CAMINANDO HACIA LA DESMEMORIA (XLIX) EL GÓTICO EN TELDE

REFLEXIÓN DE ANTONIO MARÍA GONZÁLEZ PADRÓN, CRONISTA OFICIAL DE TELDE (LAS PALMAS).

En la segunda quincena del mes de abril de 1983, se celebraron en el casino La Unión de la ciudad de Telde unas jornadas en honor y memoria de quien en vida fue nuestro Cronista Oficial: el Dr. D. Pedro Hernández Benítez. Estos actos conmemorativos concluyeron con la colocación de una placa de cantería en la antigua Casa Parroquial, en donde laboró con infatigable tesón ese Hijo Adoptivo de nuestra ciudad.

Yo por aquel entonces elaboré dos conferencias, una sobre la biografía del personaje en cuestión y, la otra que
titulé El Gótico en Telde. De esta última saqué con posterioridad unas notas, que hoy me atrevo a publicar por si fueran de interés.

Altamente querido por el Dr. Hernández Benítez es el tema que nos ocupa en los párrafos siguientes. A él dedicó buena parte de sus investigaciones, de ahí que lo tomemos repetidas veces, como fuente de datos.

Corrían las primeras décadas del siglo XII, cuando Europa entera volvía a despertar a pasos agigantados de la época oscura del medievo, que, irremediablemente, iban quedando atrás. La economía del viejo continente se encontraba en un auge sin igual en siglos pretéritos. Comienzan a surgir de nuevo las ciudades; primero, pequeños Burgos en torno a castillos feudales y algo más tarde, urbes de notable importancia mercantil. Es en este momento, cuando el mapa europeo se ve salpicado por ciudades nuevas o al menos por conjuntos urbanos remodelados y de vida pujante.

Urbes como Burgos, Valladolid, León, Zaragoza… van marcando la pauta para ciudades de nueva morfología. En España con el avance decisivo de la Reconquista surgen por doquier ciudades de nueva planta como es el caso de Medina del Campo, primer centro comercial de la Meseta Castellana. Hasta Medina llegan los trovadores y juglares recitando gestas heroicas como las del Cid Campeador. Al unísono vienen hasta su plaza mayor mercaderes de toda la Península Ibérica y de la Europa transpirenaica.

Los reyes castellanos y leoneses van a ser presos de una delirante fiebre constructiva y así, se edifican grandes e importantes templos para el culto cristiano que conocemos por el nombre genérico de catedrales.

Son éstas, iglesias magnas, en donde se derrocha ingenio y buenos caudales de dinero. Sus resultados tenían que ser propio del honor real, por ello, todo es poco para adecuar la obra al prestigio que acarrearía al monarca.

En siglos anteriores se hubiese escogido el estilo románico, pero en estos últimos tiempos del medievo (siglos XII, XIII, y XIV) se toma el Gótico. ¿Pero qué es el Estilo Gótico? Se suele definir como un estilo o forma artística netamente cristiana y europea, quizás el más puro estilo creado en Europa para y por el cristianismo.

A diferencia del Románico, que le precedió, el Gótico va a alcanzar cotas perennes de gloria. Es éste un arte que se va a desarrollar en altura, todo se hace longo y delgado, y como si fuese una labor de encajes se quiere juntar con la ingravidez de los elementos que conforman su arquitectura.

El nuevo estilo, así llamado por los hombres del siglo XII, se caracteriza en arquitectura por su soberbia concepción del espacio. Los edificios intentan y consiguen ganar altura y restar aparente solidez a sus muros. La luz tiende a penetrar a raudales como si se tratase de torrentes celestiales. Las columnas parecen elementos ingrávidos que se nos antojan meros elementos decorativos, más que necesarios para mantener el edificio. Las techumbres están formadas por bóvedas de crucerías con nervaduras sobresalientes. Todo ello se mantiene con arbotantes y contrafuertes exteriores que no sólo no restan belleza al edificio, sino que, por el contrario, lo llena de gracia y belleza. Los parámetros se parten con grandes vanos o ventanales, abiertos con cristaleras de los más variados colores.

Metafóricamente se ha querido ver en el Gótico la culminación estética del pensamiento filosófico de San Agustín Dios mío, me gustaría ser cera para hacer un cirio y arder en honor a Ti, mi Creador. Algunos estudiosos de la Historia del Arte han querido ver en las altas y esbeltas torres góticas, esos cirios agustinos.

También en las otras artes plásticas, Escultura y Pintura, se hace patente ese ideal de espiritualidad todo por medio de la estilización de las formas, siguiendo las costumbres, tal vez, procedentes de Bizancio.

Pero, ustedes se preguntarán cómo se nos habla de un estilo de los siglos XII, XIII y XIV, si es de todos conocido que nuestra ciudad, data en su morfología de 1483, es decir finales del siglo XV. Pues bien, la respuesta es bien sencilla. El Gótico sobrevivió siglo tras siglo, y valgan estos ejemplos:

1) Catedral de Santa Ana de Las Palmas de Gran Canaria, originariamente gótica.

2) Iglesia parroquial de San Juan Bautista de Arucas, construida a partir de la segunda década del pasado siglo XX.

3) Iglesia del Salvador o Templo Ecuménico de Playa del Inglés realizada en los años sesenta del siglo XX.

4) Iglesia parroquial de San Antonio María Claret en Las Escaleritas erigida en los años setenta del siglo XX.

Todo ello nos permite afirmar que es el Gótico el estilo que mayor duración ha tenido en la Historia del Arte europeo.

Pero contestando al primer interrogante, surge el segundo. ¿Por qué en Canarias se edifica en gótico? Esta cuestión ya ha sido contestada en nuestro anterior artículo La importancia de lo blanco. Si todo se hacía en Canarias de la misma forma y manera que se hacía en Sevilla y en esos momentos el gusto hispalense por el gótico es notable, aquí deudores de la arquitectura andaluza, pasó otro tanto de lo mismo. Y así, surge el interior de Santa Ana. El Palacio de los Señores Obispos, que aún hoy conserva una soberbia portada de arenisca enmarcada en rectilíneo alfiz gótico-mudéjar.

Todo ello debemos unirlo al origen de los nuevos pobladores y al factor más decisivo, es decir el gusto y artes de los canteros y alarifes. Nuestra ciudad de Telde fue poblada a raíz de la Conquista con tres tipos humanos de muy distinta procedencia:

a) Gente de la llamada Baja Andalucía, triángulo entre Palos de Moguer, Sevilla y San Lucas de Barrameda.

b) Portugueses originarios en gran medida de las islas de Madeira.

c) Esclavos: negros y moriscos de alta y baja Berbería. Así no ha de extrañar que nuestra primera forma de construir en la post-conquista fuera el gótico, pues sin duda tanto los portugueses como los andaluces eran grandes adeptos a esta forma de construir.

d) Aborígenes canarios que, poco a poco, se fueron sumando a aquellos.

Pasemos ahora a hacer una reseña de elementos y construcciones góticas en Telde (por completar en un estudio más complejo).

Escultura

1) Retablo gótico-flamenco con escenas de la Historia de la Virgen. Fue traído de Flandes, antes de 1530 por Cristóbal García del Castillo. Se encuentra en la nave principal de la Iglesia Matriz de San Juan Bautista, hecho de roble negro de Flandes, consta de seis escenas, fue estudiado por el Marqués de Lozoya y el Dr. Hernández Benítez quien lo atribuye a Boris, sin que se haya podido constatar tal paternidad.

2) Piezas escultóricas pertenecientes al retablo de La Virgen y los Santos, se encontraba en la capilla de San Bartolomé, hoy del Sagrado Corazón de Jesús. En Telde y en su Iglesia de San Juan queda una pequeña escultura representando a San Rafael Arcángel. Seguramente perteneció a este grupo escultórico, una virgen de unos 60-70 centímetros de alto que se encuentra tras raras acciones de adquisición en la aseguradora Mutua Guanarteme.

3) Actual Virgen de la Anunciación, la cual Se encuentra embuida en paños engomados. Siempre ha formado parte del ajuar de la antigua ermita de San José de Las Longueras, fundada por Hernán García del Castillo El Joven, nieto de Hernán García del Castillo el Viejo e hijo de Cristóbal García del Castillo, estos dos últimos naturales de Moguer, conquistadores de Gran Canaria y, fundadores entre otros de la actual ciudad de Telde..

Arquitectura

1) Puertas y ventanas de la Casa principal de la finca denominada de la Rocha y conocida por La Casa de los Picos, en la carretera de Ejido a Lomo Bristol.

2) Portada y ventana en dos arcos iguales y posible parteluz desaparecido, en la calle Arauz (San Gregorio).

3) Portada estrecha y sobrepintada en la calle San Francisco, perteneciente a la familia Medina, hoy restaurada, luce su cantería de tosca parda.

4) Antigua portada norte del convento de San Francisco, hoy trocada en cuanto a colocación primitiva, con gran belleza y óptima conservación, en la casa de los señores Rohner-Bañares. En Santa María de La Antigua, hoy San Francisco.

5) Tres ventanas superiores de la antigua casa del poeta Montiano Placeres Torón, hoy Casa Museo León y Castillo. En la calle del mismo nombre en el Barrio de San Juan.

6) Portada principal en la calle León y Castillo frente a la Montañeta de San Juan, aunque estuvo sobrepintada, con posterioridad se restauró y se sacó a la luz su bella cantería gris.

7) Entre las actuales dependencias municipales de la antigua casa de don Eladio Betancor y el edifico de la policía municipal, se encuentra tapiado otro arco conopial.

8) Arco escarzano o rebajado en el patio principal de la Casa Rocha, antigua sede de Los Juzgados, en la calle Conde de la Vega Grande.

9) Interior de la Casa-Palacio Condal, también llamada de Los Ruíz de Vergara, en dependencias de la planta baja, tal vez sea coetáneo con la fundación de la ciudad.

10) Interior de la Iglesia Hospitalaria de San Pedro Mártir de Verona, a la entrada de Telde, con tres arcos ligeramente apuntados y bestiarios en la unión de éstos con las pilastras. Fachada oeste de la misma edificación solucionada con arco ojival óculo sobre el anterior, claramente originarios del siglo XVI, pero la portada exterior que da a la misma orientación fue realizada en el año 2000 en cantería gris de Arucas, según diseño del Dr. Arquitecto don Salvador Fábregas.

11) Iglesia Matriz de San Juan Bautista, hoy Basílica Menor, en el interior al menos cinco arcos ojivales decorados. Tres portadas: La principal, bellísimo ejemplo del gótico mudéjar del estilo Reyes Católicos. Y dos portadas laterales, la del Viento y la del Campo o la Huerta con alfiz mudéjar. En estilo Neogótico de principios del siglo XX, son las torres o campanarios que se elevan a los pies del edificio.

12) Lápida sepulcral de Cristóbal García del Castillo mandada a traer de Flandes por el mismo conquistador. Posee el célebre tetramorfos representativo de los cuatro Evangelistas, realizados según gustos y estéticas góticas.

13) Arco de entrada a la casa conocida como del ermitaño en la Plaza de la Concepción de Jinámar, seguramente del siglo XVI. Esperamos que no desaparezca esta reliquia del pasado gótico teldense.

14) Los dos arcos que sostiene la actual nave colateral derecha de la Iglesia Conventual de San Francisco, así como el arco que comunica el presbiterio con la antigua capilla aledaña, hoy cabecera de la nave colateral izquierda, tienen reminiscencias góticas. Así como una de las ventanas que se abre al lado Sur de dicho templo.

15) Más recientemente se han descubierto al menos dos restos de arcos góticos: Uno, en la Plazoleta de Marín y Cubas, en la casa de los Verona. A resulta de picar la pared para colocar una lápida conmemorativa en honor al catedrático de lenguas clásicas don Daniel Verona, parte del enfoscado se vino abajo, apareciendo restos de cantería gris de clara filiación gótica. Lo que nos hace sospechar que su actual fachada, remodelada a principios del siglo XX, guarda otros ejemplos constructivos del siglo XVI.

16) En la Alameda de San Juan, esquina entre la Calle Juan Carlos I con Inés Chimida, sobre una puerta lateral abierta a principios del siglo XX, el descascarillado de la fachada dejó a la vista un bello ejemplo del gótico doméstico. En el ejemplo anterior y en éste, estamos tardando en trabajos de restauración que nos puedan decir si existen o no más elementos góticos.

17) En el interior de la Huerta-Jardín de la llamada Casa de los Sall, con acceso desde la calle Portería y también por la calle Altozano del Barrio de San Francisco, existía las bases de una antigua edificación a manera de torrecilla, realizada en cantos de cantería parda. Don Pedro Hernández Benítez se la mostró al catedrático de la Universidad de La Laguna don Elías Serra-Ráfols, durante una visita que giró a nuestra ciudad, a principios de los años cincuenta del pasado siglo XX. También fue referenciada en una conferencia del profesor Dr. D. Antonio Rumeu de Armas, quien llegó a afirmar que podría tratarse de una construcción mallorquina, anterior a 1400 (El Obispado de Telde nace en 1351 y dura hasta 1400 o 1402, fecha esta última en la que se erige el del Rubicón). Lo interesante de esta noticia es que Serra-Ráfols vio en estas ruinas la base e inicio de un arco gótico. Todo hace sospechar que la ultima remodelación del lugar se obvió tal hallazgo y sobre él se levantó lo que hoy es un flamante auditorio.

Debemos añadir que actualmente estamos inventariando otros elementos y en el futuro se añadirán un buen número de ellos a este listado.

Creemos que sumarán un total de treinta y dos ejemplares, lo que convierte a nuestra Ciudad, en una de las primeras conservadoras de este estilo, en el Archipiélago Canario.

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje