EL «NÚCLEO» DE «EL BESO DEL MORO ABENGALBÓN» ESTÁ EN SIGÜENZA

EL AUTOR, LUÍS MIGUEL DÍAZ, ESTUVO ACOMPAÑADO EN LA PRESENTACIÓN POR LA DIPUTADA DE CULTURA, MARTA VALDENEBRO, POR EL EDITOR Y CRONISTA PROVINCIAL ANTONIO HERRERA CASADO

De izqda a dcha, Daniel Ángel Sánchez, Luís Miguel Díaz, Marta Valdenebro y Antonio Herrera Casado.

De izqda a dcha, Daniel Ángel Sánchez, Luís Miguel Díaz, Marta Valdenebro y Antonio Herrera Casado.

El martes se presentó, en el Centro San José, la novela “El beso del moro Abengalbón” (Aache, 2013), del escritor Luís Miguel Díaz. Un relato que germinó de la sugerencia al autor para que hiciera un libro de viajes y que después tomó desarrollo literario propio.

Así, la novela transcurre en buena parte en la provincia de Guadalajara, donde Díaz, que “no era de Guadalajara, pero ya lo soy” -dijo-, da vida como protagonistas a un empresario seguntino llamado Quintín y a un poeta que ha perdido sus notas en un conocido restaurante de Sigüenza.

La historia toma su título de la leyenda que dice que Abengalbón, rey de la taifa de Molina durante la época del Cid, saludó a Alvar Fáñez de Minaya con un beso en el hombro, signo de amistad en su cultura.

Aparte de eso, Díaz subrayó ayer dos puntos de apoyo para el libro: por un lado, el tramo del Camino del Cid que discurre entre Sigüenza –“el núcleo de la novela”- y Medinaceli, con “los deleites propios del caminante y sus sinsabores”, los paisajes, etc. Por otro, “las propias historias de los personajes” que aparecen.

El autor estuvo ayer acompañado en la presentación por la diputada de Cultura, Marta Valdenebro, por el editor y cronista provincial Antonio Herrera Casado; y por el también escritor y rapsoda Daniel Ángel Sánchez, que recitó además un par de pasajes del libro.

Y es que en “El beso del moro Abengalbón” hay espacio para fragmentos líricos en mitad del texto en prosa, según explicó Herrera Casado, que elogió la obra literaria de Díaz, que ha completado, con este, su quinto libro.

“Un gran escritor, para serlo, no necesita sólo una gran inspiración, sino que requiere leer mucho”, explicó el editor de Aache, que también se encargó de que viera la luz el anterior trabajo de Luís Miguel Díaz, titulado “Los eremitas de Henarejos y otros cuentos”, y que consta de tres largos relatos.

En cuanto a los dos personajes principales de esta última novela, Díaz explicó que Quintín, el empresario, le hizo reír mucho y, en cambio, el poeta “me obliga a cerrar la puerta, meditar y sentir, que no es poco”, sentenció.

Entre el público de la presentación, por cierto, había gente de Bujalaro, donde el escritor tiene una residencia de verano. «Lleva […] a la provincia de Guadalajara en el corazón», destacó Herrera Casado.

Fuente: http://www.guadaque.com/

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje