GRACIAS, VIRGEN DE LA CUEVA.

POR MANUEL GARCÍA CIENFUEGOS, CRONISTA OFICIAL DE MONTIJO Y LOBÓN (BADAJOZ)

En otros tiempos, cuando se abrían los cielos, cuando llovía, los muchachos embelesados estrenaban, cruzando los charcos, unas botas katiuskas, sintiéndose los reyes de aquellos océanos.

Dichosos, felices y afortunados. Por ello, daban gracias a Santa María de la Cueva al haber traído tan beneficioso regalo, desde el sonido amable, dulce y suave del canto de los pajaritos sacudiéndose la lluvia tras el chaparrón caído. Así entretenían los quehaceres, perturbando el sosiego de aquellas aguas, protegidos por las katiuskas. Un nombre muy apropiado para la época, cuando los rusos en aquellos tiempos no eran de los nuestros. Al final terminaban mojados, empapados y estornudando.

Después la ropa se secaba encima de la alambrera que protegía del brasero de picón que era, de vez en cuando, atizado por una badila.

FUENTE: https://www.facebook.com/manuel.garciacienfuegos

Sin Comentarios.

Responder

Mensaje