CRÓNICA DE ZACATECAS-MUCHAS FELICIDADES A NUESTROS MARIACHIS ZACATECANOS Y DE TODO MÉXICO.

POR MANUEL GONZÁLEZ RAMÍREZ, CRONISTA DE ZACATECAS (MÉXICO)

Siempre están con nosotros en todos los momentos relevantes de nuestras vidas: serenatas, bautizos, primeras comuniones, bodas, funerales, fiestas de toda índole, tradiciones, misas, festivales, peregrinaciones, homenajes, cumpleaños, y un largo etcétera.

 En el Estado de Zacatecas tenemos excelentes mariachis. Tengo el gusto de conocer y haber disfrutado de su talento en Zacatecas, Guadalupe, Jerez, Tlaltenango, Concepción del Oro, Villanueva y Nochistlán. De este último pueblo mágico se han internacionalizado, ya que desde hace casi tres décadas hacen constantes giras al extranjero y, sobre todo a España. Han estado en Televisión Española tocando de todo, hasta magistrales y fascinantes piezas de música clásica… con mariachi.

 Para finales del XIX fueron varios los mariachis que se dieron a conocer en Cocula y en Tecalitlán. Se dice que en 1896 el mariachi llegó a la ciudad de México en cuerdas y voz del grupo de José García. A principios del XX, el Mariachi de Cirilo Marmolejo impuso el traje de charro en su conjunto musical y, a partir de entonces, varios grupos lo imitaron.

 Durante el porfiriato y el cosustancial afrancesamiento nacional, no fue una buena época para el mariachi, ya que, al igual que el tequila, se le consideró propio de la plebe, populacho o clases bajas; sin embargo, la historia registra un par de ocasiones, en 1905 y en 1907, respectivamente, en las que Porfirio Díaz celebró con música de mariachi sendas fiestas: la de su onomástico y otra en honor al secretario de estado norteamericano, Elihu Root.

 Con la Revolución, el corrido se conviertió en el arma musical del movimiento armado, lo que, a la postre, nutrirá de letras al mariachi. Una vez pacificado el país, se empezaron a filmar las llamadas películas rancheras , en las que el mariachi ocupó un sitio de honor.

 En los años 30 (del XX) la agrupación de Marmolejo introdujo la trompeta en el mariachi y, en 1936, el aún candidato a la Presidencia de México, Lázaro Cárdenas, invitó al Mariachi Vargas de Tecalitlán (fundado en 1898 por Gaspar Vargas) a su campaña electoral por la República, dando por resultado una revaloración del mexicano por este género de música vernácula, en tanto que el grupo de los Vargas (que en la actualidad va por la quinta generación de músicos) se convirtió en modelo a seguir por propios (mariachis del occidente de México y de la propia ciudad de México) como por extraños (se sabe de agrupaciones con características de mariachi en distintos países e, incluso, en idiomas tan distantes al español como el japonés).

Créditos: Marcial Fernández / El Economista. México.

FUENTE: https://www.facebook.com/maguito.96

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje