ATISBANDO EL OTOÑO

POR LEOCADIO REDONDO ESPINA, CRONISTA OFICIAL DE NAVA (ASTURIAS)

Comenzó el mes con sol, calor y sequía, y así se fueron desgranando las diversas fiestas en el concejo, que se iniciaron el domingo 13, con la parroquia de Priandi celebrando su patrono, Santo Tomás, con misa solemne y gran jira campestre, mientras el martes 15 la feligresía de El Remediu hacía lo propio con Nuestra Señora, y el domingo 20 las gentes de Cesa, Cuenya, festejaron a San Roque, con misa solemne y gran parrillada.

Cerrando el capítulo festivo agosteño las de San Bartolo,  patrono de la parroquia naveta, que organizó la Asociación Amigos de San Bartolomé, con un apretado programa que comenzó el viernes 25, y continuó el 26, sábado, y domingo, 27, en el que, a mediodía, hubo misa solemne y procesión, portando la imagen del patrono los futbolistas del Club Europa, para seguir con la puya ´l ramu.

Ya por la tarde, Europa y Condal disputaron el I Memorial Licesio Díaz “Cesi”, Trofeo San Bartolomé, con victoria para los noreñenses, se entregó el bollu y tuvo lugar la merienda de San Bartolomín. Asimismo, la Asociación organizadora, que instituyó el premio San Bartolomé, entregó el correspondiente a este año a Favila Velasco Benavides, joven deportista naveto, “por los valores humanos demostrados a lo largo de su trayectoria”. Y, volviendo al deporte, el sábado 26 se desarrolló el XVII Memorial Jairo García, de ciclismo.

Cabe decir que la semana de San Bartolo comenzó con días de calor africano, pero cuando llegó el viernes, primero de la fiesta, todo cambió bruscamente, bajando la temperatura de modo apreciable y llegando el orbayu, el cual, por cierto, de manera intermitente y con más o menos intensidad, se mantuvo como invitado todos los días de festejo.

En cuanto a decesos, el 3 nos dejó Graciano Suárez Miguel, “El Capi”, de Purnea, Cuenya, que contaba 84 años y estaba casado con María Antonia Sirgo Fonseca, con la que tuvo a María José, Alejandro y Ricardo.

Luego, el 4 era Severino Canteli Arias “Severo Traveséu”, el que faltaba. Severo contaba 87 años, estaba casado con Aurina Cueto Montes, y tenían un hijo,  Sabino. Y el mismo día finaba María Elena del Riego Foncueva, de Cecea, a los 74 años. Casada con José Antonio Fernández Ordóñez, fueron sus hijos Antonio y a Santiago.

Después, el 10 fallecía María Terea Solares Ferrao. Casada con Arsenio Villa Mayor, con el que tuvo a María del Carmen, María Teresa y Arsenio, y viuda desde 1983, posteriormente contrajo matrimonio con Manuel Gonzalo Huerta Llana, y el 19 finó Laudelino Fernández Canteli “El Nene”, a los 86 años. Natural de Vegadali y vecino de la villa, fue minero en Mosquitera y Pumarabule, y estaba casado con María Teresa Cantora Melendreras.

Por último el 29 era Marta Vigón Montes la que nos dejaba. De El Solanu, parroquia de El Remediu, contaba 55 años, estaba casada con Serafín Presa Fombella “Fino”, y tenía una hija, Maira.

Asimismo, en la madrugada del sábado 26, hubo que lamentar el incendio que se produjo en la planta embotelladora del lagar de Viuda de Angelón, que, en plena temporada de ventas, ocasionó daños muy importantes tanto en la maquinaria como en las paredes y techo de la instalación y, además, la destrucción “de 4.987 cajas de sidra con su contenido (poco menos de 60.000 botellas), así como otras 1.800 cajas vacías”. La firma expresaba en redes lo siguiente.”Hoy es un día triste para la familia de Viuda de Angelón.- Pero sin duda volveremos.- Muchas gracias a todos por vuestro apoyo”.

Damos fin a este apretado resumen con la esperanza de que el agua caída últimamente sea beneficiosa para las pumaradas.

FUENTE: https://www.lne.es/centro/opinion/2023/09/06/atisbando-otono-91742498.html

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje