DESDE MI TORRE MUDÉJAR 616. CRONISTAS EN LA CIUDAD

POR RICARDO GUERRA SANCHO, CRONISTA OFICIAL DE LA CIUDAD DE ARÉVALO (AVILA)

Cronistas Oficiales visitan Arevalo (Ávila)

Aún no habíamos finalizado las visitas al centro del Mudéjar y las bodegas de Perotas, porque fueron prorrogadas al finalizar el gran puente al siguiente fin de semana, continuación que también se vio muy animada de público deseoso de admirar estas nuevas ofertas para la cultura y el turismo de la ciudad.

De nuevo, por grupos más numerosos de lo que sería más cómodo, intentamos no dejar fuera a nadie. Y de nuevo las anécdotas de personas que conocieron a Marolo y a Donis, vivencias con buen humor que han hecho que estos días fueran tan gratificantes como agotadores… y descubrir esta tierra antaño vinícola y hoy rodeada por la denominación “Rueda” quedándonos como una isla, pero que de todos lados bebe… visitantes arevalenses y comarcanos, pero también de puntos muy lejanos de nuestra geografía.

Por cierto, una de las primeras visitas, en el grupo más desahogado, era personas procedentes de la Rioja, expertos en vinos e incluso

Entre tanto ajetreo comunicador, otro día relajado y muy gratificante. Me anunciaron la llegada unos compañeros y amigos Cronistas, tres personajes en el mundo de la crónica, mi presidente nacional, Antonio Luis Galiano, el Cronista de Orihuela, con el vice Juan Alonso Resalt, el Cronista de Leganés, ambos acompañando al presidente de la Federación Nacional de Cronistas de México, Manuel González Ramírez. trabajando en el tema, Carmen, Luis y el joven David, los nuevos amigos riojanos que descubrieron nuestro mudéjar y otros modos del vino, otros sabores, porque nos tocó una de las catas de “Cabra Loca” que, por cierto, que buena está esta añada… Unas visitas que tendrán permanencia y continuidad, ¡ya verán!

Una gran alegría, llegaron procedentes de León, la ciudad anfitriona del pasado Congreso nacional de España y el I Hispano-Mexicano de Cronistas, porque allí se presentó el grueso volumen de las actas de este congreso dual con el hermanamiento de españoles y mejicanos.

Cuanto me alegró la visita, ganas tenía de mostrar nuestro Mudéjar al amigo Manuel, que ya conocía por fotos y por mis referencias, pero que tanto le sorprendió, según me manifestó, mejor al natural y al vivo.

Una visita institucional a nuestro Alcalde Vidal Galicia que recibió con afecto a mis colegas y amigos, con intercambio de recuerdos. Y una visita, aunque no muy larga si interesante, a nuestra zona monumental y algunas de nuestras torres mudéjares, muy ponderado por nuestros visitantes, antes de degustar nuestro plato estrella, el “Tostón” en un afamado asador de la ciudad.

De nuevo ese enriquecedor intercambio de culturas, que son de raíces comunes y profundas. Con gran impresión y cariñoso recuerdo de aquellas ciudades que el licenciado Manuel Ramírez nos mostró en el centro de México, la antigua “Nueva España” que tanto recuerda sus orígenes en aquella rica arquitectura y el arte que contiene.

Y de nuevo uno cariñoso recuerdo para nuestro paisano madrigaleño Vasco de Quiroga, “Tata Vasco” para los indígenas de Michoacán, su primer obispo, aquel valiosísimo y prestigioso jurista que fue allá a poner un poco de orden y que pronto fue querido por todos, que se acostó como jurista y amaneció sacerdote y obispo en un acto, por su valía de humanista, por sus valores religiosos, y de padre espiritual…

Permítanme desde estas líneas enviar unos afectuosos saludos a todos los cronistas mexicanos, en especial aquellos que conocí en el congreso de allá, con quienes mantenemos contacto periódico por medio de las redes de la modernidad que acercan los mundos comunes, y nos leen me consta.

Y un recuerdo también especial fue el último pensamiento de su visita a mi ciudad, esa columna de otro amigo periodista, que recientemente nos visitó con su “Arcón”, Javier Pérez Andrés, que dedicó a los “Cronistas” y en la que nos sentimos muy reflejados estos cuatro amigos que un día nos juntamos en Arévalo, en la “Ciudad mudéjar”… Javier, cómo me honré en esos momentos de tu amistad, que despertó una miaja de envidia entre mis compañeros… por tu calidad humana y claridad de ideas. Gracias.

 

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje