LOS PÚLPITOS DE ABERTURA Y ALCOLLARÍN

POR JOSÉ ANTONIO RAMOS RUBIO, CRONISTA OFICIAL DE TRUJILLO (CÁCERES)

Púlpito de Abertura

ABERTURA

Los restos más antiguos localizados en la población de Trujillo corresponden a la dominación romana: monedas e inscripciones.

El primer documento que encontramos en el Archivo Municipal de Trujillo que hace referencias a la aldea de Abertura, está fechado en 1353. Consiste en una sentencia dada por Gonzalo Fernández Añasco concediendo el monte y dehesa de Alcollarín al concejo de Trujillo y señalando los mojones que delimitan la dehesa y también el derecho de propiedad que tienen los vecinos de la aldea de Abertura sobre heredades existentes en los límites de la dehesa citada[1].

En 1594 f[15941ormaba parte de la Tierra de Trujillo[2] en la Provincia de Trujillo[3].  A la caída del Antiguo Régimen la localidad de constituye en municipio constitucional en la región de Extremadura que desde el año 1834 quedó integrado en Partido Judicial de Logrosán.

Pulpito de Alcollarín

La iglesia parroquial de San Juan Bautista es un edificio gótico cuyo interior se divide en tres naves con arcos formeros de medio punto y falso techo actual que sustituye a otro anterior de armadura de madera. El presbiterio es testigo gótico, con arcos fajones y nervios en el ochavo.

El púlpito se encuentra en el lado del Evangelio, es una magnífica obra realizada en cantería en todo su conjunto, una fina columna sostiene una macolla delimitada por círculos concéntricos y los paños frontales del ambón mediante rectángulos separados por columnillas, destacando la simplicidad y la magnitud del púlpito, mediante el juego de líneas rectas, curvas y paneles rectangulares. La tendencia de la desornamentación en este período se alía con la evocación clásica. Es obra realizada en la segunda mitad del siglo XVI.

ALCOLLARIN

Aparece mencionado en el Itinerario de Mérida a Zaragoza, siguiendo el Itinerario de Antonino: “Por otra parte casi al medio de la provincia de la España se nombra la ciudad de Compluto, y vecina suya Titulcia, también la ciudad de Toledo y Lebura. Augustobriga, Lomunda, Turcalión, Rodacis y Lacipea”. Por lo tanto recorriendo este camino en sentido contrario, después de Lacipea, sigue Rodacis, que es Villar de Rena, y luego Turcalión que es Alcollarín, pues Turcalión y Alcollarín tienen el mismo significado; y después sigue por el Itinerario de Antonino como mansión y la llamada Leuciana, que significa “blanca”, que es Zorita. Desde Leuciana sigue la mansión del itinerario llamada Augustobriga, que es Villar del Pedroso[4].

Población en la que se estableció Diego Pizarro[5], familiar de Francisco Pizarro conquistador del Perú, quien se hizo construir palacio e iglesia en el siglo XV. Diego Pizarro hermano de su padre Gonzalo Pizarro “El largo”. Don Hernando Alonso Pizarro se casó con Isabel Rodríguez de Aguilar y tuvieron tres hijos legítimos que fueron Gonzalo Pizarro “El Largo” (padre de Francisco Pizarro), Juan y el Diego Pizarro mencionado anteriormente. Este Diego Pizarro (tío por tanto de Francisco Pizarro) se fue a América con su sobrino. También Francisco Pizarro tuvo un primo hermano llamado Diego Pizarro, hijo de su tío Juan casado con Aldonza de Hinojosa. Sus descendientes fueron Señores de Alcollarin y Condes de Torrejón.

En 1594 f[15941ormaba parte de la Tierra de Trujillo[6] en la Provincia de Trujillo[7]. A la caída del Antiguo Régimen la localidad de constituye en municipio constitucional en la región de Extremadura que desde 1834 quedó integrado en Partido Judicial de Logrosán.

En la iglesia parroquial de Santa Catalina de Alejandría es una construcción de planta cuadrangular. La obra primitiva de finales del siglo XV dispuso de dos pisos, el segundo no se conserva la actualidad, planta baja y cripta. Las estancias del primer piso y las de la planta baja se cubren con bóveda de cañón estucada y con lunetos, posteriores a la primera obra. El material constructivo es la mampostería irregular en los muros y el sillar en vanos, portada y esquinas.

Se conserva el púlpito de granito, obra del siglo XVI. En vez de la graciosa delicadeza que ha intentado el cantero presentarnos con los motivos vegetales ornamentales, el púlpito es una pesada y maciza estructura de cantería. En vez de suaves curvas, sólidas formas angulares; y en vez de menudos detalles, con las hojas con tallos, estamos ante una arquitectura majestuosamente austera.

[1] Archivo Municipal de Trujillo. Leg. 1.1, núm. 18, Fol.. 49 vº-51r. 28 de mayo de 1353. Vid. LOPEZ ROL, M. L. Archivo Municipal de Trujillo, catálogo I (1256-1599). Badajoz, 2007; SÁNCHEZ RUBIO, M. A.: Documentación medieval. Archivo Municipal de Trujillo (1256-1516), tres tomos. Institución Cultural “El Brocense”. Cáceres, 1992-1995.

[2] Libro de los Millones o Censo de los Millones de población de las provincias y partidos de la Corona de Castilla en el siglo XVI. Libro del repartimiento que se hizo de los ocho millones (de donativo) en virtud de las averiguaciones que se hicieron de las vecindades del Reino el año 1591 para desde el año 1594 en adelante. Real Archivo de Simancas, Contadurías Generales, 2ª época, Inventario 2º de la Contaduría de Rentas, Libro núm. 2970. Recopilado por Tomás González (archivero de Simancas), tras el saqueo de las tropas napoleónicas, y publicado por la Imprenta Real de Madrid, en 1829.

[3] La Provincia de Trujillo fue una provincia de Extremadura (de la Corona de Castilla), vigente entre los años 1528 y 1804 y cuyos territorios estaban situados en las actuales provincias de Cáceres, Badajoz y en el Condado de Belalcázar, actualmente en la de Córdoba. La organización fiscal llevada a cabo en las Cortes celebradas en Madrid en 1528 y en Segovia en 1532, en la que el rey Carlos V y obtuvo del Reino la concesión de servicios pecuniarios extraordinarios que habrían de obtenerse por repartimiento entre las ciudades, villas y aldeas.

Para ello se acordó que fuesen precisamente los representantes de las dieciocho ciudades que tenían derecho a procuradores en Cortes los que actuasen como receptores del impuesto, para lo cual se procede a adoptar dos medidas: delimitar los territorios en que cada uno de estos receptores había de recaudar el servicio y proceder al recuento de vecinos de cada territorio para realizar un encabezamiento equitativo. Salamanca como ciudad con voto en Cortes formó una de esas 18 primeras provincias de la Corona de Castilla de la que se desgaja Trujillo en 1653, provincia que da origen a la de Extremadura, reinstaura como intendencias en 1718 por el Cardenal Alberoni.

[4] PAREDES Y  GUILLÉN, V: Origen del nombre de Extremadura, Plasencia, 1886, pp. 91-92.

[5] Existen varias referencias documentales en el Archivo Municipal de Trujillo del Monte de Alcollarín, que hacen referencia a deslindes, los mojones que separan heredades como Los Palacios, Mohedas, etc.., de los montes y dehesa de Alcollarín. Los primeros datos documentales tienen fecha de mayo de 1353. Leg. 1.1., núm. 12, Fol.. 32vº-35r; Leg. 1.1, núms.. 13 (fol. 35vº-38r), 14 (fols. 38vº-41vº), 16 (fols. 44r-46vº).

[6] Libro de los Millones o Censo de los Millones de población de las provincias y partidos de la Corona de Castilla en el siglo XVI. Libro del repartimiento que se hizo de los ocho millones (de donativo) en virtud de las averiguaciones que se hicieron de las vecindades del Reino el año 1591 para desde el año 1594 en adelante. Real Archivo de Simancas, Contadurías Generales, 2ª época, Inventario 2º de la Contaduría de Rentas, Libro núm. 2970. Recopilado por Tomás González (archivero de Simancas), tras el saqueo de las tropas napoleónicas, y publicado por la Imprenta Real de Madrid, en 1829.

[7] La Provincia de Trujillo fue una provincia de Extremadura (de la Corona de Castilla), vigente entre los años 1528 y 1804 y cuyos territorios estaban situados en las actuales provincias de Cáceres, Badajoz y en el Condado de Belalcázar, actualmente en la de Córdoba. La organización fiscal llevada a cabo en las Cortes celebradas en Madrid en 1528 y en Segovia en 1532, en la que el rey Carlos V y obtuvo del Reino la concesión de servicios pecuniarios extraordinarios que habrían de obtenerse por repartimiento entre las ciudades, villas y aldeas.

Para ello se acordó que fuesen precisamente los representantes de las dieciocho ciudades que tenían derecho a procuradores en Cortes los que actuasen como receptores del impuesto, para lo cual se procede a adoptar dos medidas: delimitar los territorios en que cada uno de estos receptores había de recaudar el servicio y proceder al recuento de vecinos de cada territorio para realizar un encabezamiento equitativo. Salamanca como ciudad con voto en Cortes formó una de esas 18 primeras provincias de la Corona de Castilla de la que se desgaja Trujillo en 1653, provincia que da origen a la de Extremadura, reinstaura como intendencias en 1718 por el Cardenal Alberoni.

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje