LA CAPELLANÍA Y LA JURADA

POR RAFAEL SÁNCHEZ VALERÓN, CRONISTA OFICIAL DE LA VILLA DE INGENIO (LAS PALMAS).  

Los núcleos urbanos históricos de los municipios del sureste de Gran Canaria en su desarrollo urbanístico, tanto hacia sus extremos como en la creación de barriadas periféricas, tienen la tendencia a expandirse hacia el litoral a partir de la segunda década del siglo pasado, en virtud de la desaparición del modelo tradicional de producción agrícola y ganadera de labranzas en las zonas medias de regadío y en las de secano de medianías y cumbres que favorece el desplazamiento humano hacia zonas costeras que ya se había iniciado con los cultivos de tomates y la proliferación de almacenes de empaquetado, a lo que se añade el desarrollo industrial, aeropuerto y áreas turísticas, con las ventajas que ofrecía la autopista, tanto hacia Las Palmas como a las amplias playas sureñas, favorecidos por una etapa de bonanza económica que propiciaba la vivienda autoconstruida.

Apreciamos este fenómeno en Arinaga-Cruce con respecto al municipio de Agüimes; Vecindario-Doctoral-Pozo Izquierdo en Santa Lucía y Juan Grande-Castillo del Romeral en San Bartolomé de Tirajana, constituyendo un caso aparte Playa del Inglés-Maspalomas con un fenómeno exclusivo de desarrollo turístico. Los primitivos núcleos de población en los cascos históricos sufren un parón en su desarrollo y se descentralizan en beneficio de estos nuevos núcleos poblacionales que van acaparando paulatinamente el desarrollo comercial y los servicios, así como las oficinas de los organismos político-administrativos.

FUENTE: https://www.laprovincia.es/gran-canaria/2023/01/30/capellania-jurada-82183820.html

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje