EVARISTO ARCE: «TODO LO QUE SOY ME LO DIO VILLAVICIOSA; TODO LO QUE FUI, EL PERIODISMO» • EL ARTICULISTA, «EJEMPLO DE EFICACIA, HONRADEZ E IMAGEN POSITIVA», RECIBE EL TÍTULO DE HIJO PREDILECTO DEL CONCEJO

ESTUVO ARROPADO POR FAMILIA Y AMIGOS, POR GENTE QUE HA ESTADO JUNTO A ÉL EN ALGÚN MOMENTO DE SU DILATADA TRAYECTORIA ENTRE LOS QUE SE ENCONTRABA EL CRONISTA OFICIAL DE CUDILLERO, JUAN LUIS ÁLVAREZ DEL BUSTO

Evaristo Arce recibe del alcalde, Alejandro Vega, el diploma que lo reconoce como hijo predilecto. / M. NOVAL MORO

Arce en las escaleras del Riera con familiares y amigos.

«Todo lo que soy me lo dio Villaviciosa, y todo lo que fui me lo dio el periodismo». Así resumía Evaristo Arce Piniella su doble condición de maliayés y de periodista en el acto de nombramiento como hijo predilecto de Villaviciosa, que protagonizó ayer en el Teatro Riera de la localidad. Un acto en el que Arce estuvo arropado por la cercanía de amigos y familiares y las palabras elogiosas de quienes conocieron su trayectoria o lo acompañaron en sus andanzas.

El periodista Carlos Rodríguez se encargó de reseñar su dilatado currículo, marcado por el periodismo y por el arte, y destacó «su independencia, su buen hacer y su discreción, alejándose de cualquier tipo de protagonismo».

Destacó que Evaristo Arce había escrito más de una docena de libros, y su labor como periodista, con gran parte de su trayectoria en LA NUEVA ESPAÑA, donde desplegó, según Rodríguez, un sentido del humor «bastante original, más cerca del humor inglés que del chascarrillo o de la broma pesada; amigo de todos los compañeros de redacción, supo ganarse el afecto y el respeto de todos cuantos trabajábamos en el periódico».

A continuación, habló el crítico de arte Rubén Suárez, durante años compañero de andanzas de Arce con una relación tan estrecha que, como relató, no era raro que lo llamaran a uno con el nombre del otro. Suárez destacó la capacidad de Arce para desarrollar numerosas actividades paralelas. «Yo, que tantas cosas sé de él, todavía me sorprendo cuando me vienen diciendo lo mucho que hizo». Entre ellas la dirección de la revista médica «Yatros», referencia de la medicina asturiana en su día, su participación destacada en la revista «Asturias Semanal» o las biografías que escribió.

Pero, según Rubén Suárez, lo más importante ha sido su contribución al arte. «Creo sinceramente que habrá muy pocas personas que hayan hecho tanto por el arte y la cultura en Asturias como Evaristo Arce, sin hacer gala de ello, sin hacer la pelota ni dar codazos a nadie, sin aprovecharse de nada, únicamente con ser trabajador, inteligente, eficaz y responsable «. Entre sus logros está haber organizado la Bienal de Arte de Oviedo, que fue todo un acontecimiento en su momento y un revulsivo para toda la población de Oviedo.

También lo fueron los actos del centenario de la Caja de Ahorros de Asturias, su coordinación de la revista «Cuadernos del Norte», su labor como director de la Obra Cultural de la Caja de Ahorros y, finalmente, la dirección de la colección de arte Masaveu. Y en este último empeño, al igual que en los anteriores, volvió a quedar «como ejemplo de eficacia, honradez e imagen positiva para la entidad», en palabras de Suárez.

Toda esta trayectoria, y su residencia en Oviedo no lo han apartado ni un ápice del amor por su tierra. «Villaviciosa ha sido siempre el centro de mi vida, y en mi vida, el centro del mundo; sin ella no se entiende mi biografía ni yo me explico emocionalmente», dijo, y confesó que todo lo que es «tiene en la Villa su primera piedra y su última palabra».

Se proclamó «de Villaviciosa de pensamiento, palabra y obra»; ahí están sus raíces, sus ancestros, su «kilómetro cero». Visiblemente emocionado, agradeció a Guillermo Simón y a Pilar de la Cuesta su iniciativa para promover el nombramiento, así como a la asociación Cubera, que también dio su apoyo.

Arce se confesó «paisano antes que ciudadano» y «villaviciosino antes que asturiano; y cuanto más villaviciosino me siento, más soy las dos cosas», resaltó.

Allí, en Villaviciosa, estuvo arropado por familia y amigos, por gente que ha estado junto a él en algún momento de su dilatada trayectoria. Entre el público estaban los pintores Luis Repiso, Manolo Linares y José Ramón García, «Monchu»; el director del Museo Marítimo de Luanco, José Ramón García; el periodista Juan Lillo; el crítico de arte Luis Feás; el archivero de la catedral de Oviedo, Agustín Hevia Vallina; el cronista oficial de Cudillero, Juan Luis Álvarez del Busto, y el presidente de Cubera, Ángel Valle.

Fuente: https://www.lne.es/ – Manuel Noval Moro

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje