que gozaba de la mitad de la dehesa de Pesquero y del arrendamiento de 400 fanegas de tierra propiedad del convento de Santa Ana de Badajoz y de 3.597 fanegas de la dehesa de Piedehierro, llamada también Millares de Piedehierro, del Real Hospicio de la Piedad de Badajoz que habían sido cedidas a ésta de los Bienes de Propios del Ayuntamiento de Badajoz, tratándose de compensar los bienes expropiados de su iglesia y dependencias en el campo de San Juan de Badajoz, en cuya capilla mayor, frente a la catedral pacense, recibió sepultura el pintor Luis de Morales. También, el I Conde de la Torre del Fresno, heredó las propiedades que sus abuelos tuvieron en Montijo en la calle de Porras, el caserón de dos plantas y contigua a él otra casa, una casa bodega y una cochera.

Toribio Diego Gragera falleció el 22 de febrero de 1783, repicaron el día de su entierro la pequeña campana del convento de las Descalzas de Badajoz, las de las iglesias de Talavera la Real, Alcántara, Montijo, Puebla de la Calzada, Jerez de los Caballeros y San Mateo de Cáceres. Su cadáver fue inhumado en el panteón por él construido en el convento pacense de las Descalzas, donde con anterioridad había sido enterrada su hija Elvira y su mujer Josefa María, fallecidas en 1759 y 1777, respectivamente. Muy devotas de la Virgen de la Soledad, Patrona de Badajoz.

Don Toribio Diego Gragera y Gragera Bérriz, I conde de Torre Fresno, aparte de casas-palacios, casas-moradas, bodegas y dehesas, dejó al fallecer cerca de 4.000 vacas, 3.000 carneros, 3.000 cabras, 13.000 cochinos de carne, 3.000 de feria, 150.000 fanegas de trigo, 30.000 de cebada, 10.000 de habas, 3.000 de garbanzos, 3.000 de avena y cerca de 4.000 de centeno.

DESCENDIENTES

Los descendientes del I Conde de la Torre del Fresno escogieron la carrera militar, entre ellos destacamos a su hijo Francisco Gragera y Roco de Godoy (1736-1802), Caballero de San Juan, Teniente General de los Reales Ejércitos, Capitán General de Madrid y presidente de la Junta Suprema de Caballería del Reino.

Su nieto, Toribio Gragera de Vargas y Arguello (1757-1808), III Conde de la Torre del Fresno, Señor de Torre de Caños, Mariscal de Campo de los Reales Ejércitos, Caballero Maestrante de Ronda, gentilhombre de Cámara de S.M., Alguacil Mayor de la Inquisición de Llerena, Regidor Perpetuo, Corregidor, Gobernador Militar de Badajoz y Capitán General interino de Extremadura.

En el desempeño de su último cargo, y a pesar de haber dictado disposiciones desde el primer momento contra el invasor francés, fue asesinado cobardemente por las turbas y soldadesca en Badajoz el 30 de mayo de 1808, siendo un artillero el que le degolló con un machete, ante su actitud un tanto débil y confusa, ya que fue superado por las circunstancias, con el levantamiento popular que deseaba festejar con salvas la festividad de San Fernando en honor de Fernando VII. Su cadáver fue llevado a su palacio, siendo enterrado por la noche sin ninguna ceremonia en el panteón familiar del convento de las Descalzas.

Su viuda, Juana Topete y Arguello, dejó la casa de la Plaza de las Descalzas, simultaneado su residencia entre el cortijo de Torre Fresno y la casa de los Andrade, en el campo de San Juan, donde al parecer ya era propiedad de la familia Topete, pasando posteriormente a la familia Murillo Retamar. Esta casa es conocida en Badajoz como la del Cordón, por la figura que aparece en su portada, la cual ha sido adquirida por el Arzobispado de Mérida-Badajoz para su sede, quien, tras una remodelación y restauración, se han ubicado en ella los organismos de la Curia Metropolitana.

El cortijo de Torre Fresno, en mayo de 1829, acogió unos festejos que contaron con la presencia del infante don Francisco, hijo de Carlos IV, acompañado por su mujer, que consistieron en un banquete, una corrida de novillos en una plaza portátil, un simulacro militar y un baile.

VI CONDE DE LA TORRE DEL FRESNO

Fue el VI conde, don Francisco Fernández Marquesta, senador por la provincia de Badajoz (1903-1910), mecenas y benefactor de la ciudad de Badajoz. Construyó en 1911 el Parque Ascensión en la Avenida de Elvas núm. 33. Su estructura romántica incluye elementos medioambientales y arquitectónicos de relevancia.

En 1917, el VI conde, Francisco Fernández Marquesta, cedió en usufructo de su finca Palomas, junto a la Cañada de Sancha Brava, para construir el primer campo de fútbol del Vivero, que, a su muerte, en 1931, lo donó al Sport Badajoz del que formó parte de su Junta Directiva. Así mismo donó un edificio de su propiedad en la calle Ramón Albarrán, para sede del antiguo Centro Obrero y en la actualidad del Círculo Pacense.

Como Senador por la provincia de Badajoz, Francisco Fernández Marquesta, conde de Torre Fresno, presentó una Propuesta de Ley que fue aprobada para la construcción de la carretera de enlace entre la de Badajoz-Alburquerque, entre los kilómetros 6 y 7, pasando por la estación de ferrocarril de Talavera la Real, para finalizar en Puebla de la Calzada hacia la estación de ferrocarril de Montijo, la que hoy es la EX-209.

PLAN BADAJOZ

La dehesa “Condado de Torrefresno” fue la segunda gran finca expropiada para Valdelacalzada dentro de la política del “Plan Badajoz”, cuando la propiedad recaía en don Álvaro de Solar y familia, que consiguieron una reserva de 300 has. Adquiriendo, en 1948, el Instituto Nacional de Colonización (INC) 544 has. de secano por un valor de cuatro millones de pesetas, en las que se asentaron 36 colonos.

FUENTES DOCUMENTALES

Ejecutoria de hidalguía de Sancho y Alonso Gragera. 11/V/1706. Real Chancillería de Granada. Sala 301. Legajo 112. Pieza 179.

Catastro Marqués de la Ensenada, libro de seglares, año 1753. Archivo Municipal de Montijo.

Archivos parroquiales de Montijo, Puebla de la Calzada y Talavera la Real. Libros sacramentales: Bautismos, Matrimonios y Defunciones. Siglos XVII-XVIII. Libro de cuentas de cofradías y fábrica parroquial para los mismos siglos.

FUENTES BIBLIOGRÁFICAS

CORDERO ALVARADO, P: Historia viva de Guadiana del Caudillo. Ayuntamiento de Guadiana, año 2007.

GARCÍA CIENFUEGOS, M: El escudo del capitán don Toribio Mato Gragera. Revista de Feria y Fiestas Patronales de Montijo. Año 2005.

GARCÍA CIENFUEGOS, M: La esclavitud en las villas de Montijo, Puebla de la Calzada y Talavera la Real durante los Tiempos Modernos (1645-1744). Análisis de un comportamiento social. V Encuentros de Historia de Montijo. Año 2002.

GARCÍA CIENFUEGOS, M: La capilla de San Juan Bautista en la iglesia parroquial de San Pedro Apóstol. Revista Semana Santa 2004.

GARCÍA CIENFUEGOS, M: Conferencia: Desde el análisis de Antonio Ponz y el condado de la Torre del Fresno, al proyecto del ingeniero Díaz-Marta, sobre los riegos de las Vegas Bajas y el Canal de Montijo. Guadiana del Caudillo diciembre 2015.

GONZÁLEZ RODRÍGUEZ, A: Historia de Badajoz. Badajoz 1999.

GRAGERA CASTILLO, J: Mayorazgos de la Torre del Fresno. Revista Agla, núm. 4, año 1985.

GUERRA GUERRA, A.: La economía agraria de Badajoz y su término. Notas para su historia. La dehesa de Piedehierro. Revista de Estudios Extremeños. Tomo XL. Año 1984.

MALDONADO ESCRIBANO, J.: El cortijo de Torre Fresno, propiedad del Capitán General interino durante la Guerra de la Independencia. Actas de las IX Jornadas de Historia en Llerena. Llerena 2008.

NAVARRO DEL CASTILLO, V.: Montijo, apuntes históricos de una villa condal. Cáceres 1974.

SOLAR ORDOÑEZ DEL, J.J.: Un testigo para la historia. Diputación de Badajoz. Badajoz 1997.

TRAVER VERA, A.J: Historia cotidiana de Valdelacalzada: crónica, anecdotario y remembranzas. Ayuntamiento de Valdelacalzada 1998.

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje