LA RIA. UNAS ELECCIONES EN JULIO DE 1903 EN ORIHUELA.

POR ANTONIO LUIS GALIANO PÉREZ, CRONISTA OFICIAL DE ORIHUELA (ALICANTE)

Trinitario Ruiz Capdepont. ARCHIVO DE LA DIPUTACIÓN DE ALICANTE

Hace doce décadas, aunque no era costumbre celebrar elecciones en verano y que yo sepa nunca lo había sido, en Orihuela se efectuó el domingo 12 de julio unos comicio parciales para diputado a Cortes por ese Distrito, motivadas por la designación de Trinitario Ruiz Capdepón como senador vitalicio, que se materializaría por Real Decreto de 20 de junio de 1903. Un mes antes se fundaba en nuestra ciudad «La Liga Católica», siguiendo las directrices dadas por el Papa León XIII que fueron secundadas por numerosos arzobispos y obispos españoles.

Para ello, en los primeros días del mes de abril se reunían en el Palacio Episcopal oriolano un grupo de distinguidas personalidades, para dar lectura a las bases por las que se iban a regir y mostrar su conformidad para su constitución. En concreto, en principio, se fundaba para la defensa de la Religión ante el mal momento que se estaba atravesando para la misma y por la indiferencia de los católicos. Así como, con intención de que preponderara la Religión a la política.

De esta forma, la prensa consideraba que sería uno de los organismos más fuertes y numerosos en la población, con las riendas del marqués de Lacy como presidente. Por otro lado, en el aspecto político, mientras que los liberales de la mano de Francisco Ballesteros Villanueva, bajo la protección de «Don Trino» controlaban la situación; los republicanos aparentemente estaban desorganizados y fraccionados. Se estaba viviendo la Semana Santa, y el Martes Santo Ntro. Padre Jesús de la Caída salía en procesión desde la Iglesia de San Sebastián de las agustinas, por encontrarse la de San Gregorio en estado ruinoso. Una vez finalizada la Semana Grande, los republicanos convocaban una reunión el domingo 12 de abril, Domingo de Pascua, para ver la posibilidad de enderezar su situación, celebrándola en un jardín de la Plaza de Santiago que era propiedad de la viuda de Vicente Rodríguez. De esa reunión salió como presidente Carlos Escudero Hernández. Por otro lado, los carlistas permanecían en silencio.

A pesar de lo que en principio pretendía La Liga Católica se derivó en un partido político con miras a las elecciones parciales para diputado a Cortes. Su primer objetivo fue el de encontrar un candidato que fuera capaz de ganar a Ballesteros, comenzando para ello a tantear a una serie de personas, más o menos vinculadas con Orihuela y su Distrito.

El primero de ellos fue Arturo Pardo Manuel de Villena, I duque de Arévalo del Rey y VI barón de Monte Villena, hijo de la XIII marquesa de Rafal. El barón de Monte Villena, llegaba a mitad del mes de junio a Orihuela para ser proclamado candidato por La Liga Católica, en el «mixto de Alicante », siendo esperado en la estación, según «Unión Republicana» por «cuatro jesuitas de hábito y unos cuantos ligueros». El día 16 era proclamado, manifestando sólo que era católico, por lo que probablemente seguiría siendo liberal conservador en el partido de Francisco Silvela.

Al final «el barón vaciló, y ante el fracaso se les desligó», quedando La Liga Católica sin este primer candidato.

A este le sucedieron tres más que no fructificaron, hasta que aceptó el quinto, Manuel Senante Martínez, autor del manifiesto de La Liga Católica, abogado alicantino, juez municipal en la capital, e hijo del catedrático de Geografía e Historia y director del Instituto de Segunda Enseñanza de Alicante. Senante llegaba bajo el amparo del marqués del Boch e intentó llevar a cabo una campaña electoral que no dio su fruto. Pues, de alguna manera, su presencia en los mítines en algunos lugares del Distrito fue prácticamente boicoteada, tal como ocurrió en Benferri, La Murada, La Aparecida y Callosa de Segura. Incluso, el Teatro de la Corredera de Orihuela, con mucha cortesía le fue denegado. Aunque, si pudieron lanzar octavillas el día de San Juan en la corrida de toros que se celebró en nuestra ciudad y en la que los astados mataron a siete caballos de los picadores.

Las elecciones se celebraron, tal como estaba previsto el 12 de julio. Para estar presente, Senante llegó por tren a Orihuela acompañado por siete notarios y delegados, y fuerzas de la Guardia Civil. Las mesas electorales se constituyeron estando presididas por concejales, estando presentes en cada colegio cinco interventores por parte de los liberales y seis de La Liga Católica. La elección se desarrolló con «orden y legalidad», triunfando Francisco Ballesteros Villanueva, con 3.989 votos frente a Manuel Senante Martínez que sólo logró 1.066. A pesar de ello, este último, cuatro años después logró siendo integrista un acta de diputado por Azpeitia, en Guipúzcoa.

Al tenerse conocimiento del resultado, Ballesteros se dirigió a la Casa Consistorial, cuando en esos momentos pasaba el Viático. Entonces el prócer al frente de la manifestación que le rodeaba lo acompañaron junto con la música hasta la Catedral. Los manifestantes pidieron que se interpretase «La Marsellesa» y «El Himno de Riego», y a sus sones se regresó al Ayuntamiento desde cuyo balcón principal Ballesteros se dirigió a dichos manifestantes, terminando con vivas a «la Libertad, a la Patrona y a Capdepón».

El 17 de julio, «Día del Pájaro», que como siempre sería el de más calor en Orihuela, se celebró una cena en honor a Ballesteros, en un local situado en la Alameda de la Estación, en la que estuvo presente el senador Trinitario Ruiz Capdepón y a la que asistieron doscientos comensales que dieron cuenta de un pantagruélico menú con un precio el cubierto de 17 pesetas de las de hace doce décadas. Pasadas la elecciones, La Liga Católica se disolvió y pasó a mejor vida.

FUENTE: https://www.informacion.es/opinion/2023/08/19/elecciones-junio-1903-orihuela-91122869.html. INFORMACION. VEGA BAJA

 

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje