LOS MOJONES DE LA CARRETERONA (1846-1899) .

POR JOSÉ LUIS CABO SARIEGO, CRONISTA OFICIAL DE RIOSA (ASTURIAS) 

¿Sabías que en cada curva del camino carretero, conocido como LA CARRETERONA» por el que se transportaba el carbón desde la falda noroeste del Picú Llosorio, en las inmediaciones de Campa Braña, al menos en el tramo comprendido entre L´Acebón-Valle de Concha-El Teleno, había un mojón con un «R»  de gran relieve grabada, de más de 20 ctms.»?

Siempre que se menciona el nombre de «LA CARRETERONA», pensamos en la carretera o camino carretero que existió entre Porció (Purció), parajes de «La Báscula» y «Las Casas de La Obra» y Trubia, donde se hallaba ubicada la Real Fábrica de Cañones, a través del cual se transportaba desde Riosa el carbón utilizado como combustible en los altos hornos de la fábrica. Este trayecto tenía unos 16 km según escribe D. Francisco de Luxan en su libro publicado en el año 1861, «Viaje científico a Asturias»-pág. 159 – (nos dice que el camino tenía 3 leguas -16 km.-)

Sin embargo existe  un tramo del que no hay referencia escrita, también conocido con el mismo nombre de, al menos, unos ocho kilómetros, entre las estribaciones del Pico Llosorio, límite de los Concejos de Riosa, Morcín y Mieres que apenas nadie conoce.

Hace ya casi diez años que  investigo sobre  los  vestigios de la antigua «CARRETERONA» que se remonta a la segunda mitad del siglo XIX -más de ciento sesenta años – en su trazado interior a través del Concejo de Riosa, desde el este, en las estribaciones del Pico Llosorio, límite de los Concejos de Riosa, Morcín y Mieres hasta Porció (Purció). En la parte inicial no hay vestigios que nos indiquen de forma clara cual era el trazado. Caben varias posibilidades, una de ellas, la más probable, podría ser que descendiera por el camino   entre Villamer y «Campa Braña», pasando por la «Belonga»  y El Rebollal. El camino, según nos cuentan los vecinos de Villamer reunía las condiciones necesarias para el transporte con carros. Otra posibilidad sería que bajara hasta el nivel 456 desde las trincheras situadas  por encima en cotas superiores (los Caleyinos -nivel 690- y trinchera del Mayéu Volante – nivel 590 -…) para salir al Rebollal y continuar por el camino hasta Villamer. Nosotros creemos que esta posibilidad es la menos probable. Lo decimos porque no tenemos constancia de que  la trinchera del nivel 456 estuviera ya construida  en su totalidad en la segunda mitad del siglo XIX sobre todo teniendo en cuenta que la 1ª línea de ferrocarril por donde se evacuaba el carbón a través del «Túnel de la Boqueriza» fue inaugurada en el año 1902.

Una vez en Villamer, la única alternativa posible sería a través del camino que comunicaba Villamer con la Xuncar,  enlazando con el camino a La Xuncar por la zona de «La Mariquina» o «El Raucán», pasando por Prunadiella e incorporándose al camino Real hasta Felguera – capital del Concejo hasta el año 1880, en el que la capitalidad se trasladó a La Vega -.

En La Vega, se desviaría  hacia el Valle de Grandiella pasando por la Puente Alta (por La Pontica) y El Rotellín, siguiendo  por la margen derecha del Río Grandiella hasta el paraje de L´Acebón.  Tal como comentamos,  siempre se identificó «LA CARRETERONA» con el tramo comprendido entre Porció y Trubia, al que hicimos referencia en el inicio, sin embargo,  existía también este otro tramo que  atravesaba el Concejo de Riosa de este a norte. Son pocas personas las que tienen conocimiento de su existencia. Solamente algunas de las personas más viejas de Riosa  tenían noticia de esta importante vía de comunicación.

De hecho, aún hoy, hablan de lo que les contaban sus padres y abuelos sobre  este camino carretero utilizado para el transporte del carbón de las explotación que Minas  de Riosa tenía en las estribaciones del Pico Llosorio – al este -, hasta Porció (unos 8 km) -al norte -, donde se hallaba la explotación principal de las Minas de Porció -Minas de Riosa, propiedad de la Real Fábrica de Cañones de Trubia.Uno de los carreteros que hacía este recorrido era Ángel Otero, del Cabornín, el padre de Rodrigo Otero, «Rigo El Cabornín», según nos contó su bisnieto Manolito Otero «el fontanero». En Porció se pesaba en las instalaciones habilitadas al efecto y que, a día de hoy, dan nombre a este paraje, «La Bascula» y se llevaba hasta Trubia (16 km), donde se utilizaba como combustible.     Por otra parte, este amplio camino no solamente sirvió para el transporte del carbón, sino también de la madera que se utilizaba en las Minas de Riosa, en Porció, para la entibación. Concretamente, tenía un ramal hasta el paraje conocido como «La Mata La Gallina», monte público de propiedad del Ayuntamiento de Riosa, nº 263 del Catálogo de MUP del Principado de Asturias.

Tampoco de este ramal pudimos encontrar vestigio alguno. Aunque dada la cercanía por donde discurría el camino que comunicaba Riosa con Pola de Lena, bien podría ser utilizado con este fin, pasando por la Castañar, La Pallarina, La Collá, Fresneo y La Vega, donde se incorporaría ya al tramo principal de  «La Carreterona», introduciéndose, en La Puente Alta, en el Valle de Grandiella.     No obstante, a pesar de que no halláramos vestigios materiales,  D. Francisco de Luxán en su libro publicado en el año 1861 y titulado «Viaje Científico a Asturias y descripción de las fábricas de Trubia, de fusiles de  Oviedo, de Zinc de Arnao y de hierro de La Vega de Langreo», aparte de otros muchos datos sobre las Minas de Porció, en la página 160, viene a corroborar cuanto os venimos comentando. La madera utilizada en la entibación de las Minas de Porció procedía de un paraje situado en «… los confines de Lena …» que no es otro que la «Mata La Gallina», de hecho hasta coincide la distancia  que menciona  – 2 leguas o 10,5 Km. hasta Porció. Sin embargo, hay algo que nos llama la atención en esta referencia.

De Luxán  dice textualmente «…la conducción, que se hace a hombros desde los confines de Lena distante dos leguas (10,5 kilómetros).»  Creemos que esta afirmación pudiera ser errónea teniendo en cuenta la distancia (10,5 km) y las piezas de madera que era necesario transportar – que también describe e , incluso menciona su coste -: «vigas de siete pies de largo (1,94 metros y seis pulgadas de grosor (0,15) que cuestan por la madera y labra 3 maravedises por pie y 41 maravedises la conducción…» . 

Lo más normal era que se utilizara tracción animal para el transporte como se hacía con el transporte del carbón.

Nos habían comentado que, en cada una de las curvas del Tramo´L´Acebón-Concha-El Teleno,  existía un mojón con una «R» grabada. Ignoramos si quería señalar «Riosa» haciendo referencia a que  el terreno por donde transitaba se ubica en el Concejo de Riosa o «revuelta»; o que la carretera pertenecía a «Minas de Riosa». Lo más plausible es que hiciese referencia a que esa carretera pertenecía a Minas de Riosa (Fabrica de Cañones de Trubia).

La posibilidad de que señalara el concejo por donde discurría tampoco creemos que sea la correcta ya que,  en el trazado por los distintos concejos que atravesaba (Morcín, Ribera de Abajo -hoy absorbido por Oviedo – …), no tenemos constancia de la existencia de tales mojones con la inicial del municipio por donde discurría hasta llegar a Trubia.

Hasta no hace mucho, cuando se amplió la pista del «Valle de Concha», se conservaban algunos de estos mojones. Sin embargo, en las muchas visitas que hicimos buscando algún resto de tales hitos nunca habíamos logrado localizar ninguno.

Nuestra insistencia tuvo premio, el  día 11 de marzo de 2021 estuvimos en la zona y lo que no habíamos conseguido en casi diez años de investigación, lo logramos en un instante. Nos llamó la atención una piedra rectangular, de noventa centímetros aproximadamente de largo por treinta de ancho, algo rota por uno de sus laterales y por la base. Aparentemente una piedra más, sin embargo como siempre buscamos más, le dimos la vuelta y ante nuestro ojos APARECIÓ UNO DE LOS MOJONES, aunque no completo, roto por su base.

Se trata de una piedra que forma parte del patrimonio industrial  proveniente de la explotación de las minas de carbón de Riosa cuya historia se inicia en el año 1846 y que nosotros consideramos de un gran valor histórico, lo mismo que la piedra que se hallaba colocada en el arco de la bocamina que hubo en «Los Mayaones», también en Porció y que se conserva en el almacén municipal.

Con este hallazgo podría aumenta nuestro patrimonio minero en relación con las minas de Riosa y confirma lo que muchas personas mayores me decían de que en cada revuelta de «LA CARRETERONA» hasta Porció había un mojón con una «R» grabada. «R» que, según comprobamos, tiene más de veinte centímetros de altura, con un profundo relieve, como podéis ver en la foto. No se trata de un trozo de piedra pequeño, ya que nuestro cayado tiene noventa centímetros de largo y el trozo de piedra una longitud similar o algo más. Podemos decir que se conserva la parte que estaba fuera  de la tierra  ya que en total estas piedra podrían tener un metro y sesenta centímetros de longitud.

Pensamos que este hallazgo podría ser un buen augurio y seguimos nuestra búsqueda y, de nuevo, la suerte nos favoreció, el día 22-03-2021, localizamos un  segundo mojón de características similares, con la letra «R» grabada en relieve. La letra no se apreciaba al estar totalmente cubierta de musgo pero nuestra curiosidad hizo que la limpiáramos y de nuevo apareció la letra «R» grabada con gran relieve.

Existen otros vestigios de este tramo de «La Carreterona», como alcantarillones, vados…. Si queréis conocer toda la historia de «LA CARRETERONA», podéis  encontrarla en el siguiente  enlace:

https://jlcabocronistariosa.blogspot.com/2021/04/la-carreterona-y-su-recorrido-traves.html

 

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje