SE RETRAE EL TURISMO

POR ÁNGEL DEL RÍO, CRONISTA OFICIAL DE GETAFE Y MADRID

turismo_madrid_getty_051212

Cae el turismo en Madrid y confieso que me sorprende, porque en este caso, las apariencias engañan, y si uno se da una vuelta por el centro de la ciudad, se aprecia el importante número de turistas nacionales, pero sobre todo extranjeros, que pasean, se toman un relajante café con leche en la plaza Mayor, entran a comprar a las mil y una tienda de souvenirs que han proliferado en los últimos años, se arraciman en los veladores, hacen cola para entrar en los museos, escrutan las ofertas de los grandes centros comerciales, se paran ante los escaparates de grandes marcas, se llevan en sus cámaras los edificios y monumentos de nuestra villa y corte, se desparraman al sol en el paraíso del Retiro y se beben a pequeños sorbos el ocio de la noche madrileña.

A pesar de todas las tentaciones, ya sean culturales, históricas, paisajísticas, gastronómicas y de ocio que ofrece nuestra ciudad, el turismo ha decrecido, y ese descenso se mide principalmente en el número de visitantes que desembarcan en el aeropuerto de Barajas. ¿Qué está pasando para que el turista se retraiga? Quizá es que a muchos de ellos les apetezca visitar una de las ciudades más atractivas de Europa, pero quizá no les seduzca tanto conocer la capital europea de las manifestaciones. Ahí nos duele. Madrid es el altavoz reivindicativo de España y los de aquí y los de fuera quieren que se le oiga en todas partes, y para ello, nada mejor que protestar en Madrid, donde se celebran una media de diez manifestaciones al día, coincidiendo algunas de ellas en el tiempo y muchas en el mismo espacio. Para el turista no resulta muy agradable encontrarse con una manifestación de batas blancas, después otra de camisas verdes, a la que le sigue la de camisetas negras y de todos los colores. Para el turista no es muy atractivo ver su movilidad reducida por culpa de las concentraciones, movilizaciones, acampadas y otras reivindicaciones callejeras. Estamos tentando a la suerte, tocando a ese sector económico tan importante en tiempo de crisis como es el turismo, y si por irresponsables nos lo cargamos, luego lloraremos el cierre de comercios y empresas, las pérdidas de puestos de trabajos y hasta los despidos en el sindicato.

Fuente: http://madridiario.es/

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje