LA MATANZA DEL GOCHU Y LA “PICATUESTA”

POR JOSÉ ANTONIO FIDALGO SÁNCHEZ, CRONISTA OFICIAL DE COLUNGA (ASTURIAS)

17098704_1238594712895749_5682098205917016383_n

Con este lío “astur-castellano” de picatostes y torrijas, juego de sinonimias y polisemias que acarrea confusión de definiciones, que no de conceptos, recordé un “sucedido” que viví y disfruté durante mi estancia en Sahagún.

Allí, afianzado ya el buen funcionamiento del Centro docente que dirigía, fuimos recibiendo alumnado, masculino y femenino, de pueblos cercanos, unos de la comarca leonesa y otros de la palentina. Así, por ejemplo, tuvimos alumnado de Grajal de Campos, de Calzada del Coto, de Gordaliza del Pino, de Joarilla de las Matas, de Cea, de Bustillo, de Villamol, de Bercianos, de San Nicolás del Real Camino, de Villambroz…

Recuerdo que los padres de un alumno, natural de Villambroz, a unos 15 km de Sahagún, nos invitó en tiempos de matanza del cerdo a la CENA DE PICATUESTA.

Nunca había oído tal denominación (“picatuesta”) y pensé que era un trasvase de la dulcería carnavalera a los días de invernía y de fiesta familiar.

¡Vaya!, que íbamos a degustar torrijas como “llambiotada” cuasi navideña.

Pues, no.

La CENA DE PICATUESTA, en ese costumbrismo palentino, también presente en pueblos como Tabanera de Valdavia y Quintanilla de Onsoña, por sólo citar dos, consiste en la típica y asturiana cena de SOPES DE FÉGADU, o de otros menudos, a la que se invita a quienes colaboraron en la matanza.

Cuando días atrás salió el asunto de “les picatostes y torrexes, me acordé de la PICATUESTA palentina y repasando mis datos vi que algunos diccionarios de Llingua Asturiana, como el de Apolinar y Rato (finales del siglo XIX) y otros modernos como los de Novo Mier y Sánchez Vicente, asocian la picatuesta a la sopa de hígado.

Únicamente el Diccionario General de la Lengua Asturiana, editado por La Nueva España, recoge la definición de “sopa de pan con carne de cerdo”, que sitúa en el municipio llanisco.

Y aquí, ¡qué curioso!, quería llegar yo. Cantabria tiene límites con Asturias y Palencia.

Y resulta que en la montaña cántabra limítrofe con la palentina asocian a la palabra picatuesta las siguientes :la emperingada, la jijarada, la ración, la envuelta, la moja… todas ellas para indicar lo que en Asturias llamamos “LA PRUEBA”; es decir, el regalo que se hace a los amigos con las primicias de la matanza del cerdo.

Es posible, por tanto, que la PICATUESTA cántabra haya pasado a Llanes y Ribadedeva como sopa de hígado o de “adobu”.

No lo sé y, ya desde aquí, agradecería toda información al respecto.

En Asturias, por tanto, Torrexes, torrijes, picatostes y PICATUESTES.

Sopas “de entrada” y dulces “de salida”.

Y el gochu, esperando el despiece.

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje