EL CORAZÓN DE RAFA LATE EN MURCIA POR MUCHOS

POR ANTONIO BOTIAS, CRONISTA OFICIAL DE MURCIA

Rafa, a la derecha de la fotografía, en la graduación de su hermano Manu, y con su hermana María. / LA VERDAD

Jugó, aunque entonces no lo creyera, el mejor partido de baloncesto de su vida. Pero el joven Rafa Jordá Muñoz ni imaginó que aquellos siete escasos minutos en que pisó la cancha, antes de desplomarse sobre las tablas, cambiarían su existencia. Pese a que el corazón le falló a sus 21 años, pese a que el pulso también se le detuvo a toda su familia en ese instante, habría de comprobar durante la convalecencia que, aparte de un espléndido futuro como ingeniero informático y matemático, tenía los mejores padres, hermanos y no pocos amigos.

Todo sucedió el 24 de marzo en Calasparra, donde Rafa se disponía a disputar un partido. No llegó al octavo minuto. Desde entonces hasta dos días después no recordaría nada. «Todo era normal. El calentamiento me fue bien. Pedí una barrita energética a un compañero. Y entonces sucedió», recuerda el joven.

Luego, apenas unas imágenes borrosas de la UCI. Y más tarde, ya en planta, interminables visitas de apoyo. El sufrimiento comenzó a tornarse alegría y su corazón, restablecido, latía como nunca. «La vida te cambia. Aprendes a valorar más las pequeñas cosas, la familia, la gente que te quiere. Soy un tipo con suerte», asegura sonriente. Puede decirlo a boca llena.

A Rafa, ni siquiera este tropezón le ha borrado la sonrisa que siempre lo definió. Si acaso, parece más ancha. Ni tampoco su solidaridad.

Así que, apenas dos meses después de recibir el alta, ha organizado junto a su padre una cena benéfica, mañana viernes, en colaboración con la Asociación Todo Corazón de Murcia.

La institución recibirá cuanto se recaude para impulsar su objetivo: normalizar la vida de las personas con cardiopatías. El lugar elegido es la Peña La Picaza, en Cabezo de Torres, y los interesados pueden informarse en la ‘web’ www.todocorazondemurcia.com.

Rafa invita «a cuantos se animen» a participar en esta cena, que también incluirá la celebración de una subasta con decenas de regalos. Entre ellos, por ejemplo, una camiseta firmada por la Selección Española «y otras muchas cosas que, gracias a la ayuda de mi padre, hemos conseguido reunir».

A cuantos sufren estos días alguna afección similar, el joven les recomienda «paciencia y mucho ánimo; las cosas llevan su tiempo». Y después, cuando empiece la recuperación, «también calma y un espíritu positivo». Como el suyo. Como el que le ha animado a ofrecer su sonrisa y un corazón que no le cabe en el pecho para ayudar a quienes más lo necesitan.

Fuente: http://www.laverdad.es/murcia/ciudad-murcia/corazon-rafa-late-20180614010025-ntvo.html

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje