XIXONA EN 1904

POR BERNARDO GARRIGÓS SIRVENT, CRONISTA OFICIAL DE XIXONA (ALICANTE).

PIE: Entrada de Xixona por el puente de Alcoy. Inicios del siglo XX

¡Un año y medio!, sí, un año y medio tuvieron que esperar nuestros abuelos para poder celebrar las fiestas de Moros y Cristianos de 1904. Ese año en vez de vestirse con sus trajes en enero, tras la tareas invernales del campo y de la venta del turrón, lo iban a hacer en pleno verano, en el mes de agosto. 

Si volvemos la vista atrás veremos que existen ciertos paralelismos entre la Xixona que conocieron nuestros abuelos y la actual. Desafortunadamente, aunque ha pasado un siglo, la población está estancada, más bien en ligera recesión; pues en 1904 el censo de habitantes ascendía a los  7.083 y ahora oficialmente 7.032.

La situación económica en la que se encontraba el municipio no era nada boyante, todo lo contrario. Eran tan grandes las dificultades por las que atravesaban las arcas municipales, que incluso las autoridades municipales se plantearon suspender las fiestas del Corpus Christi al no poder hacer frente a sus gastos. Sin embargo, debido a la gravedad del asunto, recapacitaron: “que los expresados festejos, han venido celebrándose sin interrupción, y al suspenderse tan arraigada costumbre, heriría los sentimientos religiosos de esta localidad, a la vez que quedaría esta corporación en una situación deprimente ante sus administrados, proponía al Ayuntamiento, se sirviera acordar, se solicite del Señor Gobernador Civil de la Provincia, la necesaria autorización, para poder satisfacer, fuera de turno trescientas pesetas, como subvención para la predicación de la Cuaresma, y novecientas cincuenta  pesetas que se calculan que habrán de invertirse en los antes indicados demás festejos”.

La base económica seguía siendo la agricultura, basada en el cultivo de cereales, la aceituna, la almendra y de vid; aunque la industria turronera poco a poco va creciendo. Se está produciendo la primera fase de la industrialización con la introducción de la maquinaria impulsada a vapor. Un ejemplo podría ser la instancia presentada ante el pleno municipal el 28 de junio de 1904 por “Don Fernando Monerris Sirvent, en solicitud de autorización para instalar un motor a vapor de fuerza cuatro caballos nominales en la casa Pósito que posee en arrendamiento, situada en la calle del Vall”.

Los empresarios turroneros habían unido sus fuerzas a principios de siglo https://bgarrigos07.wordpress.com/2020/09/14/la-creacion-del-gremio-de-turroneros/ y en 1903 el “Gremio de Turroneros” solicitaba al Ayuntamiento autorización para utilizar el escudo de la ciudad como sello de garantía de sus productos. Tal era su pujanza que tenía su sede en el edificio nº 1 de la Calle de Alfonso XIII  (actual Avinguda de la Constitució-La Plaça).

El consistorio municipal tenía una gran preocupación: se había quedado sin sede. En 1903 el edificio del Ayuntamiento fue declarado en ruina teniéndose que buscar una nueva ubicación. Así el 20 de septiembre de 1904 se decide que se “adquiriera el edificio donde hoy se halla domiciliado la sociedad Nuevo Casino de Jijona, el cual, según manifestación de su propietaria Doña Ligoria López Planelles, lo cedía en venta al municipio para Casa Consistorial, por su justo valor”.  Este edificio era una construcción de nueva planta, que apenas había sido utilizada y que se encontraban en la  calle más espaciosa y con los edificios más modernos, la calle Alfonso XIII. Esta compra se formalizará el 12 de agosto de 1905 por valor de 3000 ptas., trasladándose de inmediato las oficinas municipales y el juzgado al nuevo edificio. Tras un siglo este nuevo y brillante edificio va a ser reformado profundamente y el Ayuntamiento ahora tampoco posee una sede.

En 1904 la trama urbana de la ciudad de Xixona se extendía por el actual casco antiguo. En 1886 con la creación de la Plaça de Alfonso XIII, la ciudad empezaba a extenderse a los pies de la antigua muralla, tomando como punto de expansión el antiguo Portal de la Vila, situado al final de la calle El Vall. Inicialmente se diseñó un espacio de 82 metros de largo por 23 metros de ancho, que llegaba hasta el callejón del Maestro Puyo.
En 1904 el Ayuntamiento decide proseguir con la ampliación de esta calle. El 15 de mayo se decide:

1º.-Prolongar la calle de Alfonso XIII, hasta el muro del llamado huerto de D. Marcos Aracil Eiximeno. (Hasta las puertas de la actual Societat El Trabajo)

2º.-Ensanchar 2 metros por el lado que aún se halla por edificar la travesía o callejón que comunica con la calle de Loreto”. (Actual Carreró d’Enric Puyo).

Las gestiones fueron muy rápidas; pues el 9 de agosto ya se ha llegado a un acuerdo con los propietarios de los terrenos: D. Manuel Sirvent Miralles y Primitivo Rovira Soler. D. Manuel Sirvent Miralles cede al Ayuntamiento una superficie de 754 m2 de  36 metros de largo, por 20,95 de ancho , mientras D. Primitivo Rovira Soler cedió 36 m2 , formada por  2m de ancho por 18m de largo junto a su propiedad para ampliar el callejón que comunica la Plaça con la calle Mare de Déu de l’Orito. Con esta nueva ampliación la Plaça alcanzó las puertas de la actual Sociedad El Trabajo. Allí el muro que delimitaba las tierras de D. Marcos Aracil, puso momentáneamente fin a esta expansión.

Interior de la fábrica de turrones y dulces Primtivo Rovira e Hijos. Inicios del siglo XX

La mejora de las comunicaciones era otra iniciativa municipal, por un lado habían comenzado unas obras para mejorar la carretera con Torremanzanas y por otro, el 16 de febrero se acuerda  “que el Alcalde, se dirija al Sr. Ministro de Agricultura, Industria y Comercio y Obras Públicas solicitando la desviación de la carretera de Játiva a Alicante, en su travesía por esta población, dirigiéndola por las afueras de la misma, en evitación de innumerables perjuicios y molestias a este vecindario, que ocasiona su tránsito, por las dos principales calles en que se halla establecidos los comercios e industrias”. Esta sería la primera petición del desvío, que como bien es conocido, no tendría ningún éxito.
Los destinos de nuestra ciudad estaban en manos de los siguientes señores: alcalde presidente D, Joaquín Aracil Bellot; tenientes de alcade; D. Joaquín de Scals Rovira, D. Vicente Rovira Belda y D. Vicente Garrigós Bernabeu y concejales: D. Francisco Giner Iborra, D. Antonio Hernández Mira, D. Francisco Carbonell Alcaraz, D. Manuel Verdú Monerris, D. Severino Pico Carbonell; D. Bautista Miralles Garrigós, D. Vicente Sirvent Soler, D. Antonio Aracil Rico, D. José Cremades Coloma y D. Luis Planelles García.
Ese año de 1904 es especialmente significativo para la familia festera.

El 19 de julio de 1904 el pleno del Ayuntamiento de Xixona autorizó el cambio de fechas de las fiestas de Moros y Cristianos: A continuación, por el Sr. Presidente se expuso: “Que desde tiempo inmemorial sufraga esta corporación los gastos, que en honor de San Sebastián Martir, celebra esta ciudad. Lo insoportable de la temperatura del mes de enero, en que la fiesta del santo se halla inscrita, ha impedido casi siempre, que los festejos acordados por el municipio, hayan tenido la brillantez que los mismos requieren, y que los forasteros, que tanto beneficio reportar a la población, concurran a ella, por lo que atendiendo a los deseos y manifestaciones de la inmensa mayoría del vecindario dejaron de llevarse a efecto en dicho mes las tradicionales fiestas de Moros y Cristianos, y otras de costumbre para que tuvieran lugar durante el verano, y en la época o días, que se estime más convenientes. En consideración a lo anteriormente expuesto, y de que por tradición se celebran los festejos en honor de aquel invicto mártir, por un milagro obrado en esta época, sumando con que el día del patrono titular, san Bartolomé, lo es el veinticuatro del próximo mes de agosto, en que ya están terminadas las faenas de recolección de granos y han regresado a la población muchísimos jornaleros, que han salido en busca de trabajo, propone al Ayuntamiento, se sirva acordar, que durante la última decena del indicado mes de agosto se celebren por este municipio , en honor de ambos patronos, grandes festejos y feria, y que se solicite la necesaria autorización del Sr. Gobernador Civil de la provincia, para poder verificar el  pago del gasto voluntario de 2750 ptas., que restan de la consignación, que figura en presupuesto para funciones y festejos, fuera de turno que establece el R.D. diciembre de 1902.”
Los señores del Ayuntamiento acordaron unánimemente hacer suya esta proposición del Alcalde, y desde luego se proceda por esta comisión de festejos, a la organización de las mismas, para que revistan el lucimiento que corresponde a los gastos que con ellos ocasionen y respondan a la importancia y cultura de la población.”
Como venía siendo tradicional el Ayuntamiento editó un programa de actos para repartirlo entre sus conciudadanos anunciando las fiestas del 21 al 31 de agosto; los tres días de fiestas mayores se celebraron los días 22, 23 y 24 de agosto.

BIBLIOGRAFÍA
BERNABÉ RUIZ, José, “Origen de la Plaça. Una crónica a través de los documentos”, Programa de Fiestas de Moros y Cristianos, Xixona, Asociación de San Bartolomé y San Sebastián, 1995, pp 46-49
CENTRE D’ESTUDI CONTESTANS ,”Apunt biogràfic de José Llopis Sala”, El Programa,  Xixona, Asociación de San Bartolomé y San Sebastián, 2003, pp 207-215
GARRIGÓS SIRVENT, Bernardo, “Crónica de las Fiestas de Moros y Cristianos en el año 1879” Programa de Moros y Cristianos de Xixona, Xixona, Asociación de San Bartolomé y San Sebastián, 1992, 2 páginas.
– “Xixona (1)”, Memoria Gráfica de Alicante y Comarca, Alicante, ed: Información, 1998, pp. 337-344.
– “La comercialización y venta del turrón a finales del siglo XIX”, El Programa, Xixona, Asociación de San Bartolomé y San Sebastián, 2002(b), pp 195- 202.

-«1904: Festes en agost», El Programa, Xixona, 2004, pp. 207-214.


FUENTE: CRONISTA B.G.S.

 

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje