FESTIVIDAD DE SANTA MARAVILLAS DE JESÚS.

POR MARTÍN SÁNCHEZ GONZÁLEZ, CRONISTA OFICIAL DE GETAFE (MADRID).

Antiguo Monumento al Sagrado Corazón de Jesús, destruido en 1936, cuyos restos conservan frente al actual monumento, al otro lado de la explanada, muy próximo a la ladera donde se inician las escaleras que suben a la ermita de Nuestra Señora de los Ángeles.

Getafe 11 de diciembre de 2023. Se trata de una crónica histórico-religiosa, que escribo con toda libertad y con el deseo de no herir otras sensibilidades contrarias al espíritu religioso que profesan una mayoría de la población española. Pido disculpas a aquellos que puedan sentirse molestos u ofendidos por dedicar este relato histórico sobre una persona que alcanzó la santidad, tal y como contemplan las leyes y normas eclesiásticas que emanan del derecho canónico y sus fuentes.

Hoy es un día muy importante para Getafe y para su Diócesis, puesto que en Getafe la presencia de la Santa Maravillas de Jesús, fue algo, que según la propia Santa, recibió una revelación del Sagrado Corazón de Jesús, en la que la pedía, con otras palabras, que fundara un Convento Carmelo en el Cerro de los Ángeles.

Maravillas Pidal y Chico de Guzmán nació en Madrid el 4 de noviembre de 1891, en una familia con hondas raíces cristianas. Fue bautizada el día 12 en la parroquia de San Sebastián. Le pusieron este nombre por Nuestra Señora de las Maravillas, Patrona de Cehegín (Murcia), de donde era oriunda su madre.

Era hija de don Luis Pidal y Mon y de doña Cristina Chico de Guzmán y Muñoz, marqueses de Pidal. Don Luis fue embajador de España ante la Santa Sede, y siempre se distinguió por sus gestiones en favor de la Iglesia y de las Órdenes religiosas.

Maravillas estaba dotada de una gran inteligencia, firme voluntad, decisión y coraje, unidos a un carácter expansivo y alegre, y singular bondad de corazón.

Desde niña su inclinación a la virtud fue muy notable. Ella misma diría, años más tarde, que su vocación a la vida consagrada nació con ella.

Hizo la Primera Comunión en 1902. Además de cultivar su vida de piedad y de llevar a cabo sus estudios privados de lenguas y cultura general, se dedicó a las obras de beneficencia y caridad, ayudando a muchas familias, a pobres y a marginados.

Leía asiduamente las obras de santa Teresa de Jesús y san Juan de la Cruz y así decidió consagrarse a Dios en el monasterio de Carmelitas Descalzas de El Escorial (Madrid). Ingresó el 12 de octubre de 1919, recibiendo el nombre de Maravillas de Jesús. Se sentía inmensamente feliz. Tomó el hábito en 1920 e hizo su primera profesión en 1921.

El motivo que llevó a Maravillas al Carmelo fue el amor a Cristo, sus deseos de imitarle. Escribió: «Uno de los motivos que me inclinaron al Carmelo fue el ser por excelencia la Orden de la Virgen».

No es todavía profesa solemne cuando el Señor le pide la fundación de un Carmelo en el Cerro de los Ángeles, centro geográfico de España, donde se había levantado un monumento al Sagrado Corazón y España se había consagrado a Él, el 30 de mayo de 1919, por el rey Alfonso XIII. El 19 de mayo de 1924, la Hermana Maravillas y otras tres monjas de El Escorial se instalaban provisionalmente en una casa del pueblo de Getafe, en la calle Marqués c/v a calle Magdalena, para atender desde allí la edificación del convento.

En esta casa hizo su profesión solemne, el 30 de mayo de ese mismo año. En junio de 1926, con solo treinta y cuatro años, fue nombrada priora de la comunidad, no sin gran resistencia por su parte. Pocos meses después, el 31 de octubre, se inauguraba el monasterio en el Cerro de los Ángeles

En 1931 se proclamó en España la segunda República, y a partir de ahí se produjo una creciente persecución religiosa. Llevada de este amor, solicitó y obtuvo el permiso del papa Pío XI para salir con su comunidad, exponiendo sus vidas.

En 1933 aceptó la fundación de un Carmelo en Kottayam (India), y envió allí a ocho de sus monjas. A ella, que ansiaba ir, no se lo permitieron sus superiores. De este monasterio salieron más tarde nuevas fundaciones, en las que numerosas vocaciones florecieron.

En julio de 1936 estalló la Guerra Civil en España. Las carmelitas del Cerro, expulsadas de su convento, marcharon a Madrid, donde se instalaron clandestinamente en un piso. La santa consiguió salir de Madrid con toda la comunidad, hasta llegar al antiguo y abandonado «desierto» de la Orden del Carmelo en las Batuecas (Salamanca), que antes de comenzar la guerra había podido adquirir providencialmente. El 4 de marzo de 1939 salió de Batuecas con un grupo de monjas a recuperar el convento del Cerro, que había quedado completamente destruido. A petición del obispo de Coria-Cáceres, parte de la comunidad quedó en Batuecas, estableciéndose allí un nuevo monasterio.

A los Carmelos del Cerro, Kottayam y Batuecas, se sucedieron ocho conventos más, y además fueron restaurados por ella el Monasterio de La Encarnación de Ávila y el Carmelo de El Escorial. En 1961 funda el Carmelo de La Aldehuela, a catorce kilómetros de Madrid, donde había existido hasta hacía pocos años un monasterio cisterciense. En él vivirá la Madre retirada hasta su muerte.

Murió en este monasterio el 11 de diciembre de 1974 a los ochenta y tres años de edad, rodeada de sus hijas, con una muerte llena de paz y de entrega. Repetía: «¡Qué felicidad morir carmelita!»

Muchos se encomendaron a su intercesión, obteniendo toda clase de gracias espirituales y materiales. Muy pronto se extendió por todo el mundo la fama de esta humilde carmelita, y nació el deseo de su glorificación. Había sido enterrada en el cementerio del Carmelo de La Aldehuela, dentro de la clausura, y en 1981, ante la petición de innumerables personas, sus restos se trasladaron a la iglesia del convento. En la actualidad, su sepulcro es un foco de peregrinación, visitado por un número creciente de gentes de todo el mundo, que acuden a santa Maravillas en busca de consuelo y ayuda, o para agradecerle favores.

El 17 de diciembre de 1996, la Congregación para las Causas de los Santos emanaba el Decreto de Virtudes Heroicas; y el 18 de diciembre de 1997, el Decreto del Milagro –sobre una curación instantánea de agranulocitosis primaria, de la joven salmantina Alfonsa García Blázquez, realizada en 1976– le abría las puertas definitivas para la beatificación. Y así, a solo veintitrés años y cinco meses de su muerte, el 10 de mayo de 1998 fue solemnemente beatificada en Roma por san Juan Pablo II.

Apenas transcurridos dos meses de la beatificación, el 19 de julio de 1998, en Nogoyá (Argentina), se produjo un estrepitoso milagro atribuido a la intercesión de la beata, que saltó a todos los medios de comunicación de aquel país. Se trataba de la curación rápida, completa y duradera, sin secuelas neurológicas, del pequeño Manuel Vilar, de dieciocho meses, que sufrió ahogamiento en una piscina de agua estancada y fangosa, con prolongado paro cardio-respiratorio y coma profundo. Tras ser promulgado el Decreto del Milagro el 23 de abril de 2002, el mismo Sumo Pontífice canonizó solemnemente a la Madre Maravillas, en Madrid, el 4 de mayo de 2003, en una extraordinaria ceremonia, junto a otros cuatro santos españoles.

Maravilla de Jesús, además de su entrega total y absoluta al servicio del Carmelo, tuvo tiempo para impulsar otras muchas obras de caridad y entre ellas ser la benefactora del Colegio Santa Teresa, donde han trabajado dos amigos muy comprometidos con el barrio durante más de 40 años (Ángel Castiblanque y su esposa) y por el que han pasado miles de niños y niñas, cuando la educación publica estaba ausente en aquellos lugares, aunque su obra estrella fue la construcción de 341 viviendas unifamiliares adosadas y un complejo parroquial con residencia para mayores, destinadas a los chabolistas del Ventorro de Perales del Río, aunque estas chabolas pertenecían al municipio de Madrid. Getafe y su Ayuntamiento, alcalde de Getafe don Ángel Arroyo soberón, se autorizó la construcción de estas 341 viviendas para los chabolistas. Fue el párroco de Perales del Río don Luis Hernández q.e.p.d. quien decidió afrontar esta grave situación de los chabolistas para encontrarles una vivienda digna que amparado por los favores de Santa Maravillas tomó la decisión de iniciar, aunque sin recursos y con la ayuda de un servidor, y del arquitecto municipal don Gonzalo González q.e.p.d..

Las viviendas, comenzamos a construirlas en 1973, sin empresa constructora alguna, simplemente con la subcontratación directa por parte de Don Luis y por la mía propia y con los favores de algunos amigos que tuvieron a bien colaborar cediéndonos determinadas maquinarias para avanzar en su construcción. Las obras fueron financiadas con un crédito de caja Madrid y con la ayuda directa de Santa Maravillas y algunas hermanas del Carmelo. Las viviendas, una familiares adosadas de unos cien metros cuadrados, más patio privado, trasero y delantero, costaron 198.000 pesetas, unos 1.200 euros. Una gran parte de los chabolistas y trabajadores de la zona no pudieron abonar muchas de las aportaciones que tenían que hacer para adquirir su vivienda, pero esas cantidades fueron aportadas por don Luis Hernández a través de las ayudas de Santa Maravillas y de su Carmelo.

El relato de la construcción de estas viviendas requiere una crónica aparte y en su momento tendré a bien contarlo con todo detalle, aunque creo haber escrito algunas pinceladas de ello en crónicas anteriores.

Este año 2023 se ha iniciado el año jubilar en el Convento de las Madres Carmelitas del Cerro de los Ángeles, al cumplirse el centenario de su fundación (2924-2024) cuyos actos se vienen celebrando desde mayo de 2023 y finalizarán en mayo de 2024.

A TODOS LOS GETAFEENSES LES DESEAMOS UN FELIZ DÍA DE SANTA MARAVILLAS DE JESÚS.

FUENTE: https://www.facebook.com/martin.sanchezgonzalez.5

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje