TIEMPO PARA SOÑAR. UN NUEVO Y ATRAYENTE RECURSO TURÍSTICO.

 

POR FRANCISCO PINILLA CASTRO, CRONISTA OFICIAL DE VILLA DEL RÍO (JAÉN).

Puente romano de Villa del Rio.

    Como soñar no cuesta nada y los jubilados disponemos teóricamente de mucho tiempo libre, durante el día sin jornada laboral fija, y de noche se ocupa Morfeo de nosotros, proporcionándonos insomnios y recuerdos que nos distraigan, algunas veces nos premia los sueños iluminándolos de futuros proyectos. El que voy a contar va dirigido al desarrollo turístico, social y ambiental sobre Villa del Río, donde por primera vez vi la luz del Sol y me crió pleno de salud y gozo.  

    Cómo no soy joven, ni alcalde, ni pretendo suplantar a nadie, tranquilamente, sin consumir presupuesto municipal ni tener oposición que interrumpa mi onírico deleite, no tengo por qué preocuparme de contarlo, y si fuera posible ahora o en tiempos futuros, hacerlo realidad, pues otros proyectos en tiempos más difíciles se llevaron a cabo.

    Se echó mucho de menos un puente sobre el río Guadalquivir, cuando empezó la construcción de la línea del ferrocarril, que uniera Madrid, la Capital del Reino con Córdoba, la primera capital de Andalucía en esta línea, y solamente se tardó 39 años para hacerlo realidad. El Puente de Hierro, se inauguró en el año 1905. El aumento de población también trajo consigo la construcción de los Grupos Escolares en la Calle de Las Aguas y de la Nueva Parroquia.

    Cubiertas aquellas necesidades en una etapa pasada, y viviendo actualmente como estamos en una época de modernidad y progreso, obviamente las necesidades son otras, tanto las de primera necesidad como las de ocio.

    Mi sueño ha sido, ver una playa fluvial urbana con las aguas del río Guadalquivir en los llanos de la Anguijuela, situada al margen derecho del río, en la zona norte del pueblo frente al Castillo, ocupando el llano con aspecto de herradura que forma el meandro del río, a la que llegáramos por otro puente, que saliendo de la parte de atrás del Castillo cruzara el río Guadalquivir. 

    Y despierto, pienso, que previo un inteligente estudio, su construcción no ofrecería muchas dificultades: se trata de una canalización de agua desde el Puente de Hierro, que cubriera una satisfactoria superficie de terreno impermeabilizado con capa de hormigón y los alrededores dotarlos de los elementos propios de este tipo de instalaciones.

En su construcción veo algunas ventajas:

–        Esta fabulosa obra daría a Villa del Río un prestigio sin fronteras y fomentaría un turismo vacacional  fuera de nuestros límites.

–        La vista de bañistas desde la Avenida del Río Guadalquivir, frente a ella, en todo su recorrido sería muy bonita e higiénica, y  animaría a muchos vecinos y residentes a pasear, pues en el paseo se instalarían unos bancos para reposo y tomar el sol y surgiría algún chiringuito.

–        Crearía un buen número de puestos de trabajo: técnicos para la conservación de la maquinaria, vigilantes de la playa, limpieza de riberas, etc.

–        Se construirían en sus inmediaciones algunas instalaciones acuáticas donde los aficionados puedan ir a practicar el piragüismo, a remar, a pescar, etc.

–        Como asimismo se instalarían algunas granjas piscícolas, tan novedosas y necesarias, como atractivas para la población y el turismo.

–        En la ribera de la playa se plantarían algunos árboles de sombra.

–        Y en la proximidad, entre los verdes olivos y el perfumado matorral, surgirían algunos hoteles y casas de recreo, que embellecerían la falda de Sierra Morena.

    Si yo fuera alcalde, me gustaría que a mi propuesta se uniera la oposición proponiendo hacerla de otra manera, especificándola, con otras ideas mejores, etc, pues, eso favorecería el proyecto y yo diría que sí, y ayudaría a su realización,  pues en definitiva la playa fluvial sería hecha por la Corporación Municipal y habríamos contribuido todos al bien general.          

    Los sueños, sueños son, y …. algunas veces acaban convirtiéndose  .…  en realidades materiales. 

    Así debieron soñar hace pocos años, una noche calurosa de verano el Corregidor y los 1800 habitantes de la pedanía de Jauja, dependiente de la ciudad de Lucena, situada en la comarca de la Subbética en la parte sur de la provincia de Córdoba, y lugar de nacimiento del bandolero José María “El Tempranillo”.

    Los pilares de la urbanización de Jauja, los riega el arroyo Genil, afluente del río  Guadalquivir, y un buen día, Morfeo, hizo que sus habitantes soñaran con hacer “notable” al pueblo, si lo dotaban de una playa artificial y ponían todos sus atractivos en valor para atraer al turismo.

    Despertados los vecinos con esta buena noticia, todos se unieron y pusieron en marcha el proyecto de la construcción de la Playa fluvial urbana soñada, y al día de hoy, todo el vecindario muy eufórico, está pendiente de su inauguración en este próximo verano de 2017.

    “Si yo fuera alcalde, pensaría también en mirar al río, pues es costumbre milenaria de las ciudades responsables con su cultura. El curso fluvial del río Guadalquivir desde tiempo inmemorial ha atendido a usos comerciales y muchas civilizaciones antiguas, fenicios, griegos y romanos,  lo utilizaron para desplazar sobre sus aguas, objetos de valor,  plantones de olivo y el aceite a puertos internacionales.

    En la actualidad Villa del Río recibe de él, su oro líquido en todo el término, fomentando la economía de la villa y creando y desarrollando trabajo y riqueza, que proporciona bienestar y tranquilidad a sus habitantes.

    Seamos generosos con él, no le demos la espalda. Recibamos al río Guadalquivir con agradecimiento con un gran paseo en su ribera poblado de flores, con su pavimento, su balaustrada, bancos, arboleda y sus farolas y ambientando el lugar para que los visitantes se paren a descansar y a coger una piragua en algún embarcadero para disfrutar de un paseo sobre el agua.

    Procuremos que el transeúnte no lo utilice como un meadero identificándolo con un río camboyano. …. 

    Bueno, el sueño se ha acabado, no se si despertaré algún día y veré algo convertido en realidad, pero sería bonito. ¡Verdad!  “ 

 

 

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje