UNA TARDE CÁLIDA: LA TOMA POSESIÓN DE JAVIER NÁJERA Y LUIS YUSTE COMO CRONISTAS OFICIALES DE PARACUELLOS DE JARAMA (MADRID)

POR MARTÍN TURRADO VIDAL, CRONISTA OFICIAL DE VALDETORRES DE JARAMA (MADRID)

El alcalde de Paracuellos, en el centro de negro, con seis Cronistas oficiales de RAECO y Madrid.

Ha sido en Madrid un día típico del llamado ‘veranillo del membrillo’ o de San Miguel éste 25 de septiembre. Cuando salía de mi casa de Torrelaguna hacia Paracuellos de Jarama a las seis y media de la tarde, el termómetro del coche marcaba 31 grados. Hacía, pues, demasiado calor en esta recta final del mes.

El motivo del desplazamiento era que habíamos sido convocados a un acto burocrático-administrativo: como es la toma de posesión de Javier Nájera y Luis Yuste de su cargo como cronistas oficiales de Paracuellos de Jarama.

Tenía lugar las 19,45 de la tarde en Salón de Plenos del Ayuntamiento. Allí estábamos el alcalde, Javier Cuesta, los dos nuevos cronistas oficiales , la secretaria del ayuntamiento, y los cronistas oficiales de Leganés, Juan Antonio Alonso Resalt, que como vicepresidente representaba oficialmente a la R.A.E.C.O, de Pozuelo de Alarcón, Esperanza Morón, presidenta de la ACROMA, de Algete, Miguel Alcobendas y quien esto escribe de Valdetorres de Jarama (Madrid).

Asistieron igualmente Rafael  Maldonado, presidente de la Asociación de Abogados Derecho a la Cultura y Julio Ortiz, presidente del Instituto de Estudios de Cobeña y un numeroso público compuesto por familiares y amigos de los cronistas. También estuvo presente una delegación de la Asociación “Camineros de la Historia”.

A continuación se llevó a cabo el acto de la toma de posesión de los dos nuevos cronistas. Se leyó el acta del nombramiento y fue firmada delante de todos los asistentes por los afectados, y por el propio  alcalde Javier Cuesta  y por la secretaria del Ayuntamiento.

Esta era la razón de la convocatoria y parecía que con ello se le había dado cumplimiento. No fue así.

A continuación el alcalde pronunció unas breves palabras en las que señaló la importancia de la historia en la conservación de las señas de identidad de los pueblos. Pero para que esta historia pueda ser operativa debe ser rescatada y conocida, de ahí la importancia de nombrar como cronistas a aquellas dos personas que desde hace años han trabajado para sacar a la luz de Paracuellos de Jarama.

Tomaron a continuación la palabra Luis y Javier, que estrenaban el cargo. Ambos pusieron una especial hincapié en resaltar su amistad y los años que llevan dedicándose a rescatar la historia de Paracuellos, con las vicisitudes que han debido de pasar.

La suerte les ha venido de cara, porque se han encontrado con la existencia de un archivo histórico municipal muy rico y sin explotar. Esta larga tarea que han dejado plasmada en su magnífico libro, “Historia(s) de Paracuellos de Jarama”.

A la vez que han ido rescatando esa historia lo han ido apareciendo –como no podía ser de otra manera- las señas de identidad del pueblo, que tiene rasgos sorprendentes y duraderos.

Terminó el acto con unas palabras de Juan Antonio Alonso Resalt, el vicepresidente de la RAECO y que centró su exposición en ensalzar la necesidad de la designación por parte de los alcaldes de los cronistas oficiales en cada unos de las ciudades.

Los cronistas oficiales, según Resalt, son los guardianes de la historia, los que la han redactado y hecho en muchos pueblos a partir del siglo XVI.

Felicitó, el vicepresidente de RAECO al ayuntamiento por este nombramiento y deseó que como en el caso de Paracuellos, los dos nuevos cronistas oficiles sirvan de ejemplo para aquellos pueblos de la Comunidad de Madrid que siguen sin nombrar cronistas oficiales. Y recordó que la RAECO tiene un convenio vigente con la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) para establecer lazos de colaboración entre las dos instituciones.

Después, le llegó el turno a la inmortalización del acto con las correspondientes tandas de fotografías, algunas de las cuales sirven de ilustración para esta apresurada crónica.

Se cerró el acto de toma de posesión con un vino español en el que se organizaron los consabidos corrillos entre la asistencia, que como dijo el ilustre alcalde Don Javier, era más numerosa que en muchos de los plenos que de ordinario se celebran.

Departimos cordialmente hasta que cada uno tomo la dirección de su domicilio, teniendo como impresionante escaparate, la magnífica vista de todo Madrid iluminado, con el aeropuerto de Madrid Barajas (Adolfo Suárez, en primer plano) que se puede contemplar desde Paracuellos. Nos fuimos, es decir, cada mochuelo regresó a su olivo o cada pardal volvió a su espiga.

En La Real Asociación Española de Cronistas Oficiales (RAECO) ya tenemos dos nuevos compañeros que se unen, con nuevas energías  a la lista de todos nosotros.

Cuando volví a coger el coche hacía mucho calor. Mucho, Pero ahora, camino de vuelta a Torrelaguna, ya no sabía muy bien si ese calor era solamente exterior como en la venida o era consecuencia de calidez de un acto, que, breve y sencillo, resultó muy entrañable y ‘cálido’.

Daba igual: habíamos pasado unos buenos momentos. A los dos nuevos compañeros, les deseamos que persistan en su empeño y sigan siendo como hasta ahora lo han hecho siendo los guardianes de la historia de su municipio. M. T. Vidal.  27-09-2018. Torrelaguna

 

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje