LAS LAVANDERAS RESCATAN LA FIGURA FEMENINA DE ‘LA FEBRERA’

EL ARCHIVERO MUNICIPAL DE CÁCERES Y CRONISTA OFICIAL FERNANDO JIMÉNEZ BERROCAL Y JOSÉ MARÍA GONZÁLEZ SE FELICITAN CADA AÑO POR EL TIRÓN QUE HA LOGRADO LA FIESTA DE LAS LAVANDERA

La quema de nueve peleles en la Plaza Mayor abrió ayer los actos del Carnaval cacereño

 

Fernando Jiménez Berrocal y José María González se felicitan cada año por el tirón que ha logrado la fiesta de las Lavanderas, sobre todo entre el público infantil. Los dos han vivido esta celebración desde sus orígenes.

Fue rescatada en 1989 por la Universidad Popular y Fernando y José María formaron parte del núcleo de profesores que recuperaron esta festividad, convertida en el pistoletazo de salida del Carnaval cacereño.

La Plaza Mayor acogió ayer una nueva edición de la quema del pelele, que este año ha traído incorporada una novedad. Por primera vez en sus 29 años de historia reciente, la fiesta de las Lavanderas ha recuperado la figura de ‘La Febrera’.

Es decir, ayer no sólo hubo peleles masculinos, sino que se pudieron ver dos figuras femeninas. Una de ellas fue confeccionada por el centro Novaforma y ardió junto a otros ocho peleles en la Plaza, pasadas las doce del mediodía. La otra fue realizada por el colegio Prácticas, pero sólo participó en el desfile previo a su paso por el Paseo de Calvo Sotelo.

Existió una época en Cáceres en la que existía un pelele masculino y otro femenino. Así lo recogió el periodista Fernando García Morales el 28 de febrero de 1982: «Cada lavandero (que así se llamaban y no lavaderos), fabricaban dos muñecos, lo más feos posibles, uno macho y otro hembra, que solían pasear por las calles de Cáceres, montados en algún jumento, pidiendo a todo el mundo algo para la boda de ‘los febreros’, que este era el nombre de los muñecos, ‘El Febrero’ y ‘La Febrera’».

Luego, en la merienda que organizaban las lavanderas, los casaban y después los quemaban, «llorándolos por su prematuro fin».

Hay que recordar que la fiesta de las Lavanderas evoca la celebración de estas mujeres en la que, con la quema del pelele, daban por concluido el invierno. «Era una fiesta de mujeres trabajadoras, humildes pero importantes.

Fueron pioneras en buscarse la vida de forma independiente», apuntaba ayer Fernando Jiménez Berrocal, actual responsable del Archivo Histórico Municipal y cronista oficial de la ciudad. Contaba, a modo de anécdota, que nunca ha llovido durante esta celebración. La primera edición se celebró en Fuente Concejo.

Debido a la buena respuesta de público, se trasladó al año siguiente a la Plaza. Primero se hizo en el Foro de los Balbos y, más tarde, junto a las escalinatas del Ayuntamiento.

«Durante las primeras décadas del siglo XX, el lavado de la ropa de la mayoría de los hogares cacereños corría por cuenta de las lavanderas, quienes se dedicaron a este oficio para contribuir económicamente al sostenimiento de las familias», recordaron ayer los alumnos del aula de Historia Oral de la Universidad Popular durante la lectura del manifiesto. Tras la quema de los peleles, se repartieron 140 cajas de coquillos y licor de bellota y manzana sin alcohol entre los asistentes.

Ya por la noche, la carpa instalada en la Plaza Mayor acogió el pregón oficial del Carnaval cacereño, que pronunció el cantante José Manuel Díez, Duende Josele. A su término, subió al escenario la periodista Lydia Lozano en compañía de las drags queen Nacha la Macha y Chumina Power. El desfile de hoy, sábado, será a las 19.00 horas.   Maria José Torrejón

Fuente:http://www.hoy.es/caceres/lavanderas-rescatan-figura-20180210002612-ntvo.html

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje