DON BENITO PÉREZ GALDOS RECORRIÓ CON ‘NAZARIN’ LA ZONA SUR DE MADRID.

POR JUAN ANTONIO ALONSO RESALT, CRONISTA OFICIAL DE LA VILLA DE LEGANÉS (MADRID)

nazarin2

Pues bien en este libro “Nazarín” de Galdos se refiere a las andanzas del clérigo-sacerdote Nazario Zaharín nacido en la localidad manchega de Miguelturra (Ciudad Real) que recorre los campos y los pueblos de la zona sur de Madrid en busca de aventuras y de motivos espirituales en compañía de dos mujeres, una nacida en  Móstoles Beatriz y Andara oriunda de la aldea cercana de Polvoranca (Leganés).

Portada del libro de Don Benito Pérez Galdós. Nazarín

Portada del libro de Don Benito Pérez Galdós. Nazarín

Narra Galdós en “Nazarín” las aventuras y filosofía de este sacerdote visionario Nazario Zaharín, el primero de los personajes en la ‘trilogía’ de personajes-héroes movidos por un Cristianismo elemental y utópico, junto a la Catalina de «Halma» y la Benina de «Misericordia».

En 1959 fue adaptada la obra literaria al cine  por el director  aragonés Luis Buñuel, dentro de la famosa trilogía del realizador universal dedicada a Don Benito Pérez Galdós, que complementaron títulos como Viridiana en 1961 y la mexicana Tristana en 1970.

El Nazarín de Luis Buñuel es una película mexicana de 1959, dirigida por el mítico director aragonés, protagonizada por un jovencísimo Francisco Rabal, Marga López, Rita Macedo, y Jesús Fernández, en los papeles principales.

Basada en esta novela homónima de Benito Pérez Galdós acerca de este ‘raro’ sacerdote poco mundano, que es un Jesús encarnado en un clérigo inserto en un barrio popular de Madrid que recorre varios pueblos cercanos a la periferia capitalina.

La película fue ganadora del Premio Internacional del Festival Internacional de Cine de Cannes en 1959.


Análisis del argumento

La mayoría de los críticos coinciden en relacionar esta novela con la lectura atenta que de la obra de de Tolstoi pudo hacer Galdós en la última década del siglo XIX.

La interpretación que el escritor ruso hizo de los textos de los evangelista Lucas y que le valieron ser excomulgado por el Santo Sínodo, aparece asimilada ya en 1893-94 en dos de las novelas de Torquemada.

El galdosista Gustavo Correa opina que por encima de Tolstoi y los Evangelios pesó sobre Galdós la tradición mística española, en especial de San Juan de la Cruz o la mismísima Santa Teresa de Jesús  cuya vida y obra parecen el modelo de contemplación-acción que mueve los actos del cura Nazarín que recorre parte de la zona sur de Madrid, y pueblos madrileños de la periferia como Carabanchel de Arriba, Polvoranca (ahora dentro del termino municipal de Leganés), Móstoles, Navalcarnero, Sevilla la Nueva, el río Guadarrama; donde encuentra a personajes tan interesantes como el señor de Belmonte don Pedro, que le confunde con un emisario «oculto» del Papa León XIII

En Nazarín, su protagonista, el padre Nazario, abandona su cómoda vida sacerdotal en Madrid para echarse a los caminos. En su vagabundeo por los arrabales del sur de Madrid lo acompañan como se sabe dos fieles discípulas, Ándara y Beatriz, personajes mezcla de un Sancho Panza cervantino con sus muy populares y malhabladas frases, comparandolas con las de las hermanas evangleicas Marta y María.

Otros definen la ‘ideología’ del misionero errante como «una especie de comunismo cristiano», sin industria y opuesto a la propiedad privada, reivindicando la pobreza generalizada. Apóstol de la resignación, Nazarín -entre la santidad y la locura- se ofrece como ejemplo y precursor de un nuevo sentimiento religioso que acabará desenmascarando el engaño oculto en el ideal del progreso.

En el capítulo V paginas 115, 116 y 117 sobre mi ciudad, al menos el termino municipal de Leganés en la actualidad se dice:

Andára le dice a Nazarin.

¿Sabe usted adonde vamos?

¿Adonde-

A mi pueblo malajo.

Te he dicho que no pronuncias más delante de mí – dice el clérigo- ninguna fea palabra. Si una sola vez reincides, no te permito acompañarme más. ¿Hacia donde dices que caminamos?

(Andara) –Hacia Polvoranca que es mi pueblo, señor; y yo la verdad, no quisiera ir a mi tierra, donde tengo parientes, algunos en buena posición, y mi  hermana que está casada con el del Fielato. No se crea usted que Polvoranca es cualquier cosa?. Que allá tenemos gente muy rica y los hay con seis pares de …. mulas, quiere decirse.

(Nazarín) Comprendo que te sonrojes de entrar en tu patria –replicó el peregrino-ahí tienes. Si fueras buena a todas partes podrías ir sin sonrojarte. Nos iremos pues encaminémonos por este otro lado del camino a otro lado que para nuestro objeto es lo mismo».

Hasta aquí, el momento en que Galdós describe Polvoranca que seguramente visitó, aldea cercana a Leganés y al conocido Manicomio de Santa Isabel, tantas veces nombrado en sus libros. Galdós conocia La aldea la describe y sabe que Polvoranca se rige por un fielato.

El ermitaño andante, según describe su autor,  más tarde recorre pueblos de la zona sur de Madrid y sus campos acompañado de Bareiz de Móstoles y Andara de la ladea de Polvoranca.

Si se quiere conocer bien la obra de Galdós y la España en la que vivió, ademas de sus «Episodios nacionales » es un referente claro esta obrita curiosa y graciosa como es «Nazarín»

 

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje