LES HISTORIES DE FIDALGO- CELEBRANDO SAN BLÁS

POR JOSÉ ANTONIO FIDALGO SÁNCHEZ, CRONISTA OFICIAL DE COLUNGA (ASTURIAS)

SAN BLAS , ermitaño , médico y obispo en Sebaste (Armenia) , martir en el siglo IV durante el imperio de Licinio , tuvo una vida envuelta por la realidad y la leyenda , difícil de desligar lo real con lo fabulado.

De él se dijo que durante su etapa de anacoreta atendía y curaba animales enfermos y que como médico y obispo atendía enfermedades de cuerpos y de almas.

Se cuenta que , ya prisionero por su fe cristiana y camino de su ejecución , una madre le pidió ayuda para su hijo casi ahogado a causa de una espina de pescado atravesada en su garganta. Y San Blas , con su bendición, le curó.

Por esta razón este santo es considerado protector contra las dolencias de garganta y patrono de médicos otorrinolaringologos.

En muchos pueblos y ciudades donde veneran a San Blas ( su fiesta es hoy. 3 de febrero) se acostumbra a bendecir rosquillas para , comiéndolas, proteger a la garganta.

En Oviedo (Monasterio de las Pelayas) y en Gijon (Parroquia de Jove) mantienen muy viva esa costumbre.

Por otra parte esta fiesta de San Blas tiene su influencia en el tiempo meteorológico , como así avisa el refranero :

.- Por San Blas , una hora más («crecen» los dias)

.- Por San Blas la cigüeña verás ; y si no la vieres , año de nieves.

.- Si hiela por San Blas , treinta días más.

.- Después de San Blas, el besugo atrás. (Parece ser que , ya entrado febrero, los besugos pierden calidad. Otro refrán también lo confirma : En pasando febrero , el cagao pal besuguero»).

Bueno , bueno , bueno…

Yo , devoto fiel de San Blas pues siempre me ayudó , junto con mi médico , en mis dolencias «de voz» , celebraré su fiesta con una breve oración (en latin , por supuesto) iniciada con su invocación griega Hagios Vlasios , y con una comidina «a lo eremita» que viene a ser como un pote a «lo probe».

O sea ( no escriban osea ni oxea) , un a modo de pote de berces , pero elaborado con repollo y poco compango.

Así lo preparamos ayer para disfrutarlo hoy :

.- Compramos un repollin de apenas 1 kg y , eliminadas sus hojas exteriores, picamos en menudo las interiores ( previamente lavadas y sin nervaciones centrales ).

.- En un cazo con agua dimos un breve hervor a una morcilla y a un chorizo ( asturianos)

.- En una cazuela pusimos el repollo ,la morcilla, el chorizo , un trozo de jamón y unas patatas troceadas. ( previamente peladas y lavadas , por supuesto).

.- Cocio todo a fuego moderado hasta su punto (todo tierno , pero no deshecho).

Observen que no complementamos con fabes (alubias).

¡Oiga ! , dirán ustedes , ¡ Eso non ye un pote de berces asturiano !

¡Pues claro que no !. Ye un pote «de obispu probe» , como lo fue San Blas.

Pero créanme : ¡¡ Qué bien sabe!!

FUENTE: https://www.facebook.com/LesHistoriesdeFidalgo

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje